Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  09:50:36Viernes, 22 de Enero de 2021
Atrás

¿Cómo afrontar estas Navidades tan atípicas con un familiar con Alzheimer?

La Fundación Pasqual Maragall ofrece consejos prácticos para celebrar las fiestas de manera alternativa y segura

Redacción EM 22-12-2020

COMPARTIR
Ante la llegada de esta Navidad atípica, marcada por la pandemia de la Covid-19 y el riesgo de transmisión del virus, pueden aflorar las dudas, la incertidumbre e incluso el temor ante la posibilidad de nuevos contagios, particularmente hacia aquellos familiares más vulnerables, como las personas mayores y, en especial, las que padecen alguna enfermedad causante de deterioro cognitivo. Por ello, la Fundación Pasqual Maragall ofrece seis consejos prácticos para prepararse para unas fiestas diferentes con un familiar con Alzheimer, aplicables también a quienes padecen otro tipo de demencia
El principal objetivo, señalan, es evitar el contagio. Hay que priorizar la salud de todas las personas y debe primar la responsabilidad individual, aceptando que esta Navidad es muy diferente, abriendo la mente, siendo flexibles y generando nuevas expectativas ante estas Fiestas.
 
Asimismo, destacan la importancia de atender la normativa vigente. Es importante estar al día de la normativa que rija en cada momento en nuestro lugar de residencia. Al margen de lo permitido y lo prohibido, las autoridades sanitarias piden evitar reuniones de cierto número de personas en un mismo espacio cerrado y pertenecientes a distintas unidades de convivencia. Podemos optar por alternativas como encontrarnos en la calle y dar un paseo, en un horario que favorezca las posibilidades de asistencia y disfrute de la persona con Alzheimer. 
 
"Es importante focalizar la mente en lo que “ganamos” y no en lo que “perdemos”. Si renunciamos a ciertas cosas (reuniones familiares numerosas, asistencia a actos o eventos…) estaremos ganando otras cruciales (prevención del contagio, contribución a la progresión positiva de la pandemia…). Esta valoración nos ayudará a mantener el optimismo y la esperanza", señalan desde la fundación.
 
Además, insisten en que "el camino recorrido es fuente de autoestima". Si miramos hacia atrás, probablemente, veremos que, a pesar de las dificultades y el sufrimiento, hemos sido fuertes, tenaces, flexibles y resilientes. Esto aumentará nuestra confianza y nos ayudará a manejar mejor una Navidad que, no por diferente, debe ser emocionalmente negativa o vacía.
                                                            
Asimismo, es determinante hacer partícipe a la persona con Alzheimer. Ante la probable dificultad para que comprenda estas situaciones tan atípicas, podemos hacer que nos ayude con los preparativos de las Fiestas para tratar de favorecer la vivencia de estas. Son diversas las actividades que puede llevar a cabo, desde dibujar o pintar tarjetas de felicitación, envolver regalos, decorar la casa, escuchar distintos tipos de música que despierten emociones positivas, etc. Todo ello ayudará a levantar el ánimo y promover el bienestar emocional, tanto de la persona afectada como de quien le cuida. 
 
A lo largo de los últimos meses, la tecnología se ha convertido en una de nuestras mejores aliadas, así que estas Navidades podemos procurar disponer de algún dispositivo (móvil, tablet u ordenador) para mantener el contacto y vernos con familiares y amigos. Es importante prepararse con antelación, tanto para saber manejarlo, como para que la persona con Alzheimer se familiarice con esta forma de comunicación. En estos encuentros virtuales, además de charlar, podemos cantar villancicos, recitar algún poema, tomar un café o hacer un brindis en la distancia…, pero es importante organizar los turnos de palabra y limitar el tiempo de conexión para minimizar la posible confusión o desinterés de la persona con Alzheimer.

El año 2020 quedará en el recuerdo como el año del coronavirus. Pero también por el año en que se ha hecho manifiesta la capacidad de adaptación de las personas a una nueva realidad, superando adversidades y cultivando la resiliencia.  Para las personas con Alzheimer u otro tipo de demencia ha sido particularmente complicado, ya que al elevado riesgo de complicaciones ante un posible contagio del virus se sumaron serios retos derivados del confinamiento, como el cierre de los centros de día, las restricciones de contacto con familiares y amigos, las limitaciones de la ayuda domiciliaria, o la alteración de sus rutinas (tan importantes para el control de los síntomas de la enfermedad).
Tampoco ha sido fácil para las personas cuidadoras, con una dedicación aún más intensa a la atención de sus familiares con Alzheimer,  cuatro horas más al día de media, y por la complejidad de la situación, que impactó en su propio bienestar físico y emocional.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal