Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Sábado, 15 de Agosto de 2020
Atrás

‘Hermann’, el violinista más aplaudido desde su ventana de Vigo

Todos sus vecinos salían a los balcones a las 20 horas a homenajear a los sanitarios, pero este hombre con deterioro cognitivo creía que aplaudían su concierto. Ahora, un estudio de Barcelona da vida a esta historia a través de la animación

Redacción EM 21-07-2020

COMPARTIR
Como cada día, Hermann se coloca delante de la ventana de su habitación de Vigo y toca la armónica. Los vecinos, maravillados con su música, salen también a sus balcones y ovacionan al concertista.

O eso cree él. Vive en una residencia de Vigo (Pontevedra) y tiene Alzheimer. En realidad, sus vecinos aplaudían a los sanitarios que se estaban dejando la piel para ganar tiempo al coronavirus, pero eso cambió a los pocos días de que Hermann se hiciera viral en las redes sociales durante el confinamiento. El sueño de un músico se volvió realidad gracias a su enfermera, Tamara Sayar, quien lo grabó al poco de iniciar del estado de alarma.

Jordi García, director en el estudio de animación 23lunes, se convirtió en uno de los mayores fans de Hermann. Corría la cuarta semana de marzo y lo vio claro: había que hacer algo con esa historia. Así nace el cortometraje ‘Hermann’, de tres minutos de duración, que hace un recorrido por la vida de un Hermann ficticio –pues toca el violín y no la armónica– que cada día se esmera por dar un concierto a sus entregados vecinos, que le aplauden con fervor.

García confiesa a entremayores que ‘Hermann’ es un homenaje a los profesionales sanitarios de las residencias, “que están haciendo un trabajazo impresionante con las personas mayores” a la vez que “se culpabiliza” al sector de una mala praxis. “Las residencias están siendo las grandes olvidadas, y los mayores, todavía más”, lamenta el director.

Pero especialmente, el cortometraje busca ensalzar la figura de profesionales como Tamara, cuidadora de Hermann, “capaz de cambiar su cotidianidad y su realidad diaria. Es un extra que no está pagado y, que los estigmaticen me molesta bastante. Se merecen un reconocimiento que no sé si están teniendo”.

Pese a las dificultades que entrañan este tipo de situaciones en personas con deterioro cognitivo, Tamara mostró el corto a Hermann, a quien le costó reconocerse. “Dijo que las cejas son muy gordas, que no las tiene así, y que la nariz también es muy grande”, relata García. “Tamara le estuvo haciendo pedagogía y le enseñó el vídeo varias veces. Parecía que iba entendiendo que era su historia, pero realmente no tiene la capacidad de entender lo que pasó: que los aplausos no eran para él, aunque luego sí lo fueron”.

TAN CERCA, Y A LA VEZ TAN LEJOS
A los 18 miembros de 23lunes les encantaría poder visitar a Hermann, conocerle y hablar con él. Pero todas las restricciones impuestas para que el virus no se cuele en las residencias se lo impiden. “Cuando entramos en la nueva normalidad, pensamos que estaría bien poder ir a verlos y conocer a Tamara, pero somos jóvenes, podemos ser asintomáticos y, por hacer el gesto bonito, podríamos complicar la situación”. Pero, en señal de agradecimiento, Tamara les ha hecho llegar vídeos de Hermann en que les toca la armónica y canta. A cambio, le han enviado un regalo “que ha colocado en su comedor” y una videodedicatoria. Se ha convertido en una relación, dice García, “muy bonita”.

 “Hemos hablado tanto de él, le hemos dado vida y lo tenemos tan presente, que para nosotros es nuestro abuelito, y lo será siempre”, explica García. Esta situación es algo a lo que el director del estudio barcelonés no es ajeno: “Mi madre tiene 83 años –de hecho, es más mayor que Hermann–, estamos a pocos kilómetros y no nos podemos ver”.

PRIMER ACERCAMIENTO AL ALZHEIMER
García explica que muchas de las felicitaciones que recibió el estudio por el cortometraje hacían referencia a que se notaba que las personas que lo crearon habían tenido contacto con alguien enfermo del Alzheimer. García afirma que no: “Como directores y animadores, tenemos la máxima empatía y tratamos de meternos en el papel de la persona. Que nos digan que parece que sí conocemos a alguien con Alzheimer es un gran piropo, porque significa que hemos entendido lo que se siente”. Se refiere a la escena en que Hermann habla por teléfono con su hija, que le promete que irá verle en cuanto se levanten las restricciones, pero no la reconoce y devuelve el teléfono a Tamara.

Ahora que el equipo de 23lunes ya conoce algo mejor cómo es esta enfermedad, García cree que aunque “siempre hemos visto la pérdida de recuerdos como algo muy triste, la realidad la construimos cada día. Lo importante es ser feliz”. Por eso, acciones como Tamara convenciendo a Hermann de que los aplausos son para él, a ojos de García no dejan de ser “las cartas que tenemos. No vamos a poder hacer mucho más hasta que la ciencia avance, así que juguémoslas lo mejor posible”.

UNA HISTORIA DE ÉXITO
“Fuera modestia, sabía que el corto iba a estar bien. Pero no me imaginaba que fuera a explotar como lo hizo”, asegura el director del corto. Para todos los implicados en esta animación, la buena recepción del cortometraje ha sido toda una sorpresa. “Está siendo muy bonito porque está sacando las mejores sensaciones de la gente. Además, creo que hemos llegado a un punto en que no es cursi y, aunque llega a la fibra, no lo fuerza. Que cada uno le dé el peso que crea”.

Tan buena está siendo la recepción y crítica que García cuenta que un festival de cine español les ha pedido una copia para pasarla directamente a la final. “Hay gente que nos habla de derechos [de autor], pero no los queremos. Si lo quiere Movistar, se lo regalo. No quiero ganar dinero de esto. Solo dos minutos de sentimientos positivos para la gente”. Visto así, parece que tenemos ‘Hermann’ para rato.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal