Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  12:17:47Martes, 21 de Mayo de 2019
Atrás

Una encuesta de la OCDE en 21 países revela que la seguridad económica en la vejez es una preocupación generalizada

El estudio, 'Riesgos que importan', pone de relieve que los mayores tienden a estar más preocupados por su salud, mientras que al resto de la población no le importaría pagar más pata sustentar el sistema público de pensiones

Redacción EM 08-04-2019

COMPARTIR
La mayor parte de los habitantes de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideran que los servicios y prestaciones sociales son inadecuados y de difícil acceso. Más de la mitad manifiestan que las prestaciones que reciben no están a la altura de los impuestos que pagan, mientras que dos tercios creen que hay otras personas que obtienen más de lo que les corresponde. Casi tres de cada cuatro personas manifiestan su deseo de que su gobierno se esfuerce más por proteger su seguridad social y económica.

Son algunos de los resultados de una nueva encuesta de la OCDE, “Riesgos que importan” (Risks that matter), a más de 22.000 personas de 21 países, con edades de entre 18 y 70 años, realizada en abril del pasado año. Se les preguntó por sus preocupaciones y problemas y se les pidió una valoración de cómo su gobierno les ayudaba a responder a los riesgos sociales y económicos.

Esta encuesta ha encontrado que caer enfermo y no poder llegar a fin de mes a menudo se encuentran en la parte superior de las listas de inquietudes inmediatas de las personas. Llegar a fin de mes es una preocupación particularmente común para quienes tienen ingresos bajos y en países que se vieron muy afectados por la crisis financiera. Las personas mayores suelen estar más preocupadas por su salud, mientras que las personas más jóvenes a menudo se preocupan por obtener una vivienda adecuada. Cuando se le preguntó sobre preocupaciones a largo plazo, en todos los países, sobrevivir en la vejez es la más citada.

La encuesta revela que las personas mantienen una insatisfacción clara con las políticas sociales actuales. Solamente una minoría está satisfecha con el acceso a servicios como la asistencia sanitaria, la vivienda y los cuidados de largo plazo. En su mayoría, los encuestados consideran que el gobierno no podrá proporcionarles una red de seguridad adecuada si perdieran su fuente de ingresos a causa del desempleo, una enfermedad o la vejez. Más de la mitad consideran que no podrían acceder fácilmente a prestaciones públicas en caso de necesidad.

“Esta es una llamada de atención para los políticos,” declaró el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría. “Son demasiadas las personas que consideran que no pueden contar con su gobierno cuando necesitan ayuda. Es esencial comprender mejor los factores que motivan esta percepción y por qué la gente se siente en dificultades, a fin de mejorar la eficacia y la eficiencia de la protección social. Debemos restaurar la confianza en el gobierno y promover la igualdad de oportunidades”.

En todos los países, a excepción de Canadá, Dinamarca, Noruega y los Países Bajos, la mayoría de los encuestados manifiestan que, al diseñar las políticas sociales, el gobierno no tiene en cuenta las opiniones de las personas como ellas. En Eslovenia, Francia, Grecia, Israel, Lituania y Portugal, esta proporción asciende hasta el 70% o más. El sentimiento de ser ignorados en el debate de políticas se incrementa entre la población con niveles elevados de educación e ingresos, al tiempo que el sentimiento de injusticia es más intenso entre los hogares de renta alta.

Por otra parte, las personas piden más ayuda a sus gobiernos. En casi todos los países, más de la mitad de los encuestados manifiestan su deseo de que el gobierno trabaje más por su seguridad económica y social; en especial, los encuestados de mayor edad y los de ingresos bajos. Sin embargo, cerca de dos tercios de los encuestados con rentas altas también desean un mayor respaldo del sector público.

En los diferentes países, las personas están más preocupadas por la seguridad económica en la vejez y, en su mayoría, están dispuestas a pagar más para sustentar los sistemas de pensiones públicas. En promedio, casi un 40 % de los encuestados se muestran dispuestos a pagar impuestos por un 2 % más de sus propios ingresos para mejorar la sanidad y las pensiones. Los encuestados de Irlanda son los más proclives a declarar que están dispuestos a pagar más impuestos a cambio de mejorar la sanidad (51 %), seguidos de Portugal (49 %), Grecia y Chile (ambos con un 48 %). Por su parte, los encuestados de Israel (49 %), Chile (51 %) y Lituania (53 %) muestran la mayor probabilidad de declarar que están dispuestos a pagar un 2 % más de impuestos a cambio de mejorar las pensiones.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal