Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  12:17:47Martes, 21 de Mayo de 2019
Atrás

RAFAEL FERNÁNDEZ Y JOSE OSUNA / AUTORES DE 'BIENVENIDO A TU GERIÁTRICO'

'Cuando terminábamos nuestra jornada laboral, nos mirábamos y decíamos: ¡Tenemos pa' escribir un libro!'

Rafael Fernández Delis y Jose Osuna Frías se dedicaron, durante un tiempo, al cuidado de personas mayores en residencias. Hoy, cuentan a dúo, para entremayores, cómo fue el proceso de escribir 'Bienvenido a tu geriátrico'

Redacción EM 15-05-2019

COMPARTIR

Rafael Fernández (izda.) y Jose Osuna (dcha.) son los autores de una recopilación de historias reales que tuvieron lugar en centros residenciales.

Pregunta.- ’Bienvenido a tu geriátrico’. ¿Es una frase que asusta?
Respuesta.- No, para nada. Al contrario, es una invitación que hacemos al lector para que vea qué cosas suelen ocurrir en un geriátrico o cuál es la forma de vivir en ellos. A partir de ahí, que cada uno se imagine su geriátrico. No queríamos que fuera ‘Bienvenido a mi geriátrico’, ya que no queríamos hablar de uno solo, ni nosotros somos dueños de un geriátrico. Nos hemos surtido de historias del día a día que nos ocurren a nosotros y a muchos compañeros de otros centros.

P.- Esa es la frase con la que han decidido titular su libro, que han pensado para quitar la mala fama a las residencias. ¿Qué recurso o recursos han realizado para conseguir este objetivo?
R.- La verdad es que en los tiempos que corren solo se ven y se leen noticias malas: “maltrato en la residencia tal...”, “trato vejatorio por parte de los trabajadores en el centro de mayores tal...”, etcétera. No podemos negar la evidencia, pero entre tantas malas noticias, creemos que es bueno que alguien saque a la luz que los geriátricos no son cárceles, que no son asilos ni centros que priven de libertad al ser humano. Que aunque en muchos de ellos, por desgracia se cometan negligencias, pesa más lo bueno que lo malo. Lo que pasa es que esto no vende en los medios de comunicación. En España, la mayor parte de los profesionales que trabajan en este sector lo hacen con vocación, con entrega y con humanidad hacia sus usuarios, a pesar de las condiciones de trabajo en las que tienen que desarrollarlo.

P.- Para ustedes, ¿cuál es la realidad de los centros de mayores?
R.- Desde nuestro punto de vista, creemos que los centros de mayores son una realidad social que debemos aceptar. El inevitable envejecimiento de la población, junto con la baja natalidad y el aumento de la esperanza de vida, hacen que el número de personas mayores que nos encontraremos dentro de unos pocos años y que necesitarán ayudas para la dependencia sea enorme. Creemos que este tipo de servicio irá en aumento, pero al mismo tiempo, tememos que sean muchos los empresarios o inversores sin experiencia ni sensibilidad con el sector de la Geriatría los que querrán “adueñarse” de este sector.  
Por otro lado, somos conscientes y conocedores de  que las condiciones de trabajo de los centros de mayores tienen que mejorar. Se está trabajando con ratios obsoletas que generan falta de personal, hay convenios injustos, contratos precarios de un 20% o un 30% de jornada, con horarios de trabajo incompatibles con la vida familiar. Por ejemplo, dos horas por la mañana para levantar a los usuarios, y por la tarde, dos o tres horas para dar la cena y acostar a los residentes. 
También se dan sueldos precarios, profesionales contratados con una categoría específica pero ejerciendo otras funciones, o profesionales que constan como contratados en un centro pero trabajando en otro centro de la misma empresa; técnicos en cuidados auxiliares de Enfermería (TCAE) o técnicos en atención sociosanitaria (TASS) contratados como gerocultores; inspecciones a los centros avisadas, etcétera. Pero, a pesar de todas estas cosas que tendríamos que mejorar entre todos, tenemos la suerte de contar con grandes profesionales que saben que están trabajando con personas y no con números, y gracias a la vocación de ellos, nuestros mayores tienen asegurados sus cuidados. 

P.- A ustedes les toca de cerca este tema, ya que son enfermero y auxiliar de Enfermería. ¿Qué les llevó a escribir este libro?
R.- La idea surge porque cuando finalizábamos nuestra jornada laboral nos mirábamos y nos decíamos: ¡Tenemos pa’ escribir un libro! Pasaron los meses y los años, y cuando nos desviculamos definitivamente del sector de la Geriatría, fue cuando consideramos oportuno escribirlo. Al principio, dirigido al personal sanitario relacionado con el mundo de la Geriatría, pero a medida que avanzábamos en la escritura y encontrábamos datos e información sobre este sector, nos dimos cuenta que era necesario que la gente conociera cómo puede ser la vida en una residencia, lugar donde muchos de nosotros, tarde o  temprano, vamos a vivir la que puede ser la última etapa de la vida. 

P.- ¿Qué historias podemos encontrar entre las páginas de ‘Bienvenido a tu geriátrico’? ¿Emocionan o hacen reír?
R.- En ‘Bienvenido a tu geriátrico’ se puede encontrar de todo. Desde cómo es el primer día de trabajo para un TCAE o para un profesional de la Enfermería a temas como el amor, el sexo, entre otros. Podrás emocionarte, llorar y reír, por supuesto.

P.- ¿Qué temas aparecen en las historias que cuentan en el libro? ¿Cómo han abordado los más sensibles?
R.- Como hemos dicho, se tratan temas como el amor en un centro de mayores, el amor como antidepresivo, cómo puede mejorar la salud psíquica de un anciano cuando ama y es amado; o temas como la soledad, cómo una persona, a pesar de estar rodeada por otros usuarios y profesionales, se sigue sintiendo sola en el centro. El sexo, la muerte, el maltrato psicológico, las fiestas navideñas en los centros de mayores, etcétera, todos ellos, tratados con sensibilidad y respeto.

P.- ¿Con qué experiencia o anécdota se quedan de todas las que habéis vivido como trabajadores en una residencia?
R.- No podríamos quedarnos con una solo, son muchas las que nos han ocurrido y de todas ellas hemos aprendido algo. En los centros de mayores existen muchos personajes que te aseguran al menos una anécdota al día. Solo tienes que esperar a que surja y aprender de ellas.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal