Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  17:45:59Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Atrás

La Atención Centrada en la Persona: promovemos la Inteligencia Emocional para adaptarnos al cambio

El experto Juan Gonzalo Castilla Rilo señala que parte del éxito de EM Formación es que también se centra 'en la singularidad de cada organización'

14-03-2018

COMPARTIR
Desde hace relativamente poco tiempo, la Atención Centrada en la Persona (ACP) significa, para algunos, atención individualizada y de calidad y, para otros, una base de valores.

En cualquier caso, aplicar la ACP implica reconocer la singularidad y unicidad de la persona y fijar la mirada en sus capacidades frente a aquello que la hace dependiente apoyando su autodeterminación. La ACP se ha convertido en un referente de la atención de calidad a los mayores que atendemos en los centros o recursos gerontológicos españoles y, como tal, las organizaciones están intentando adaptarse a este modelo asistencial en auge.

Adaptar el centro a las personas y no las personas al centro es una de las claves. También lo es la búsqueda de una definición y un marco técnico que sirva para que este modelo de atención mejore las residencias y las experiencias que viven los residentes.

Si abordamos todos estos cambios desde la Inteligencia Emocional y con la Formación Centrada en el Ser (FCS) –que es la forma en la que Entremayores Formación introduce el modelo de ACP en los centros con los que colabora–, los resultados serán visibles en la calidad asistencial

En la mayoría de las entidades sociosanitarias de nuestro país es el “residente, paciente, cliente o usuario” y sus familiares los que se tienen que adaptar a la organización: a sus costumbres, horarios, normas, actividades, etcétera. Mientras que la FCS y la ACP buscan que se haga un giro de ese enfoque y pasemos a centrarnos en las necesidades de cada cliente/usuario, apoyándolo y mejorando sus capacidades individuales.  

Sabemos que afrontar los cambios en las organizaciones es un reto que, los profesionales de este sector, nos encontramos frecuentemente. Pero, para hacerlo de forma eficiente, debemos disponer de herramientas prácticas y contrastadas científicamente, como es la Inteligencia Emocional, que lleva muchos años introduciéndose en las diferentes organizaciones de nuestro país. En Entremayores Formación somos expertos, desde hace años, en su implantación en diferentes contextos sociosanitarios.

La Inteligencia Emocional es un concepto que popularizó Daniel Goleman a mediados de los 90, que intenta dotar a las personas de habilidades para mejorar en su contexto profesional y personal. Se puede subdividir en Inteligencia Intrapersonal, donde se aprende a gestionar de forma más adecuada las emociones y a usarlas en beneficio propio; y en inteligencia interpersonal, con la que mejoramos la comunicación con los que nos rodean y aprendemos a ser más empáticos y efectivos al expresarnos en nuestro entorno.

Muchas organizaciones del sector de los mayores se encuentran con multitud de cambios y de incertidumbre laboral, y las herramientas de la Inteligencia Emocional hace que las personas y profesionales estén más preparados. Estas herramientas les proporcionan las habilidades necesarias para adaptarse a los momentos de inestabilidad, y les permita rendir de forma más eficiente. También favorece que los profesionales gestionen mejor los cambios, que se produzcan menos bajas laborales, se padezca menos estrés, menos burnout, y menos reclamaciones de los familiares y residentes.

La formación que realizamos desde Entremayores Formación es minuciosa y específica para los trabajadores que asisten a nuestros cursos. Parte de nuestro éxito es que también nos centramos en la singularidad de cada organización.

Tenemos que ser honestos y críticos con nuestras entidades y empezar a valorar y cambiar paradigmas asistenciales aplicando la Inteligencia Emocional, porque nuestra sociedad nos está marcando que ese es el camino, es la atención que el usuario desea recibir. 

Como en muchas otras facetas de la vida, los que se “adelantan” a estas demandas, son las organizaciones más valoradas y solicitadas por sus usuarios potenciales. La Atención Centrada en la Persona es un valor añadido a la calidad asistencial.

Por Juan Gonzalo Castilla Rilo, especialista en Gerontología Social y experto en Inteligencia Emocional.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal