Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Jueves, 13 de Agosto de 2020
Atrás

Entender la esencia del trabajo de cuidar en tiempos de pandemia

Por Manuel De la Cruz Jiménez, neuropsicólogo y psicólogo experto en coaching, y director del Centro Residencial Estudios Asura (Fundación Namasté))

15-06-2020

COMPARTIR
Hoy, querido lector, quiero contarte una historia. Una historia que se desarrolla en un centro residencial. Uno como tantos otros, donde viven personas con discapacidad, en su mayoría con un alto grado de dependencia, por lo que precisan de ayuda para prácticamente todas las actividades de la vida diaria. Pero igual podría ser la historia de otro centro. No importa. 

Cada uno, a nuestra manera, hemos sido castigados por este momento de confusión, miedo e inseguridad. Podría añadir otros sentimientos como la frustración, el enfado, la tristeza o el dolor. Y seguro que tú, que estas leyendo estas líneas, podrías sugerir alguno más.

Realmente, los profesionales que llevamos años trabajando en el día a día en centros residenciales hemos aprendido a convivir con estas emociones. Ayudamos a personas con diferentes necesidades, con situaciones que van cambiando. Personas llenas de vida que también enferman y que, desgraciadamente, fallecen, se marchan y nos dejan con ese recuerdo difícil de olvidar. Y seguimos adelante porque entendemos, aún con dolor, que forma parte del proceso.

Sin embargo, este momento ha tenido algo diferente. Básicamente porque ha llamado a nuestra puerta un visitante al que ni esperábamos ni habíamos invitado. Como os comentaba, nosotros estamos acostumbrados a codearnos con la pérdida, la muerte, el dolor, tanto físico como emocional e incluso con la soledad.
Bajo mi punto de vista, la gran diferencia es que la Covid-19 ni siquiera llamó a la puerta. Entró sin avisar y cuando le vimos, en ocasiones, ya era demasiado tarde. Y a partir de ahí, nos revolucionó todo nuestro sistema interno de funcionamiento. Nos puso ‘patas arriba’. 

Comenzamos con los aislamientos, las bajas del personal, la sobrecarga de trabajo, la falta de pruebas diagnosticas... a instaurar protocolos sanitarios sin unas directrices claras y basadas más en el sentido común que en unos estrictos criterios profesionales. También explicamos a los usuarios la nueva distribución del centro, del día a día, del cambio de unas rutinas tan importantes para todos…

No transmitir el miedo y la confusión en un momento donde tú estás absolutamente perdido y cargado de temores, ese era uno de los grandes retos. Instaurar unas pautas en continuo cambio y adaptación a la evolución de los acontecimientos. Unos acontecimientos que en su mayoría no controlabas

Llegabas a casa, después de un día duro de trabajo, y los informativos te informaban de la cantidad de fallecidos, muchos de ellos en residencias, en situaciones complicadas. 

Es difícil poner en palabras lo vivido durante estos meses en los centros residenciales. Es difícil poner en palabras el valor y la entrega de los profesionales que están atendiendo a nuestros usuarios, el sufrimiento de tantas familias que no pueden estar cerca de los suyos ni despedirse.

He pasado mucho miedo. Y os confieso que sigo teniendo pesadillas. Y hemos de seguir trabajando en protocolos que nos permitan volver a ciertas rutinas de funcionamiento sin perder seguridad. 

Pero quiero trasladaros un mensaje positivo. Muchos profesionales del sector hemos entendido la esencia de nuestro trabajo. Eso que llamamos cuidado del otro, acompañamiento, se ha hecho mas evidente si cabe en estos meses. 

A mí me hace pensar que el ser humano esta lleno de bondad. Porque llora cuando el otro se marcha. Porque acompaña cuando el otro se siente solo. 

Eso sí, cuando podamos tranquilizarnos y recobrar el aliento, seguiremos haciendo análisis de la situación emocional en que nos encontramos como profesionales. Y allí deberemos destinar mucho de nuestro esfuerzo, mediante sesiones donde se refuercen y regulen aspectos emocionales. Seguir con el abanico de formaciones para prepararnos, mas si cabe, ante situaciones tan complejas y variadas. 

Puesto que cuidar a los profesionales del sector se ha demostrado, una vez mas, de vital importancia.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal