Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:12:33Martes, 12 de Noviembre de 2019
Atrás

¿Están las personas mayores seguras? El trato emocional en las residencias

Por Ana Isabel Hernández, presidenta del Instituto Europeo de Innovación en Inteligencia Emocional, directora del Instituto Europeo MindHeart y miembro de Entremayores Formación

Redacción 11-09-2019

COMPARTIR
En el mes de abril, salieron varios vídeos en los que dos mujeres mayores eran maltratadas en una residencia de Madrid. Esto provocó malestar, preocupación y desconfianza en cuanto a la atención y calidad de la prestación de servicio a las personas mayores, tanto en las residencias públicas como privadas.

Para obtener mas información de lo que está ocurriendo, consultamos la comparecencia que hizo el 5 de marzo del año pasado el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ante la Comisión de Políticas Sociales y Familia de la Asamblea de Madrid. En ella encontramos que, en los últimos tres años, se ha producido un aumento de las quejas relativas a las residencias de la comunidad madrileña. Una de estas quejas se refería a aspectos relacionados con el funcionamiento de los centros y la calidad de su atención. Las quejas vienen de usuarios, familiares y trabajadores que ponen de manifiesto la perdida de calidad en la atención a las personas mayores, ya que se hace mención a la escasez de personal y medios para ofrecer una atención adecuada. 

Según el Defensor del Pueblo, la Consejería de Políticas Sociales y Familia ha adoptado un Plan de Residencias 2017-2020 que contempla un incremento de las plantillas en más de 1.000 trabajadores. De esta manera, la Administración madrileña impulsa medidas de humanización: en el primer semestre de 2018, por ejemplo, se formó a varios técnicos de las residencias de mayores de las Amas en humanización, valores fundamentales, Inteligencia Emocional y ética en la atención.

Ante esta situación, me surgen varias preguntas: ¿son suficientes estas medidas? ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos facilitar y promover una madurez emocionalmente inteligente y positiva a los mayores que viven en residencias?

Por otro lado, las residencias públicas y privadas, ¿cuentan con los recursos materiales y profesionales adecuados para facilitar y promover estos tipos de programas en Inteligencia Emocional? Estos profesionales que han recibido formación en este área, ¿podrían aplicar de una forma integral y transversal estos programas?

Y, por último, ¿qué beneficios aportaría –a los mayores, a las familias, a los trabajadores y a las propias residencias– la aplicación de un programa de Inteligencia Emocional? El mayor grado de satisfacción y bienestar, ¿mejoraría el funcionamiento de la residencia y la calidad en la atención de las personas mayores? ¿Aumentaría la confianza, la seguridad, la valoración que tienen los senior sobre los servicios que prestan las residencias?

SOLUCIONES
Diferentes estudios, investigaciones y aplicaciones nos dicen que una buena Inteligencia Emocional en las personas mayores se traduce en una mejor calidad de vida. Además, su buena gestión reduce el estrés y las depresiones y mejora la capacidad para hacer frente a los cambios, las pérdidas, las enfermedades y las dependencias.

Trabajar en la empatía, la gestión emocional, las habilidades sociales y los recursos para enfrentarse al estrés beneficiaría tanto a las personas mayores y sus familias como a los trabajadores y centros. 

En resumen, la Inteligencia Emocional es clave en la salud, en el propio proceso de envejecimiento, en el resultado de una tercera edad más feliz, más vital, con mayor capacidad de disfrutar del día a día y con mejores recursos.

Esperamos que le hayan surgido mas preguntas que las propuestas por este artículo. Y le invitamos a que consulte a nuestros psicólogos y psicólogas expertos en Inteligencia Emocional para resolverlas. Ellos le orientarán.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal