Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:29:20Martes, 25 de Febrero de 2020
Atrás

El Congreso de los Diputados da el primer paso para regular la eutanasia

Con 203 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones, el pleno ha aprobado la toma en consideración de la ley orgánica de regulación de la eutanasia

Redacción EM 13-02-2020

COMPARTIR
La proposición de ley orgánica de regulación de la eutanasia. impulsada por el Grupo Parlamentario Socialista, ha superado su primera votación en pleno. El Congreso de los Diputados ha aprobado, con 203 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones, la toma en consideración de esta iniciativa legislativa, que continúa así su tramitación parlamentaria. 

Una ley orgánica que, asegura el grupo proponente, se presenta para "dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista, a una demanda sostenida de la sociedad actual como es la eutanasia". Con esta inciativa busca, añade, "legislar para respetar la autonomía y voluntad de poner fin a la vida de quien está en una situación de enfermedad grave e incurable, o de una enfermedad grave, crónica e invalidante, padeciendo un sufrimiento insoportable que no puede ser aliviado en condiciones que considere aceptables. Con ese fin, la ley regula y despenaliza la eutanasia en determinados supuestos, definidos claramente, y sujetos a garantías suficientes que salvaguarden la absoluta libertad de la decisión, descartando presión externa de cualquier índole". 

La diputada y exministra de Sanidad Luisa Carcedo ha defendido esta iniciativa del PSOE y ha pedido el apoyo de la Cámara a esta iniciativa ,subrayando que la sociedad “respalda mayoritariamente esta regulación y los responsables públicos debemos estar a la altura”, por “respeto a la dignidad humana, por consideración y también por compasión, por ponernos en el lugar del otro”.

Carcedo ha destacado que “esta ley no obliga a la eutanasia, pero si establece un nuevo derecho: poder solicitar ayuda para morir dignamente. Un derecho que voluntariamente solicitan personas que consideran que su deterioro y su sufrimiento es incompatible con la integridad física o moral, con su dignidad y su intimidad, derechos fundamentales todos ellos protegidos por la Constitución Española”.

En su intervención, la diputada ha repasado varios casos de ciudadanos en situación terminal que, en ausencia de una norma legal, tuvieron que acudir a distintas vías para poder ver cumplido su deseo de poner fin a su vida, y del sufrimiento que esta situación generó en sus familias y sus entornos, que en algunas ocasiones tienen que afrontar consecuencias legales por cumplir el compromiso que adquirieron con estas personas. Así, Carcedo se ha hecho eco de casos conocidos a través de los medios de comunicación como los de Ángel Hernández y su mujer María José Carrasco, que “quisieron hacer pública la situación y continuar luchando para lograr una ley que pueda ayudar a otras personas en una situación similar a la que tan dolorosamente les tocó vivir. Una ley que regule un nuevo derecho: derecho a morir dignamente”.

La diputada socialista se ha referido a las “reiteradas encuestas” de diversos organismos que manifiestan que “la mayoría de la ciudadanía apoya la legalización de la eutanasia (oscila entre el 60 y el 80%). Esta actitud de la ciudadanía junto a los testimonios de afectados como estos casos, nos interpela como responsables políticos y debemos ser capaces de estar a la altura y darles una respuesta satisfactoria”.

TRÁMITES
La toma en consideración, que supone aceptar tramitar la ley, es el primer paso del procedimiento legislativo que se exige para las proposiciones de ley. 

Ahora, tal y como se recoge en el Reglamento del Congreso, se abrirá un periodo de enmiendas. Si los grupos parlamentarios presentan enmiendas a la totalidad, se debatirán en el pleno y solo si la ley supera este trámite, se pasará al estudio por parte de la Ponencia y posteriormente a la Comisión competente, donde se debatirán las enmiendas al articulado. 

Finalmente, al tratarse de una ley orgánica, el Pleno del Congreso celebrará un nuevo debate y se deberá votar el conjunto de ley resultante tras las modificaciones que haya podido sufrir durante el proceso legislativo, para el se requerirá el apoyo de la mayoría absoluta. Si lo obtiene, la ley pasa al Senado, donde se seguirá un proceso similar. Finalmente, el Congreso tendrá que validar o no las modificaciones que se hayan hecho en dicha Cámara.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal