Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  15:52:45Viernes, 6 de Diciembre de 2019
Atrás

Arranca, en Barcelona, el VII Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida

Organizado por la Fundación Edad&Vida, el encuentro se está celebrando bajo el lema ‘Integración: de modelos a resultados’

Redacción EM 29-10-2019

COMPARTIR
El codirector del Instituto de Salud y Estrategia (Si-Health), médico y exconsejero de Sanidad del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa, subrayó –durante la conferencia inaugural del VII Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida que la Fundación Edad&Vida organiza en Barcelona– la necesidad de poner una solución inmediata a la fragmentación entre el sistema social y sanitario que permita establecer un buen sistema de salud público en España.

Este encuentro se consolida como un foro de diálogo consolidado como referente dentro de los sectores social y sanitario para la mejora de la calidad de vida de las personas mayores que reúne a expertos nacionales e internacionales para debatir sobre el reto que supone el envejecimiento de la población unido al incremento de la longevidad, la cronicidad y la pluripatología.

Durante su intervención, Bengoa abordó los problemas que presenta el sistema de salud en España: listas de espera, insatisfacción del usuario y fragmentación entre lo sanitario y lo social, entre otros. En este sentido, el exdirector del sistema de salud de la OMS centró su discurso en la necesidad de construir un sistema integrado local, con una planificación que atienda a las necesidades geográficas de cada población a medio plazo.
Y es que, tal y como aseguró Bengoa, “el ámbito político no razona siempre con la ciencia y la evidencia y el resultado es que la experiencia del paciente no es la que debería ser”. Por eso, apostó por “generar una tendencia hacia un modelo de salud poblacional como factor principal de prevención que permita a la población estar más en casa y en la comunidad, y menos en los hospitales”.

Durante la inauguración, también estuvieron presentes la secretaria de Estado de Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, Ana Isabel Lima; la regidora de Salud, Envejecimiento y Cuidados del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa; la secretaria general de Salud de la Generalitat de Catalunya, Laura Pelay; la coordinadora del Área de Cohesión Social, Ciudadanía y Bienestar de la Diputació de Barcelona, Teresa Llorens; el presidente de Fundación Edad&Vida, Joaquím Borrás; y el presidente del Comité de Programa de Fundación Edad&Vida, Josep Maria Via i Redons.

UN MODELO CENTRADO EN LA PERSONA
Ana Isabel Lima, secretaria de Estado de Servicios Sociales en funciones, afirmó que “hay un cambio de valores en el mundo que tiene que ver con los cuidados” y apuntó al consenso existente por parte de todos los agentes involucrados sobre la necesidad de desarrollar un modelo integral y centrado en la persona con la finalidad de conseguir un servicio social universal y de derecho subjetivo.

Teniendo en cuenta que España tiene una de las esperanzas de vida más altas, con una media de 83,3 años, solamente superada por Japón, Lima aseguró que “aún tenemos una estrategia sociosanitaria pendiente” y reconoció que nuestro país aún se encuentra por debajo de otros países de la Unión Europea en términos sociales como por ejemplo en el gasto social.

La secretaria general de Salud de la Generalitat de Catalunya, Laura Pelay, destacó la importancia y necesidad de poner a la persona y al paciente en el centro de la actividad social y sanitaria y en el foco de la agenda política para que toda la población pueda vivir más y mejor.  Asimismo, abogó por “contar con una visión cohesionada y coordinada del sistema sanitario y social”. En este sentido, destacó que “el Govern de la Generalitat aprobó el ‘Programa País’, un programa con el objetivo de avanzar en este modelo no fragmentado y de gobernanza compartida” y apostó por “redefinir los roles de los trabajadores sociales, la enfermería, los médicos y las profesiones sanitarias en su conjunto”. 

La coordinadora del Área de Cohesión Social, Ciudadanía y Bienestar de la Diputació de Barcelona, Teresa Llorens, recordó la importancia de establecer políticas que promuevan un envejecimiento activo y saludable teniendo en cuenta las desigualdades territoriales y la perspectiva de género.  En este sentido, destacó que “la gran mayoría de la s personas mayores de 65 años son mujeres y por tanto es imprescindible que la atención sociosanitaria tenga una mirada de género”. Además, recalcó que “un 19% de las personas mayores de 65 años se encuentran en riesgo de pobreza y no llegan a los 11.000 euros anuales y muchos no pueden hacer frente a los gastos que suponen la mejora de las condiciones de accesibilidad, autonomía para ejercer una vida saludable y activa”. 

Por su parte, Gemma Tarafa, regidora de Salud, Envejecimiento y Cuidados del Ayuntamiento de Barcelona, señaló que el envejecimiento, la dependencia y los cuidados de quienes cuidan son retos que han de adquirir importancia en las políticas públicas e insistió en la necesidad de que las administraciones aborden conjuntamente todos estos retos, cuidando tanto a las personas en situación de dependencia como a sus cuidadores.

Por último, el presidente del Comité de Programa de Fundación Edad&Vida, Josep Maria Via i Redons, aseguró que “nos enfrentamos a una epidemia de cronicidad, a la presencia de cada vez más personas mayores con pluripatología crónica” y lamentó que “nuestros sistemas sanitarios y sociales no están todavía suficientemente coordinados ni integrados a pesar de los avances que se van consiguiendo”.  De la misma manera, subrayó que “excepto en Catalunya, Euskadi y de forma aislada, en otras comunidades, no existe un verdadero sistema de atención sociosanitaria a personas mayores con pluripatología crónica y problemática social asociada que les provoca un grado de dependencia variable”.

'SUPERMANZANAS SOCIALES'
El Ayuntamiento de Barcelona presentó, en el congreso, su modelo de ‘supermanzanas sociales’, un sistema de atención basado en la proximidad que permite mayor adaptación en la atención domiciliaria a personas dependientes, tal y como manifestó el director de Innovación Social del área de Derechos Sociales, Justicia Global, Feminismos y LGTBI del ayuntamiento, Luis Torrens. Este proyecto piloto implica la creación de equipos de entre 10 y 15 profesionales que atienden entre 45 y 90 usuarios del Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) residentes en una pequeña zona de la ciudad. Inspirado en el modelo de Buurtzorg  –una organización holandesa de servicios sanitarios domiciliarios–, este proyecto permite mejorar la continuidad, proximidad y personalización de la atención. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal