Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:12:07Jueves, 18 de Julio de 2019
Atrás

La mayoría de senior italianos no tienen ascensor en su edificio

Es una de las conclusiones que se extraen de un informe elaborado por Auser Italia y el sindicato de pensionistas Spi Cgil, sobre el estado de las personas mayores en el país y la atención domiciliaria que reciben

Redacción EM 14-06-2019

COMPARTIR

Falasca, durante la presentación de resultados.

Una investigación promovida por la asociación Auser Italia y el sindicato de pensionistas Spi Cgil, titulada 'El derecho a envejecer en casa. Los problemas y perspectivas de la atención domiciliaria' arroja datos sobre el estado de las personas mayores y la atención domiciliaria en el país.

Con motivo de la Conferencia Nacional de Auser, que tuvo lugar el pasado mes de mayo, el investigador Claudio Falasca ha presentado estos datos, segregados por las cinco regiones italianas de Lombardía, Emilia Romagna, Toscana, Campania y Sicilia.

El envejecimiento de la población no hace más que exigir un aumento significativo de recursos destinados a la atención domiciliaria, ya que, además, el número de cuidadores familiares desciende en todas las regiones, especialmente, en el sur de Italia. Entre 2011 y 2017, Sicilia redujo el número de asistentes domiciliarios en un 17,2%, y aumentó el de cuidadores un 58%. La gran mayoría de ellos, de nacionalidad italiana.

Por otro lado, el informe denuncia que los domicilios en los que residen personas mayores no tienen, en su mayoría, ascensores. Solo en Emilia Romagna existen más de 203.000 domicilios en los que residen mayores solos y la mayoría de ellos, sin ascensor. En Campania, son 153.000 las casas con personas mayores solas en las que no hay ascensor disponible. Vivir en el centro urbano se convierte, así, para los senior, en una "carrera de obstáculos" ya no solo por la razón citada, sino por las condiciones en las que están las calles, el servicio de transporte ineficiente, el alumbrado público o la inseguridad.

Además, existe un problema de carácter económico: todas las regiones están registrando limitaciones en el reconocimiento de los subsidios por dependencia, y que cada día, la situación empeora. A esto hay que sumarle los recursos existentes para la salud y la asistencia social, que el informe califica de "muy inadecuados": el gasto promedio es de 96 euros per cápita, pero varía de 45 en Sicilia a 113 en Toscana. 

"Estos datos –subrayó Falasca– son un estímulo para promover un debate político sobre las cuestiones que no se están tratando actualmente. Es absolutamente prioritario preguntarnos cuánta atención domiciliaria corresponde con el envejecimiento de la población en nuestro país".


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal