Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  12:51:23Viernes, 21 de Febrero de 2020
Atrás

El edadismo laboral costó 850.000 millones a la economía estadounidense en 2018

Un informe de la AARP pone de manifiesto que el colectivo de los mayores de 50, tanto como trabajadores como consumidores, son una fuerte base económica para los países

Redacción EM 04-02-2020

COMPARTIR
La discriminación por edad hacia personas mayores de 50 años le costó a la economía estadounidense en 2018 un total de 850.000 millones de dólares, es decir, casi 769.000 millones de euros. Este dato se extrae de una investigación realizada por la American Association of Retired Persons (AARP) y la Economist Intelligence Unit, que muestra además que los mayores de 50 contribuyeron al PIB de esa misma economía en un 40% en ese año, lo que significa que generó 88,6 millones de empleos directos o indirectos.

Según Debra Whitman, vicepresidenta ejecutiva y directora de políticas públicas en la AARP, este informe “muestra lo que cuesta a Estados Unidos discriminar a los trabajadores mayores. En 2018, la economía podría haber aumentado un 4% si los trabajadores no se hubieran tenido que jubilar”.

“Los estudios demuestran que los trabajadores senior están muy comprometidos, tienen una baja rotación y la mayoría de las veces cumplen una función muy importante como formadores”, continúa Whitman. “Su experiencia ayuda a las empresas, por lo que aquellas empresas que apuesten por el talento senior serán las más aventajadas”, añade.

Y es que si se elimina ese sesgo por edad, en el año estudiado (2018), los mayores de 50 habrían podido aportar entre 8,3 y 9,2 billones de dólares. El estudio también muestra que la contribución potencial de la población senior podría aportar 3,9 billones en una economía no edadista, lo que supondría llegar a 32,1 billones de dólares al PIB en 2050.

La publicación de este informe ha tenido lugar justo después de la aprobación de la Ley de Protección de los Trabajadores Mayores contra la Discriminación (POWADA, por sus siglas en inglés) en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Para Nancy Leamond, vicepresidenta ejecutiva de AARP, esta nueva ley envía un mensaje que se traduce en la necesidad de “tratar seriamente el sesgo por edad en el trabajo como una forma de discriminación laboral”, algo que se magnifica al tener en cuenta que “la discriminación por edad es generalizada, pero la mayoría de las veces ni se denuncia ni se aborda”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal