Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  08:46:05Lunes, 16 de Septiembre de 2019
Atrás

Los mayores que impulsaron Costa Rica, homenajeados en el VII Congreso Internacional de Gerontología

Redacción EM 23-08-2019

COMPARTIR
La Universidad de Costa Rica acogió, recientemente, el VII Congreso Internacional de Gerontología, que puso el foco de atención en las personas mayores del país caribeño que permitieron que la sociedad costarricense se desarrollase política, económica y socialmente.

“¿Quiénes hicieron que Costa Rica progresara de esa manera? Nosotros, los adultos mayores. Actualmente, no se aprecia lo que les hemos dejado. ¿Por qué no reconocerle a la población adulta mayor todo ese trabajo?”, cuestionó la doctora Teresa Aguilar Mirambell, presidenta del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam).

La violencia, las agresiones y el desprecio hacia esta población se sustenta con datos. Tan solo de enero a junio del 2019, el Conapam recibió 390 consultas sobre situaciones de abuso y conflictos. En el pasado Congreso Internacional de Gerontología, realizado en el 2017, el Conapam ya registraba un aumento de los casos de violencia cercano al 20% anual.

“Hay una parte de la población mayor que tiene medios económicos para llevar una vida digna. Pero, está comprobado que muchos de ellos son abusadas por sus familiares y los obligan a préstamos o compromisos que debilitan sus entradas mensuales. En algunos casos, estas situaciones los llevan a la pobreza”, aseveró Aguilar.

Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos de Costa Rica, se calcula que el colectivo concentrará a más de un millón de personas para el 2050. Si se visualiza a nivel social, la cantidad de hogares de estancia, centros diurnos y redes de cuido requieren, de manera urgente, ser fortalecidos.

El envejecimiento activo ha predominado de forma importante en los últimos años en diversos países y Costa Rica no es la excepción. Esta tendencia se enfoca en las contribuciones que las personas adultas mayores pueden hacer. Sin embargo, algunos expertos internacionales, como la doctora Sandra Torres, socióloga de la Universidad de Uppsala, Suecia, comparten un pensamiento distinto.

La especialista, quien brindó la conferencia inaugural durante el congreso, explicó que además de la tendencia del envejecimiento activo, también debería haber un enfoque más centrado en el paradigma de la exclusión social en la vejez. Esta última es la que, precisamente, revela de manera clara las fragilidades que debilitan a esta vulnerable población.

“La exclusión por vejez conduce a desigualdades en la elección, el control, los recursos, las relaciones, el poder, los derechos, los servicios y la movilidad. También, en recursos materiales y financieros, relaciones sociales, aspectos socioculturales y la participación cívica. Si bien, el paradigma del envejecimiento activo ha sido el más popular, es el paradigma de los lentes de la exclusión social en la vejez es la que deja ver las vulnerabilidades que afectan a la población adulta mayor. Un 40 % de adultos mayores envejecen de manera activa, pero el 60% no. Si no se tiene clara esa realidad, se da paso a la exclusión social y al destinar menos recursos para este grupo etario”, manifestó la doctora Torres.

La experta explicó que la exclusión social, entendida como la ausencia de recursos, derechos, bienes y servicios, conlleva a las personas al aislamiento y, por lo tanto, los hace más propensos a recibir manifestaciones de violencia. En el caso específico de los adultos mayores, involucra factores de riesgo en distintos niveles, los cuales son amplificados por las vulnerabilidades de la edad.

Según la doctora Torres, en la actualidad más de 30 países están trabajando para poner el foco de la atención en la exclusión social en la etapa de la vejez y combatir los discursos que el paradigma del envejecimiento activo ha desatado.

“En el caso específico de Costa Rica, la tendencia del envejecimiento activo ha propiciado personas adultas mayores con gran conocimiento sobre sus derechos, así como más independientes, autosuficientes y empoderados. Ya no son aquellos que están sentados esperando su fallecimiento”, explicó la doctora Mabell Granados, directora del Posgrado de Gerontología de la UCR. “Sin embargo, esa fuerza e independencia muchas veces se traduce en que no se requiere invertir más dinero, y el Estado olvida aquellas personas que, en efecto, no están teniendo un envejecimiento activo. Por ejemplo, los adultos mayores de las zonas rurales tienen menos oportunidades que los del gran área metropolitana”, añadió.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal