Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:12:07Viernes, 19 de Julio de 2019
Atrás

OPINIÓN

Envejecimiento activo: hacerse mayor en positivo

Por Belén Galán, directora de Marketing y Comunicación de Thyssenkrupp Home Solutions

12-03-2019

COMPARTIR
Nuestra esperanza de vida es cada vez mayor y cada vez hay menos nacimientos, lo que supone que nuestra sociedad envejece. 

Hacernos mayor es algo positivo: ganamos en experiencia y en haber disfrutado más años. Cuando llega nuestra jubilación, es el momento de disfrutar de todo lo logrado y de lo que nos hace felices: nuestra familia, amigos, hogar, etcétera.

La evolución de la sociedad y de los avances médicos han producido una transformación de la percepción de la edad. Se habla de los cuarentañeros, que son los nuevos30, los 60, los nuevos 50 y los 70, los nuevos 60. Y es que, a pesar de cumplir años, cada vez tenemos una vida más activa: hacemos ejercicio (andar, correr, yoga, pilates, zumba, etcétera); viajamos más, vivimos nuevas experiencias...  Estamos ante un envejecimiento activo.
Nos hacemos mayores, ¿y qué? La edad es una actitud ante la vida. Envejecer hoy no tiene nada que ver con hace 40 años. Hablamos de sumar años, no de cruzar una barrera física o real que nos imposibilite seguir siendo nosotros. 

Pero no olvidemos que también es necesario cuidarse. Nuestro cuerpo no deja de ser una máquina, con una duración determinada antes de que empiece a fallar. ¿Qué pretendo decir? Aunque mental y físicamente podamos sentirnos más jóvenes, la verdad es que nuestra capacidad de recuperación suele verse mermada. Por ello, es importante cuidarse y prevenir, tomando una dieta equilibrada, evitando caídas, accidentes domésticos y desgastes. Todo esto nos ayudará a prolongar nuestra agilidad y tener la oportunidad de cumplir años con calidad de vida y de manera activa.  

La prevención, como ya he comentado, es clave, pero, ¿cómo podemos prevenir? Donde se registra mayor número de accidentes es el entorno doméstico, sobre todos en las viviendas con escaleras interiores o de acceso. Entre las medidas preventivas están contar con suficiente iluminación, evitar colocar obstáculos en zonas de paso, usar plato de ducha en vez de bañera y utilizar silla salvaescaleras para subir y bajar con seguridad.
Y en la calle, otro entorno de riesgo, las caídas suelen producirse por las hojas, el hielo, la nieve y los desniveles del pavimento/aceras. Es importante contar con un calzado cuya suela no resbale, evitar zonas de sombra en días con bajas temperaturas e informar de las aceras en mal estado.

Como decía el poeta romano Virgilio, tempus fugit, el tiempo vuela. Tenemos que vivirlo de manera positiva. Hacerse mayor no es una enfermedad. Por ello, disfruta tu vida cada día.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal