Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:05:53Sábado, 30 de Mayo de 2020
Atrás

COVID-19

Más de tres millones de casos en cuestión de pocos meses: así fue la expansión del coronavirus y así afecta a los senior

La escasez de recursos empujó a los hospitales a escoger quién vive y quién muere, quién entra en las UCIs y quién permanece en planta. En otras palabras: se estableció un triaje basado en la edad, algo contrario a los derechos humanos

Redacción EM 14-05-2020

COMPARTIR
El pasado 13 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó por primera vez sobre el brote de un “nuevo coronavirus”, que hasta entonces había sido bautizado como “una misteriosa neumonía vírica”. El virus llevaba circulando por la provincia de Wuhan (China) desde aproximadamente el 12 de diciembre, y terminó por alertar a la agencia internacional el 31 de diciembre. Hasta el 12 de enero, se habían registrado poco más de 40 casos de esta infección en la ciudad. Al cierre de esta edición, en el mundo ya hay más de tres millones.

La rapidez en la propagación ha sido un factor determinante para la gestión sanitaria del virus, y los sistemas sanitarios de toda Europa centraron su actividad en el tratamiento de la Covid-19 de forma prácticamente exclusiva, lo que puso de manifiesto no solo la capacidad de estos para soportar una pandemia –así la declaró la OMS el 11 de marzo–, sino la gravísima escasez de recursos para abordarla. Pronto, a la escasez de materiales de protección como mascarillas o gel desinfectante se sumaron la falta de respiradores en hospitales o la congestión de las unidades de cuidados intensivos. No había para todos. Entonces, muchos hospitales tuvieron que empezar a elegir quién vivía y quién moría.

Según explica a entremayores la doctora Judith García Aymerich, investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) –centro que impulsa Fundación La Caixa–, uno de los mayores problemas que suscita el tener que hacer esta decisión es que afecta de forma muy incisiva en el facultativo que debe tomarla. Se trata de una responsabilidad extrema que incide en la paz mental del médico. Teóricamente, explica la experta, tiene preferencia “el primero en llegar”. Pero no es tan fácil como parece y, por eso, fueron varios los hospitales europeos que establecieron triajes... basados en la edad.

La voz de alarma la dio la sociedad científica Alzheimer Europe, a través de un manifiesto firmado por otras 50 entidades. “Se están clasificando las vidas según supuestos juicios de valor sobre su valía. Esto es inaceptable y contrario a numerosas convenciones y recomendaciones legales y éticas que pueden constituir una violación de los derechos humanos”, dictaba el texto.

Así, los triajes convierten en vulnerable a una población que ya lo era: las personas con enfermedades crónicas, con discapacidad o con una menor esperanza de vida. Dicho de otra forma, al existir una mayor probabilidad de que los jóvenes sanos sobrevivan, los factores de edad y de estado de salud se convierten en criterios estándar para el triaje.

Un informe reciente del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DESA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), establece de forma tajante que las personas mayores son, a todas luces, “las víctimas más visibles” de la crisis sanitaria, si bien el virus no distingue por edad. El documento pone de relieve lo “preocupante” de las prácticas del triaje, aunque admiten que no es nada nuevo. La DESA señala que el triaje es un problema que se arrastra desde hace tiempo y que ya se había plasmado en el Madrid International Plan of Action on Ageing, que reconoce que los mayores pueden ser discriminados por el hecho de serlo a la hora de recibir atención sanitaria porque “se entiende que su tratamiento tiene menos valor que el de las personas jóvenes”.

La ONU recuerda, en este sentido, que “los derechos humanos internacionales garantizan que todo el mundo pueda acceder a una sanidad de la mejor calidad posible”, y responsabiliza a los gobiernos para que esto se haga realidad, incluso durante una pandemia.

Concretamente, piden a los distintos países que desarrollen y sigan protocolos de triaje que aseguren que las decisiones médicas que tomen en base a necesidades médicas y criterios éticos, además de la mejor evidencia científica disponible.

INCIDENCIA
Por último, pese a haberse puesto en tela de juicio, hacen referencia a los datos de China, que muestran que el 80% de las muertes en ese país se dieron en personas con edades superiores a los 60 años

Asimismo, desde el 16 de marzo, el 80% de las muertes asociadas al coronavirus en Estados Unidos tuvieron lugar en personas mayores de 65, un porcentaje que aumenta considerablemente a partir de los 85. Italia informó a mediados de marzo de que el 7,2% de los pacientes con Covid-19 habían fallecido, lo cual la DESA atribuye a las “altas tasas de infección entre las personas mayores”, pues el 38% de los casos se dieron en mayores de 70. Por último, la OMS asegura que más del 95% de las muertes por esta nueva enfermedad en Europa fueron en mayores de 60 años, y “varias fuentes” indican que “el número de muertos en la región europea podría ser mayor, especialmente a medida que se disponga de los datos de mayores que fallecen en sus casas”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal