Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:01:13Domingo, 1 de Noviembre de 2020
Atrás

La mortalidad por Covid-19 afecta de manera desproporcionada a las personas con demencia

En Canadá, hasta dos tercios de todas las muertes relacionadas con Covid-19 son personas con demencia, en el Reino Unido, el 26%; y en las regiones de Italia, el 20%, afirma ADI en un informe

Redacción EM 28-09-2020

COMPARTIR
La pandemia de la Covid-19 está provocando tasas de mortalidad extremadamente altas entre las personas con demencia en todo el mundo. Los datos emergentes han revelado que, en Canadá, hasta dos tercios de todas las muertes relacionadas con Covid-19 son personas con demencia, en el Reino Unido, el 26%; y en las regiones de Italia, el 20%.

La organización mundial contra la demencia, Alzheimer's Disease International (ADI), afirma que la comunidad mundial debe unirse para crear un plan de acción para proteger a las personas con demencia de los peores estragos de la Covid-19, y que se necesitan con urgencia más datos sobre la mortalidad por demencia y Covid-19.

“Necesitamos transparencia. Los gobiernos deben incorporar la demencia en los planes de respuesta contra el coronavirus para proteger a los millones de personas afectadas por la demencia en todo el mundo” , dijo la directora ejecutiva de ADI, Paola Barbarino. “Merecen dignidad y necesitamos justicia para aquellos que lamentablemente han muerto”.

Junto con la London School of Economics y la University College London, ADI creó y actualiza periódicamente el documento ‘Impacto y mortalidad de Covid-19 en personas con demencia: informe internacional’, que se actualiza los datos más recientes y la información de reputados investigadores.

Según los datos del informe, hasta el 75% de las muertes por Covid-19 a nivel mundial en centros de atención son de personas con demencia como condición subyacente. La edad es el factor de riesgo más grande para la demencia, y las personas mayores son el grupo de mayor riesgo de Covid-19, con el 86% de todas las muertes por Covid-19 entre personas de 65 años o más.

Las personas con demencia que reciben atención a largo plazo también se ven afectadas de manera desproporcionada y gravemente interrumpidas durante la pandemia, y la afección agrava el impacto. El acceso a los profesionales de la salud y la atención ha sido limitado, se ha retirado el apoyo presencial a nivel mundial, se ha interrumpido el diagnóstico y se ha cesado la investigación.

ADI pidió a los gobiernos que recopilen, analicen y publiquen datos clave, incluidos los datos de mortalidad y de interrupción del diagnóstico, desglosados ​​por edad, género y la presencia de condiciones preexistentes, para ayudar a encontrar soluciones críticas para mitigar los riesgos y encontrar soluciones para un retorno, de modo que se pueda apoyar a las personas que viven con demencia.

Barbarino afirma que los hallazgos del informe son extremadamente preocupantes, y pide a los gobiernos que actúen de inmediato, diciendo que no debemos simplemente aceptar que Covid-19 cause altas tasas de mortalidad entre las personas con demencia. “Las personas con demencia se están viendo afectadas de manera desproporcionada por esta pandemia y están en peligro de ser olvidadas. Ahora, más que nunca, necesitamos hablar sobre la demencia”, continúa Barbarino. 

Las deficiencias cognitivas asociadas con la demencia exacerban muchos de los desafíos asociados a la Covid-19 y el distanciamiento social resultante y las medidas de bloqueo que se están implementando para manejar la pandemia. Esto incluye el aumento de las complicaciones relacionadas con la negación del acceso a los cuidadores y a la familia, el aumento de la ansiedad causada por el aislamiento.

Barbarino dice que interrumpir la atención puede ser catastrófico para las personas que viven con demencia: “Muchas de nuestras asociaciones miembro en todo el mundo, como los centros de día y la atención domiciliaria, han tenido que dejar de dar atención y apoyo. El diagnóstico también se ha interrumpido por la falta de acceso a profesionales y especialistas de la salud” . “El impacto del período de la pandemia y el aislamiento en el deterioro cognitivo de las personas con demencia significa que, para muchos, su condición empeorará y, a su vez, habrá una mayor necesidad de apoyo posterior”, continuó.

Barbarino dice que, de manera alarmante, ha habido incidentes de clasificación de pacientes con Covid-19 en función de su edad o condición, sin acceso a pautas transparentes para la toma de decisiones, lo que ha dejado a las comunidades de ancianos y especialmente a aquellas con demencia, en riesgo de que se les rechace el tratamiento.

“Los gobiernos deben proteger los derechos de las personas con demencia, su derecho a acceder a la atención médica, tratamiento y apoyo y, especialmente en este momento, a los cuidados paliativos”, sentencia Barbarino. “Las decisiones de triaje deben basarse en los derechos, no en la edad o la condición. Entendemos que la Covid-19 ha ejercido una enorme presión sobre los sistemas de salud a nivel mundial, pero no podemos dejar atrás a las personas con demencia”.

Kate Swaffer, presidenta, cofundadora y directora ejecutiva de la Dementia Alliance International, el grupo formado por personas que viven con un diagnóstico de demencia, dijo que “en 2020, el mundo experimentó repentinamente lo que las personas con demencia y sus familias experimentan a diario después del diagnóstico, como aislamiento, distanciamiento (de muchos familiares y amigos), miedo, ansiedad y estigma. Esperemos que después de la pandemia, se aproveche este aprendizaje y encuentre formas de reducir el estigma, la soledad y el aislamiento que experimentamos, y ayude a cambiar las actitudes hacia la demencia ".

“Existe un vínculo claro entre los gobiernos que actuaron rápidamente para limitar la propagación de la Covid-19 y reducir las tasas de mortalidad por el virus” , dijo la directora de ADI. “Necesitamos que las Administraciones actúen de inmediato para proteger a nuestras comunidades vulnerables. Los gobiernos no deben renunciar a sus compromisos plasmados en sus planes nacionales de demencia o en planes de desarrollo, de conformidad con el plan de acción mundial de la OMS sobre la demencia, que 194 Estados Miembros de la OMS ratificaron”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal