Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:07:02Viernes, 23 de Junio de 2017
Atrás

Marcos Barraza Gómez / Ministro de Desarrollo Social del Gobierno de Chile

'Sabemos que debemos avanzar en políticas públicas que sigan garantizando calidad de vida para los mayores'

Desde mayo de 2015, lidera el Ministerio de Desarrollo Social aunque previamente había sido subsecretario de Previsión Social, también con la presidenta Michelle Bachelet. Psicólogo de formación, Marcos Barraza es un digno representante capaz de encarar los retos que afronta su país. Con él repasamos los logros más importantes de su mandato y las prioridades que encabezan su agenda

Emma Vicente EM 10-04-2017

COMPARTIR
Pregunta.- Su formación y su trayectoria profesional le avalan, excepcionalmente, para afrontar su responsabilidad al frente del Ministerio de Desarrollo Social. ¿Qué destacaría de su paso, hasta el momento, por este Departamento?
Respuesta.- Como ministro de Desarrollo Social, si tuviera que resumir la mirada estratégica que ha ordenado nuestra labor durante estos años de gestión y el de todos los servicios relacionados, es el contribuir, trabajar y avanzar con la convicción incesante de establecer y garantizar los derechos sociales universales para todas las personas.
Nos hemos esforzado por expandir y perfeccionar el Sistema de Protección Social, tanto en calidad, cobertura, nueva oferta e instrumentos metodológicos más modernos y pertinentes para la realidad actual del país. En términos concretos, ello se ha traducido en el desarrollo de políticas públicas con “enfoque de derechos”.
Desde que asumí esta responsabilidad como ministro, he sido enfático en señalar que las políticas de garantía de derechos, que resultan fundamentales para fortalecer la cohesión social, son aún más pertinentes en sociedades caracterizadas por altos grados de desigualdad, como la nuestra. Ahora bien, en este último punto hemos tenido avances disminuyendo el coeficiente de Gini en la última medición de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), sin embrago, sabemos que debemos redoblar los esfuerzos para continuar avanzando hacia un país más igualitario.

P.- Chile es, sin duda, un país preeminente en Iberoamérica en muchos niveles, y sin duda, en cuanto a la atención del colectivo senior también lo es. ¿Cuáles son los principales retos de futuro sobre los que están trabajando dirigidos a las personas adultas mayores de este país teniendo en cuenta, además, lo heterogéneo de este grupo si atendemos a la población urbana y rural y a la población indígena y no indígena?
R.- Las personas mayores son un grupo de atención prioritaria en nuestro país. Y, por cierto, tienen necesidades diferenciadas según diversos factores sociales y demográficos. El sexo, el nivel de ingreso, la identidad territorial y cultural, entre otros, son dimensiones que impactan directamente sobre las condiciones de vida en la vejez y por tanto, significan aspectos que se deben tomar en cuenta a la hora de diseñar e implementar la política pública en favor de las personas mayores.
En este sentido, la pertenencia a pueblos originarios y la residencia en zonas rurales, se vinculan entre sí en la medida que refieren a sub-grupos con potencial vulnerabilidad dentro del universo de personas mayores.
En este sentido, los programas y políticas públicas consideran los factores de la mayor vulnerabilidad que se encuentra en las zonas rurales respecto a las urbanas, en relación al aislamiento, barreras en el acceso a servicios, así como también, la reducción de la población más joven en las zonas rurales por la migración a las ciudades, lo que determina que muchas personas mayores dejen de contar con un apoyo intergeneracional.
Por lo mismo, la presidenta Michelle Bachelet ha implementado políticas de apoyo a los mayores, por ejemplo en sus pensiones, se eliminó la obligación de cotizar el 5% para Salud y, de ese modo, pueden ver aumentada su liquidez mensual. También garantizando sus derechos tras la ratificación de la Convención Interamericana de Derechos para Personas Mayores, entre otras medidas. Ahora nos encontramos analizando las propuestas para que el sistema de pensiones entregue pensiones que permitan un pasar digno en la vejez.
En definitiva, desde el Gobierno sabemos que debemos avanzar en mayores políticas públicas que sigan mejorando y garantizando una buena calidad de vida para las personas mayores.

P.- El 19 de abril han hecho un llamamiento a la ciudadanía para que acudan a participar en el Censo 2017. ¿Cómo han organizado ese día y qué esperan obtener de la cita?
R.- Primero, hay que señalar que históricamente, los censos en Chile se hacían cada diez años. Hoy en día, el INE está trabajando en instalar un proceso que permita efectuar censos de cuestionarios extensos cada década, y conteos de población o censos de cuestionario abreviado en los años intermedios (cada cinco). En particular, el censo abreviado 2017 se está realizando dado el fallido censo de 2012.
En este nuevo proceso, tanto trabajadores del sector público como la ciudadanía vamos a participar en el levantamiento de datos, a través del llamado a ser voluntario. A finales de marzo ya tenemos 515.000 voluntarios, de los 535.000 que son necesarios. De estos, 200.000, aproximadamente, son funcionarios públicos, y 140.000 son estudiantes de tercero y cuarto medio.
Todos estamos siendo capacitados, los voluntarios, los ministros, hasta la presidenta de la República, para que ese día del censo salgamos a encuestar y hacer el levantamiento de datos, que posteriormente serán procesados por el Instituto Nacional de Estadísticas. Sabemos lo importante que es este Censo, y también la necesidad de contar con estadísticas y características poblacionales exactas y veraces, con el fin de elaborar políticas públicas adecuadas y efectivas. Por lo mismo, nosotros también formaremos parte del equipo censista que saldrá a la calle a encuestar a las familias el próximo 19 de abril, día que será feriado irrenunciable en todo el país.

P.- En paralelo con la pregunta anterior. La información recopilada a través del Censo es, sin duda alguna, muy relevante para la toma de decisiones de un Gobierno. Pero, ¿cómo es el proceso de interpretar o traducir los datos que se obtengan, desde las administraciones públicas, que sirva para dar respuestas concretas a esa realidad social?

R.- Los datos son procesados y traducidos por el Instituto Nacional de Estadísticas, que depende del Ministerio de Economía. Esos datos son tomados por el Gobierno para la elaboración de políticas públicas. En el caso del Ministerio de Desarrollo Social, estos datos son significativos para saber dónde y cómo orientar los beneficios sociales que entrega el Estado.
Por ejemplo, si el Censo determina que han aumentado las personas que se identifican con los pueblos indígenas, se tendrá que evaluar qué políticas públicas se deben dirigir a este segmento de la población para lograr mayor protección social, identidad e inclusión.

P.- -La presidenta ha constituido el Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. ¿Cuál es la labor de su ministerio dentro de este órgano?
R.- El Ministerio de Desarrollo Social es la Secretaría Técnica del Consejo y, por lo tanto, se encuentra trabajando activamente en la implementación del programa de trabajo, que en esta primera etapa está focalizado en la difusión de la Agenda entre los distintos actores del sector público, privado y la sociedad civil para que tengan una participación relevante en el diagnóstico y propuestas de trabajo para el cumplimiento de los objetivos y metas. Esta participación se está canalizando a través de tres comisiones (Económica, Social y Ambiental) y dos Grupos de Trabajo (Paz, Justicia e Instituciones Sólidas; y Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible).
Simultáneamente, al calor de la Red Gubernamental de los ODS, nos encontramos realizando el levantamiento de la información sobre los indicadores definidos por Naciones Unidas para el seguimiento de los ODS a nivel global, así como las políticas y programas públicos existentes que contribuyen al cumplimiento de cada uno de los objetivos.

P.- En fechas recientes, el Senado aprobó el proyecto de acuerdo para la ratificación de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. ¿Cuáles son los pasos que se tienen que seguir a partir de este momento?
R.- Efectivamente, por unanimidad el Senado aprobó el proyecto de acuerdo para la ratificación de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, y que asegura y garantiza 26 derechos específicos.
Posterior a esta aprobación parlamentaria, corresponde que la presidenta ratifique el instrumento internacional y se deposite una copia de la misma en la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Para posteriormente dictar el Decreto de promulgación de la Convención, en Chile.

P.- En su opinión, ¿qué va a suponer para las personas mayores de Chile esta convención?
R.- Primero, es importante señalar que nuestra Región es la primera a nivel mundial en establecer un instrumento de derechos humanos, jurídicamente vinculante para los Estados que lo ratifican, y específicamente dirigido a las personas mayores.
Por lo que el aporte de una convención de derechos humanos no solamente proviene de los derechos contenidos en ella, sino además por la posibilidad única de contribuir en la concienciación de la sociedad en su conjunto sobre la importancia de los problemas e intereses específicos de la población mayor.
A su vez constituye una herramienta para las propias personas mayores, sus familias, la sociedad civil y por cierto del Estado, de avanzar en el reconocimiento de estándares de protección más específicos.
Con ello estamos adoptando el estándar internacional en materia de protección de los derechos fundamentales de las personas mayores, derechos que tienen que ver con su calidad de vida, el acceso a la seguridad social y el respeto a su autonomía. Estamos muy contentos de poder concretar esta iniciativa porque es una demanda muy sentida por nuestros adultos mayores.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal