Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  17:12:59Miércoles, 1 de Abril de 2020
Atrás

COVID-19

El coronavirus, el mayor peligro para la economía mundial desde la crisis de 2008

Así lo afirma un documento emitido por la OCDE, sobre las perspectivas económicas financieras, que prevé una desaceleración pronunciada del crecimiento mundial en el primer semestre de 2020

Redacción EM 11-03-2020

COMPARTIR
El nuevo coronavirus se presenta como el mayor peligro para la economía mundial desde la crisis financiera. Así lo afirma el Interim Economic Outlook, el documento sobre las perspectivas económicas financieras. 

El Covid-19 –enfermedad causada por este nuevo patógeno– se propagó desde China a otras regiones, “ocasionando sufrimiento humano y agitación económica”. Asimismo, está generando problemas de salud y el riesgo de mayores restricciones para el traslado de personas, bienes y servicios, bajas en la actividad comercial y en la confianza de los consumidores, así como desaceleración de la producción.

Las perspectivas económicas intermedias presentan tanto un escenario que aplicaría en el mejor de los casos, en el cual la magnitud del coronavirus se contiene ampliamente, como una perspectiva de “efecto dominó” de contagio más extendido.

Aun en el escenario más optimista de brotes limitados en países fuera de China, se espera una pronunciada desaceleración del crecimiento mundial en el primer semestre de 2020, a medida que las cadenas de suministro y los productos básicos se ven afectados, el turismo baja y la confianza decae. Se prevé que el crecimiento económico mundial bajará a 2,4% para todo el año, en comparación con un ya débil 2,9% en 2019.  Después se espera que aumente a un moderado 3,3% en 2021.

Las perspectivas de crecimiento de China se han modificado drásticamente a una cifra por debajo de 5% para este año, después del 6,1% alcanzado en 2019.

Pero una tasa mayor de contagio a lo largo de la región Asia-Pacífico y las economías avanzadas —como ha sucedido en China— podría reducir el crecimiento mundial a tan solo 1.5% este año, con lo que la proyección previa de la OCDE para 2020 se reduciría a la mitad en comparación con el mes de noviembre pasado. Las medidas de contención y la pérdida de confianza afectarían la producción y el gasto, y llevarían a la recesión a algunos países, incluidos Japón y los pertenecientes a la zona euro.

La economista jefa de la OCDE, Laurence Boone aseguró que “el virus amenaza con asestar un nuevo golpe a una economía mundial que ya se había debilitado por tensiones comerciales y políticas. Es preciso que los gobiernos actúen de inmediato para contener la epidemia, sustentar el sistema de atención a la salud, proteger a las personas, apuntalar la demanda y ofrecer un salvavidas financiero a las familias y las empresas que resulten más afectadas”.

El documento también afirma que será conveniente utilizar la modalidad de trabajo flexible para conservar los empleos. Los gobiernos tendrán que poner en marcha medidas fiscales y presupuestarias temporales para amortiguar el impacto sobre los sectores más afectados por la desaceleración, como los viajes y el turismo, así como las industrias automovilística y electrónica.

En los países más afectados es necesario proporcionar una liquidez adecuada para permitir que la banca asista a aquellas empresas con problemas de flujo de efectivo mientras permanezcan en vigor las medidas de contención, se añade.

Si la epidemia se propaga de manera amplia, será preciso que las economías del G20 encabecen un marco coordinado a escala internacional para brindar apoyo en atención a la salud, en combinación con estímulos fiscales y monetarios coordinados para reconstruir la confianza.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal