Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:10:29Martes, 18 de Junio de 2019
Atrás

Los mayores en las crisis humanitarias: el colectivo que siempre sale perdiendo

La sede de la ONU en Nueva York acogió la Reunión del Grupo de Expertos sobre Personas Mayores en Crisis de Emergencia, en la que se expuso la gravedad de los problemas a los que se enfrentan los senior en estas situaciones

Redacción EM 12-06-2019

COMPARTIR

Los participantes en la reunión, durante la clausura del evento.

UN4AGEING

El número y la duración de las crisis de emergencia ha aumentado en los últimos años. Entre 2005 y 2017, la cifra de desastres –ya sean causados por el hombre, como guerras; o por la naturaleza, como huracanes o inundaciones– aumentó de 16 a 30, y pasaron de durar una media de cuatro años a siete. A veces, incluso, los tipos de crisis aparecen combinados, por ejemplo, cuando se da una inundación en una zona en guerra. Y la evidencia recogida sugiere que el cambio climático no hará más que empeorar este tipo de situaciones.

Por este motivo, autoridades internacionales se citaron recientemente en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, para la celebración de la Reunión del Grupo de Expertos sobre Personas Mayores en Crisis de Emergencia. Las conclusiones y recomendaciones de esta reunión servirán para posicionar al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU en el contexto de dos importantes procesos de políticas, que son la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la Asamblea General sobre el Envejecimiento.

En situaciones de emergencia, en las que el acceso a los recursos y servicios se desequilibran, la omisión de las necesidades y los desafíos a los que se enfrentan las personas mayores pueden suponer graves consecuencias para su bienestar. Por otro lado, las condiciones de salud, como la discapacidad física o sensorial y las enfermedades crónicas, junto a las desventajas socioeconómicas, pueden impedir que los senior se preparen o se sobrepongan a las catástrofes. En este sentido, las mujeres, que suelen vivir más años, son las más perjudicadas.

LA GRAN OLVIDADA
Las organizaciones Alzheimer’s Disease International (ADI), The Global Alzheimer’s & Dementia Action Alliance (Gadaa) y Alzheimer’s Pakistan elaboraron un informe sobre la efectividad de la respuesta humanitaria hacia personas mayores con demencia –que señalan que “es nula”–. En el documento se denuncia que, si bien existen pautas para ofrecer apoyo inclusivo para personas en riesgo, raramente se tienen en cuenta las necesidades específicas de las personas con demencia. “Hay 50 millones de personas viviendo con demencia en todo el mundo, y el 60% de ellas, están en países de ingresos medios y bajos, donde las emergencias son generalizadas. Y estas personas son ignoradas a la hora de planificar una respuesta urgente. Por eso hacemos un llamamiento a todas las agencias para aumentar la concienciación y adaptar las estrategias, y así conocer mejor las necesidades de este grupo de población”, comentó Paola Barbarino, directora general de ADI.

Para el informe, las tres entidades trabajaron conjuntamente investigando el modo en que la respuesta humanitaria protege y apoya a las personas con demencia. Algunas de las conclusiones que se pueden extraer son que cada tres segundos, alguien en el mundo desarrolla demencia; tres cuartos de la población con demencia están sin diagnosticar; o que en muchos países ni siquiera existe una palabra para designar esta enfermedad.

MOZAMBIQUE, SUDÁN DEL SUR Y GAZA, LAS ZONAS MÁS INHÓSPITAS PARA LOS SENIOR
A mediados del pasado mes de marzo, un intenso ciclón asoló los países africanos Mozambique, Malaui y Zimbabue. Idai, que fue el nombre que recibió el ciclón, devastó especialmente la ciudad de Beira, capital de Mozambique.

Las agencias humanitarias internacionales se centraron, en primera instancia, en evitar una epidemia de enfermedades letales transmisibles en este tipo de contextos, como el cólera. Un mes después de la catástrofe, la oenegé Age International anunciaba que varios equipos especializados ya estaban en los tres países para proporcionar asistencia sanitaria y psicosocial a los senior de las zonas afectadas.

Por su parte, otra oenegé, Humanity & Inclusion, informó sobre su actuación en las zonas más pobres y rurales de Beira, habitadas, en gran parte, por personas mayores que se vieron aisladas durante la catástrofe.

Mientras tanto, en Oriente Medio, el conflicto en Gaza continúa vivo. La organización American Friends Service Committee (AFSC) acaba de realizar un esfuerzo para proporcionar ayuda humanitaria a los mayores empobrecidos de la zona. “Gran parte de los senior de Gaza son los niños de los primeros refugiados que llegaron allí en 1948”, explicó Dawood Hammoudeh, encargado de del programa de la AFSC en Palestina. 

Asimismo, Hammoudeh afirmó que el 80% de la población de Gaza depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir, lo que convierte a los mayores en uno de los grupos más vulnerables. Las actividades de la AFSC en Gaza se centran en proporcionar productos de higiene diaria y medicinas para tratar enfermedades crónicas.

Lo mismo ocurre con los senior y las personas con discapacidad de Sudán del Sur. La directora de Derechos de las Personas con Discapacidad de la oenegé Human Rights Watch, Shantha Rau Barriga, denunció que este colectivo “a menudo se queda atrás durante los ataques, y tienen un riesgo elevado de morir de hambre o de ser víctimas de abusos” en un conflicto que lleva vivo varias décadas.  El contexto bélico, además, favorece que las “fuerzas armadas de ambos bandos ataquen a los civiles con impunidad”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal