Lunes, 18 de Octubre de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Enrique Devesa: 'El sistema de pensiones contributivas debería ser autosuficiente'

El investigador del Ivie alerta de los riesgos que afronta la sostenibilidad del sistema de pensiones en España, en el cuarto webinar desarrollado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas

Redacción EM 10-09-2021

COMPARTIR
“El actual sistema de pensiones concede prestaciones más elevadas de lo que deberían ser en función de las cotizaciones recogidas”, según explica el investigador del Ivie y coordinador técnico del Grupo de Investigación en Pensiones Públicas del Instituto de Actuarios Españoles, Enrique Devesa. En su opinión, el sistema de pensiones contributivas (no incluidas las asistenciales y las no contributivas) debería ser autosuficiente y que recogiera sus fondos únicamente de las cotizaciones de las personas ocupadas.

Devesa también recalcó que la elevada deuda implícita del sistema de pensiones en España, que representa 3,6 veces el PIB del país según datos del INE, impediría poder transitar hacia un sistema de capitalización.

El economista experto en pensiones participó en el webinar 'La sostenibilidad del sistema de pensiones ¿quo vadis?', organizada por el Ivie y que contó también con la intervención de Elisa Chuliá, profesora de la UNED y miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones. Ambos ponentes reivindicaron una reforma urgente del sistema de pensiones que priorice los criterios de los expertos, sobre los que existe un amplio consenso, frente a los intereses políticos.

Los dos expertos insistieron en que la nueva reforma prevista por el Gobierno, pendiente del trámite parlamentario, no resuelve el grave problema de la sostenibilidad de las pensiones, especialmente, ante el aumento de gasto que se prevé en los próximos años derivado de la jubilación de los babyboomers y del aumento de la esperanza de vida. La población mayor de 64 años pasará a representar el 31,4% del total en 2050, frente al 19,6% de 2020. Por el contrario, la franja de personas en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) se reducirá del 64,8% que supone en 2020 a solo el 55,2% en 2050. Según los datos que ofreció Chuliá, el aumento del gasto en pensiones sobre el PIB crecerá entre 4 y 6 puntos, lo que puede elevar su peso en el PIB hasta el 16% en 2050.

En su intervención, Chuliá analizó la evolución del sistema de pensiones, desde su creación en los años 60, y aclaró que hasta 2010 el sistema tenía superávit, pero desde 2011 hay un déficit contributivo en el sistema. Según los datos que mostró Devesa, el déficit contributivo acumulado entre 2009 y junio de 2021 ha alcanzado los 162.236 millones de euros, tras agotar incluso el fondo de reserva que se creó en los años de bonanza. En su  opinión, “tenemos un problema de gasto, no tanto de ingresos, porque estos están siempre, desde finales de los años 90, próximos al 10% del PIB. Sin embargo, los gastos no siguen la evolución del ciclo económico porque dependen de cuánta gente se jubile y actualmente alcanzan el 13% del PIB”.

Por lo tanto, el investigador del Ivie insistió en que hay que controlar el gasto y para ello, rechaza la revalorización con el IPC que propone la nueva reforma de las pensiones que plantea el Gobierno. Devesa propone recurrir a un sistema de cuentas nacionales, que seguiría siendo de reparto y donde las cotizaciones de cada afiliado se acumularían en una cuenta virtual. El cálculo de la pensión se haría en función del fondo acumulado y de la esperanza de vida en el momento de su jubilación. Con este sistema no haría falta definir una edad ordinaria de jubilación, ni un porcentaje por años cotizados, ni penalizaciones por anticipar la edad de jubilación.

Por último, otro de los aspectos que ambos ponentes quisieron destacar es la necesidad de plantear una campaña informativa para explicar a la ciudadanía cómo funciona el sistema de pensiones y lo que está logrando, ya que es mucho más generoso de lo que piensa la opinión pública. Para Chuliá, “no hay duda del rendimiento social del sistema de pensiones, con una pensión media contributiva que ha aumentado ostensiblemente desde los años 90, con una tasa de variación anual cercana al 2% de crecimiento, incluso en los momentos de crisis económica. Sin embargo, el grado de satisfacción que muestran los ciudadanos respecto a la gestión de las pensiones no ha dejado de caer desde 1995, cuando se establece el Pacto de Toledo entre las fuerzas políticas, y especialmente, a partir de 2009”.

La jornada, incluida en la serie de webinars Retos 2030 de la economía y la sociedad española que organiza el Ivie, contó también con la participación del director adjunto del Ivie Joaquín Maudos, que actuó como moderador.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal