Miércoles, 21 de Abril de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Un estudio analiza las diferencias regionales de la mortalidad en centros residenciales

Redacción EM 08-04-2021

COMPARTIR
Las personas mayores que residiendo en centros sociosanitarios han sobrevivido a la pandemia son auténticas supervivientes. Este es uno de los puntos de partida de la investigación elaborada por la doctora en Epidemiología, María Victoria Zunzunegui, y cuyas conclusiones se acaban de recoger Envejecimiento en Red, EnR?, una plataforma web colaborativa que se ha consolidado ya como un punto de encuentro ciencia-sociedad en torno al envejecimiento y las personas mayores. 

Según se destaca en este informe, desde enero a mayo de 2020 se han contabilizado 20 129 defunciones por Covid, más del 50% de las defunciones por coronavirus en ese tiempo en España. Desde julio a febrero de 2021 se han contabilizado 9.914 defunciones adicionales. En total, según el Ministerio de Sanidad, se han registrado 30.117 fallecimientos en residencias desde que empezó la pandemia en marzo de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021. Esto supone el 43,3% del total de la mortalidad por Covid en el Estado Español durante los primeros 12 meses de la pandemia.

ANÁLISIS DE LOS DATOS
La diferencia en el registro de las defunciones por Covid-19 de las personas que viven en residencias ha sido analizada por Envejecimiento en Red para explicar la discrepancia entre las defunciones contabilizadas en residencias por el Imserso –contabiliza la defunción independientemente del lugar donde se produce– y las notificadas por el Instituto Nacional de Estadística, que solo registra las defunciones que se producen físicamente en las residencias. Sin embargo, recoge el informe, “no se debería utilizar la estadística de defunción para ocultar que la mortalidad en residentes de centros sociosanitarios por covid ha continuado siendo muy alta durante la segunda y la tercera ola”.

Así, la investigación desvela que entre junio de 2020 y fin de febrero de 2021 el virus SARS-CoV-2 ha continuado invadiendo las residencias. “La fuerza y persistencia de esta invasión depende de las características de las residencias y de la propagación de la pandemia en la localidad donde se encuentra la residencia”, detallan.
Según un estudio sobre más de 15.000 residencias en Estados Unidos, el 27% de la variabilidad de la incidencia de covid en residencias se explica por el condado donde se sitúa la residencia y el 37% por las características de las residencias. Y en España, señalan, “ocurre algo similar”.

A pesar de que desde hace tiempo se vienen denunciando las deficiencias en algunos centros, solo en algunas residencias se han instaurado medidas de prevención y, en la mayoría de ellas, “se han efectuado muy pocos cambios como demuestra que la curva epidémica en las residencias reflejaba estrechamente la curva epidémica en la comunidad”, explica el informe.

En 2020 había 384.251 plazas para mayores en centros socio-sanitarios. Se podría suponer que las defunciones por Covid-19 se distribuyen de forma proporcional al número de residentes en cada comunidad. Así, por ejemplo, puesto que Catalunya tiene el 16,3% de las plazas de residencia, se esperaría que el 16,3% de las 30.117 defunciones totales ocurridas en España de marzo de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021, ocurran en las residencias de esta comunidad. Sin embargo, las defunciones observadas en Catalunya son 5.501. Se observa un exceso de defunciones sobre las esperadas.

Por ejemplo, las residencias de Canarias, que contaba con 7.276 plazas en febrero de 2020, han fallecido por Covid-19 muchas menos personas de las que cabría esperar. Concretamente, 80 personas, cuando se esperaría que hubieran fallecido 571. Es decir, hay un defecto de 491 defunciones que corresponden a un 86%. También se observan menos defunciones de las que se podría esperar por el volumen de plazas en Galicia, Cantabria, Asturias, Andalucía, Illes Balears, Euskadi y Murcia.

Estas variaciones en excesos de mortalidad en residencias entre comunidades son un reflejo de la gestión de la pandemia dentro y fuera de las residencias. Muchas defunciones se podrían haber evitado si hubiera existido un objetivo claro de reducir la probabilidad de invasión del virus en las residencias protegiendo a la población mayor con altísimo riesgo de mortalidad en caso de infección”, concluye la investigación.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal