Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:17:30Domingo, 21 de Octubre de 2018
Atrás

Y con tanto movimiento político, ¿qué va a pasar con las decisiones del Pacto de Toledo?

Este mes, el Gobierno saliente pretendía presentar los avances alcanzados en el seno de esta Comisión. Los cambios de última hora parece que alejan posiciones y los pseudo acuerdos para la viabilidad del sistema vuelven al punto de partida

Emm Vicente / EM 12-06-2018

COMPARTIR
En punto muerto. Así se podría decir que han quedado las decisiones que hace escasos días iban a ser anunciadas antes del verano. La Comisión de Control y Seguimiento del Pacto de Toledo tenía previsto reunirse por fin el 31 de mayo. Pero la moción de censura de última hora hizo que esta cita se postergase. Y los sorprendentes resultados de esta propuesta han generado más incertidumbre aún sobre un acuerdo que lleva meses estancado. Pocos días antes de esta votación, la exministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, intervino en el XXXI Curso de Economía para Periodistas organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). Reducir la incertidumbre y un incremento de los salarios, siempre que no sea incompatible con la creación de empleo, han sido las armas que esgrimió Báñez para asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Con unos presupuestos en ciernes y el deseo de que la moción de censura no saliera adelante, la ministra siguió desgranando, de manera optimista, la buena marcha que su Gobierno había iniciado hacia el déficit cero de la Seguridad Social, marcado para 2021. Actualmente, puntualizó, el 94,5% de las pensiones del sistema se pagan ya con empleo y, aunque aún hay un millón menos de personas trabajando que antes de la crisis, hay “un récord absoluto” de recaudación en la Seguridad Social. “Estamos muy cerca de que el sistema pueda hacer frente al pago de las pensiones vía cotización”. Sobre las conclusiones de los grupos del Pacto de Toledo, se mostró confiada en que “si seguimos siendo todos responsables, podríamos tener un acuerdo antes del verano”. Una fecha que, ante la actualidad política, es muy improbable que se cumpla.

OTRAS VISIONES
Este foro partió de un debate a seis bandas con el futuro del Pacto de Toledo como epicentro. José María Barrios, por el Partido Popular; Mercé Perea, por el PSOE; Sergio del Campo, por Ciudadanos; Aina Vidal, por Podemos-En Comú Podem-En Marea; Carles Campuzano, por el PDeCAT; e Íñigo Barandiaran por EAJ-PNV, fueron los protagonistas del debate ‘La reforma de las pensiones: pactos y propuestas’, con el que APIE inició el curso.
Casi todos los ponentes coincidieron en la proximidad de un acuerdo sobre la reforma de pensiones que podría fecharse a finales de año –un plazo ahora también incierto– ya que, como indicó Carles Campuzano, “tenemos más puntos de coincidencia que de discrepancia”, aunque señaló entre estos últimos la reforma de las pensiones de 2013 del PP y especialmente, el factor de sostenibilidad. En realidad, las dos espadas de Damocles que han generado un auténtico abismo entre las posiciones de los integrantes de la comisión.

El acuerdo alcanzado entre Gobierno y PNV para que este diera su apoyo a la aprobación de los presupuestos de este ejercicio (que lo condicionaron a retrasar la aplicación del factor de sostenibilidad hasta 2023), en opinión de Jose María Barrios, dejaba tiempo para analizar posibles cambios, ya que “a lo mejor hay cosas que no sirven porque la sociedad evoluciona”. Sobre el índice de revalorización de las pensiones, Barrios defendió que “no es un capricho, sino que hay que fijar unos criterios y asegurarse de que las subidas que se planteen se puedan mantener pese a una recesión”.

La socialista Mercé Perea, por su parte, se mostró igualmente convencida de la proximidad de un pacto, y abogó por retomar el IPC como guía para revalorizar las pensiones “que es lo que da seguridad a la ciudadanía, ya que garantiza el poder adquisitivo”, sin depender de suertes venideras. Se mostró reacia a acuerdos unilaterales, como el pacto del Gobierno con el PNV, e hizo un llamamiento a “revitalizar el Pacto de Toledo”.

Aina Vidal fue rotunda en su intervención y calificó de “filibusterismo parlamentario” al pacto. “Cuando conviene es muy importante hablar y llegar a consensos, y cuando no, se llega a un acuerdo entre partidos y las pensiones se convierten en un arma arrojadiza”, sentenció. Vidal urge buscar nuevos ingresos para cubrir la presión que en los próximos 30 años tendrá la Seguridad Social, como el destope de las pensiones, nuevos tipos impositivos, impuestos a la banca y a las transacciones financieras y captaciones estructurales vía Presupuestos Generales, entre otras medidas.

El candidato naranja, Sergio del Campo, advirtió que el índice de revalorización “ha supuesto un problema en un escenario deflacionista como el que hemos tenido hasta hace un año”, y vaticinó que como consecuencia “los que ya han accedido al sistema de jubilación van a perder un 30% de su poder adquisitivo en los próximos 20 años”. Propone estimular el mercado laboral a través de, por ejemplo, fomentar la conciliación para favorecer la natalidad o la de adelantar, antes del 2022, la obligación de jubilarse a los 67 años.

Finalmente, Iñigo Barandiaran, apuntó que “no habrá ningún acuerdo si no se garantiza a las generaciones venideras que serán partícipes de este sistema de pensiones, no solo como simples cotizantes”. El sistema, añadió, sufre de “un déficit estructural”; actualmente la media de ingresos de nuevos cotizantes es inferior a la media de pensiones que se han pagado a los nuevos jubilados, lo que supone un decalaje que habrá que solventar con medidas complementarias. También señaló la necesidad de una atención especial a los mayores de 50 años, ya que “hay un menosprecio del ámbito laboral hacia ellos”.

LA ÚLTIMA HORA
Desde el PSOE se han hecho eco profusamente de tumbar la reforma de 2013 del PP, aprobada en solitario entonces por el Gobierno popular y que los grupos parlamentarios, en su día, señalaron como que “dejaba herido de muerte al Pacto de Toledo”. El PSOE apuesta, además, por revalorizar las pensiones conforme al IPC. Y el factor de sostenibilidad derivado de esa reforma, que vincula la pensión a la esperanza de vida, han sido descartados en los presupuestos de este año, que si como aseguró Pedro Sánchez en la moción, va a seguir adelante con ellos, este asunto quedaría desactivado.

Falta ver por dónde irán las enmiendas que desde el PP anuncian ya. Y es que su inesperada salida de la jefatura de Estado condiciona una solución para este asunto. Sin la presión de estar al frente del Gobierno, todo apunta a que bloquearán las decisiones del Pacto. A priori, se prevé que se opongan a la revalorización en función del IPC, una alternativa que asumieron para poder contar con el respaldo del PNV pero que no compartían. Y en el otro lado, figuran las alternativas planteadas en los últimos meses por los socialistas: desde reorganizar las cuentas hasta la creación de dos impuestos (el de la banca y a las transacciones financieras).


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal