Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  17:45:59Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Atrás

Trabajar con vocación, la llave para alcanzar la excelencia en los cuidados

Sagrario trabaja desde hace una década en centros de día pero, más allá de los años, el éxito de su currículum es la manera en la que desempeña su labor. Para aumentar la motivación de los profesionales que atienden a los mayores, comenta: “Sería conveniente entrenar la capacidad de empatía del personal”

Mercedes Valladares / EM Formación 15-09-2018

COMPARTIR
Es domingo y, a pesar de que es día de descanso, Sagrario Moracho acude a la cita que tiene conmigo para compartir las experiencias que ha vivido durante los diez años que lleva trabajando como Auxiliar de Enfermería TCAE, en diferentes centros de día.

Con Sagrario coincidimos hace tres años cuando yo me desempeñaba como psicóloga en un centro de día especializado en Alzheimer. Parte de mi trabajo consistía en hacer los seguimientos de los mayores con deterioro cognitivo en las salas en las que estos realizaban sus actividades. Allí, tenía la oportunidad de observar el comportamiento de los usuarios y el de los auxiliares de Enfermería.

Para mí era muy evidente la diferencia que había entre los auxiliares que desempeñaban su trabajo a gusto y el de los que estaban allí solo para cumplir el horario y llegar a final de mes. Me fijé en Sagrario porque realizaba su trabajo con mucho amor y su mirada tenía un brillo que no tenían los ojos de sus compañeros de trabajo.

-Mercedes: Sagrario, en esta época en la que el trabajo con las personas mayores ha despuntado debido al envejecimiento de nuestra población y al aumento de las enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo, ¿qué le recomendarías a las personas que están trabajando en este sector?
-Sagrario: La única recomendación posible es que hagan su trabajo con amor. Trabajar con mayores no es lo mismo que trabajar con bebés. Hay una gran diferencia entre la saliva de un bebé y la saliva de una persona mayor. Lo mismo sucede con el olor de las heces. En un bebé, todo es permitido y se considera natural. No pasa lo mismo con una persona mayor que por diferentes circunstancias ha perdido su autonomía y se ve limitada para realizar las actividades de la vida diaria. Para mi la única alternativa es trabajar por vocación.

-Mercedes: El problema es que en la actualidad trabajar con personas mayores se ha convertido en una salida laboral. Prueba de ello, es que en los portales de empleo a diario se encuentran ofertas de trabajo orientadas al cuidado de mayores. Muchas de ellas se dirigen a profesionales cualificados y un número no despreciable a personas que no están cualificadas para hacerlo. El resultado de esta creciente demanda es que algunas personas que están desempleadas se están formando en este sector para asegurarse un trabajo fijo. 
Asimismo, se piensa que es mucho más fácil sentir empatía hacia situaciones que ya hemos vivido. Por ejemplo, todos sabemos lo que significa ser niño, o lo que implica ser adolescente que es el momento en el que atravesamos nuestra primera crisis de identidad. Sin embargo, nos hacemos conscientes del significado de envejecer, hasta que nos hacemos mayores. Empezamos a perder agilidad y facultades porque es parte de nuestra evolución. Y no digamos si envejecemos con alguna enfermedad… ¿Qué podemos hacer en los casos en los que no media ningún tipo de vocación y lo que prima es la necesidad de trabajar? ¿Crees que sería factible que el personal del ámbito sociosanitario reciba formación para aumentar su motivación?
-Sagrario: Bueno, yo pienso que la actitud que tenemos hacia las personas mayores va dentro de cada uno de nosotros. Es verdad que no vamos a sentir lo que ellos viven en su propia piel hasta el momento en que lleguemos a determinada edad y dependiendo de la salud de la que gocemos. Sin embargo, desde ahora, podemos comprender su situación. Las personas mayores son muy agradecidas y perciben la manera con la que realizas tu trabajo. A veces, algo tan sencillo como cogerlos del brazo de forma delicada o darles un beso, puede alegrarles el día.
Y en cuanto a dar formación para aumentar su motivación, yo pienso que sería conveniente entrenar la capacidad de empatía del personal. Enseñarles técnicas para que pueden ponerse en el lugar de las personas mayores. Esto ayudaría mucho no solo para aumentar la motivación de forma individual, sino también para mejorar el clima laboral de los centros de día y las residencias de mayores. Es muy agradable levantarte por las mañanas con la certeza de que vas a ir a trabajar con personas que disfrutan de lo que hacen. Al final, es una ganancia para todos: para el personal, para los usuarios, familiares y, en definitiva, para vivir en un estado de congruencia.

-Mercedes: Sagrario, ¿contamos con tu experiencia para la impartición de los cursos de formación para motivar a los trabajadores de los centros de día y residencias de mayores?
-Sagrario: ¡Por supuesto que sí!

Y es que Sagrario también es técnico de laboratorio y formadora en diferentes sectores profesionales. ¡Muchas gracias por tu tiempo, Sagrario!

Sagrario se despide con una sonrisa y su inconfundible mirada cargada de empatía.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal