Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:46:51Lunes, 16 de Septiembre de 2019
Atrás

El estudio de la EAPN-ES demuestra que la salud es más deficiente entre las personas en situación de pobreza

Redacción EM 10-09-2019

COMPARTIR
La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN España) ha presentado su nuevo estudio ‘La Desigualdad en la Salud’, que refleja la incidencia de las diferencias socioeconómicas en la salud de las personas. Estas desigualdades afectan especialmente a los grupos de población más pobres y evidencian la necesidad de abordar la pobreza como un factor transversal en las políticas de salud pública. 

El acto de presentación ha contado con la participación de Carlos Susías, presidente de EAPN España y EAPN Europa, Graciela Malgesini, responsable de incidencia política de la Red, y Juan Carlos Llano, investigador y autor del estudio. 

El estudio demuestra que el estado de salud es claramente más deficiente entre las personas en situación de pobreza, tanto en lo que se refiere a la salud percibida, como a la existencia de enfermedades crónicas y limitaciones básicas de la vida diaria. Cuatro de cada diez personas pobres (37,4%) consideran que su salud es regular, mala o muy mala.  Esta cifra es once puntos superior al de las personas no pobres (26 2%). 

Respecto a la asistencia sanitaria, la falta de acceso por causas económicas tanto a medicamentos recetados como a atención médica, bucodental y salud mental, es entre tres y cinco veces más elevada entre las personas pobres que entre las no pobres.

El hecho de ser mujer agudiza las inequidades de la pobreza. Los porcentajes de mujeres con falta de atención sanitaria por causas económicas son más altos que los de los hombres para todas las tipologías analizadas: atención médica, dental, salud mental y acceso a medicamentos. Por ejemplo, a la mitad de las mujeres en situación de pobreza no se le ha practicado nunca una mamografía.

El informe también muestra que las personas en situación de pobreza fuman más (24,5% / 20,8%); son más obesas (21,9% / 15%); hacen menos ejercicio (47% / 32,6%) y consumen menos alcohol (28,8% / 43,5%). Además, se alimentan peor y consumen menos fruta, verduras, carne y pescado. 

Carlos Susías afirmó durante la presentación que “el informe demuestra que las Administraciones públicas deben tomar medidas para mejorar el acceso a los servicios sanitarios por parte de las personas en situación o riesgo de pobreza". Por su parte, Graciela Malgesini, señaló que "es necesario invertir en un sistema sanitario universal que incorpore un fuerte enfoque preventivo, con perspectiva de género y de atención a la diversidad”. Por último, Juan Carlos Llano, autor del informe, concluyó que "los datos constatan que a mayor pobreza y desigualdad, peor es la salud de las personas. Así lo demuestran la mayoría de indicadores analizados".

El estudio también muestra la desigualdad en salud entre las comunidades autónomas. El porcentaje de personas que perciben su salud como regular, mala y muy mala es especialmente elevado en Galicia, Asturias y Euskadi.

Según el análisis de las personas que han necesitado asistencia sanitaria y no la han recibido por motivos económicos, la Región de Murcia, la Comunitat Valenciana, Andalucía y Canarias se reparten los primeros puestos para la mayoría de los tipos de asistencia estudiados (atención médica, bucodental, salud mental y acceso a medicamentos).

Con respecto a las prácticas preventivas de salud femenina, en Baleares, Cantabria y Andalucía el porcentaje de mujeres que no se ha hecho nunca o hace más de tres años una mamografía está muy por encima de la media. Por otra parte, el porcentaje de mujeres que llevan cinco años o más, o nunca, sin hacerse una citología es alto en las comunidades de Castilla y León, Andalucía, Cantabria y Extremadura, con cifras entre el 44% y el 55%.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal