Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  17:15:06Martes, 17 de Septiembre de 2019
Atrás

Canadá lanza su plan nacional para abordar los retos demencia

Con una financiación de 70 millones de euros para los próximos años, la estrategia consta de varios puntos clave, entre los que se encuentran adelantar el momento del diagnóstico, apoyar proyectos de cuidado y sensibilizar a la población

Redacción EM 19-06-2019

COMPARTIR
El Gobierno de Canadá ha adoptado un plan nacional para abordar la demencia, que se aprobó tras un riguroso proceso de consulta con los sectores involucrados con el colectivo que padece la enfermedad, entre ellos, la Alzheimer Society of Canada, cuidadores y los propios pacientes. El canadiense sería el 32º país que lo adopta a nivel global, e incluye objetivos clave para mejorar la concienciación, el acceso a la atención, el apoyo y el tratamiento, así como la investigación y la reducción del riesgo de demencia para 2025.

Se estima que solo en Canadá viven más de medio millón de personas viven con demencia, lo que resulta en que, combinados, el sistema de salud y los cuidadores asuman un coste anual superior a los diez mil millones de euros. Se prevé que esta cifra aumente drásticamente en el futuro, ya que se espera que el número de canadienses con demencia aumente en un 66% para 2031.

Los planes nacionales para abordar la demencia siguen siendo la herramienta más poderosa para transformar la atención a la demencia, y para apoyar a las personas que viven con ella, así como a sus cuidadores. De hecho, la OMS instó en 2017 a 146 de los 194 Estados miembros a desarrollar una respuesta nacional para esta enfermedad antes de 2025. De momento, solo el 15% lo han hecho, pero es posible que el aporte canadiense anime a otros países a seguir el ejemplo.

Así, Canadá invertirá 50 millones de dólares durante cinco años para apoyar la implementación del plan, que lleva por nombre 'A Dementia Strategy for Canada: Together We Aspire'. Concretamente, se financiará con tres millones para este año fiscal y con 12 millones para los cuatro años siguientes. Las prioridades de esta estrategia se basan en la concienciación pública, la reducción del estigma hacia personas que sufren demencia, el diagnóstico temprano y la recopilación de datos. A las citadas cantidades hay que sumarles otros 20 millones de dólares distribuidos en cinco años anunciados en 2018, en concepto de apoyo a proyectos basados en la comunidad que aborden los retos que supone la demencia. 

Alzheimer's Disease International recomienda que estos planes se desarrollen en conjunto con las personas que sufren demencia, los cuidadores y también las personas del sector, cosa que Canadá ha cumplido. De esta forma, las secciones clave del plan incluyen la prevención y el diagnóstico a tiempo, el tratamiento farmacológico y no farmacológico, una mejor coordinación entre los distintos programas de atención y cuidado, seguimiento y actualización del plan, sensibilización y educación en la comunidad, formación del sector sanitario y social, promoción de la investigación y la innovación y actualización del contexto ético y legal de la demencia.

Pauline Tardif, Directora Ejecutiva de la Alzheimer Society Canada, ve la esta nueva estrategia nacional para la demencia como "un hito importante para los canadienses que viven con la enfermedad, sus cuidadores y sus familias. Por primera vez, tenemos un plan nacional con un enfoque concertado y dirigido para aumentar la conciencia, asegurar un diagnóstico e intervención oportunos y mejorar la atención y los apoyos comunitarios. Estamos encantados de que Canadá haya respondido al llamado a la acción establecido en el 'Plan de acción mundial contra la demencia' de la OMS, y ahora se une a otros 31 países que han hecho de la demencia una prioridad nacional. Esperamos continuar trabajando con el gobierno federal".

Por su parte, Paola Barbarino, directora ejecutiva de Alzheimer's Disease International, dio la bienvenida a la adopción del plan. "Hemos estado esperando con impaciencia el lanzamiento de este plan. Canadá es una nación que cuenta con los medios y la capacidad para implementar un plan que puede servir como un faro de excelencia para inspirar a otros. La forma en que se consultó a las partes interesadas durante todo el proceso y el proceso que conduce al plan es en sí mismo son ejemplo de inspiración. Solo a través de la participación de expertos, incluidas las personas que viven con demencia, un plan puede realmente abordar las necesidades de esta población".


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal