Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:10:15Miércoles, 21 de Agosto de 2019
Atrás

Aumenta la esperanza de vida en Navarra y disminuye su mortalidad por infartos e ictus

Redacción EM 17-07-2019

COMPARTIR
Según el informe que analiza los resultados de la primera mitad del Plan de Salud 2014-2020, la esperanza de vida de los navarros y navarras se encuentra por encima de la media española. Además, se contempla una disminución en los casos de mortalidad prematura por infartos e ictus.  

El informe, que evalúa el seguimiento de los tres primeros años de implementación del plan, indica que se han puesto en marcha el 88% de las 452 acciones previstas, con la participación de más de 500 profesionales del Sistema Público de Salud y de asociaciones ciudadanas en más de 50 grupos de trabajo.

La evaluación da a conocer que Navarra ha superado al resto de comunidades autónomas en más del 71% de los indicadores contemplados en el proyecto. Al mismo tiempo, el análisis detecta que en el 82% de los indicadores medidos en Navarra está próximo a alcanzarse el objetivo planteado para 2020.

Entre otros, los datos analizados en el documento indican que, entre 2014 y 2016, las mujeres navarras han aumentado su esperanza de vida hasta los 87 años, frente a la media española de 86,2. En cuanto a los hombres, los navarros alcanzan los 81,3 años de media, mientras que en el resto del estado se sitúa en 80,3.

Destaca el hecho de que no sólo ha aumentado la esperanza de vida, sino los años de vida saludable, que han pasado de 62,7 años en 2014 a 64 años en 2016, y está casi un punto porcentual por encima de la media española.

Además, la tasa de mortalidad por infartos en 2016 se redujo al 11,65 por 100.000 habitantes, frente al 13,7 contabilizado en 2014. En cuanto a los fallecimientos por ictus, se registró un descenso de la tasa al 6,5 por 100.000 habitantes en 2016, frente al 7,5 de 2014.

En el mismo sentido, se destaca que la enfermedad por ictus disminuye en Navarra y así, en el periodo 2012-2014 se registró una tasa de 170 primeros ictus por cada 100.000 personas, mientras que entre 2015-2016 se detectaron 149. En cuanto a incidencia por sexos, en 2015-2016 fueron diagnosticados 115 ictus por cada 100.000 mujeres frente a 188 en hombres.

En cuanto a infartos, en 2016 se produjeron 109,6 por cada 100.000 habitantes, y al 70% de las personas afectadas se les realizó una revascularización para desobstruir la arteria afectada, frente al 65% de revascularizaciones efectuadas en 2014. La incidencia de infartos en hombres triplica a la de mujeres en la Comunidad Foral.

MEJORA EN AUTOCUIDADOS
En el área de fomento del autocuidado, 11.945 personas con alguna enfermedad crónica importante, lo que supone casi el 50% de las personas consideradas en la estrategia de cronicidad, han recibido formación en autocuidados. En el mismo sentido, 33.604 personas con enfermedad vascular y/o diabetes y 4.972 con asma han recibido pautas en autocuidados. Por otra parte, en los centros de salud se ha evaluado y dado formación para el riesgo de caídas a 22.166 personas.

Asimismo, en relación al objetivo de mejora de los estilos de vida se detecta una disminución del sedentarismo y se constata que el 71,1% de la población navarra de más de 65 años recibió consejos sobre el ejercicio físico en atención primaria. En el cumplimiento de dicho objetivo se destaca la colaboración con el Instituto de Deporte y Juventud, a través del Plan de Promoción de la Actividad y Ejercicio de Navarra 2017-2020. En este apartado, el informe pone en valor el efecto positivo de las campañas institucionales, como la realizada para combatir el tabaquismo.

MÁS ANSIEDAD Y DEPRESIONES
Entre las metas que requieren una mejora, se aprecia un incremento en los casos ansiedad y depresión detectados: el 7,7% de la población fue diagnosticada de ansiedad y/o depresión, frente al 9,9% en 2017. Paralelamente, la diferencia entre hombres y mujeres con dichas patologías desciende notablemente en dicho periodo.

El estudio describe también un aumento de personas con gran limitación para actividades de la vida cotidiana, que apunta a una población cada vez más envejecida, pero también se detecta en población el aumento, del 14,8% en 2011 al 26,9% en 2017, en población menor de 65 años.

No obstante, la población navarra mayor de 65 años tiene buena percepción de su salud, ya que casi el 50% considera su estado de salud como bueno o muy bueno, lo que supone que la percepción en Navarra se sitúa 4,3 puntos porcentuales por encima de la media española. En población total esta percepción positiva es del 73,2%, y en la franja de 15 y más años el 70,1% (74,8% en hombres y 65,5% en mujeres).

INSTRUMENTOS ESTRATÉGICOS
La evaluación destaca que se ha llevado a cabo la estrategia denominada Salud en todas las Políticas, mediante la constitución del consejo interdepartamental que ha impulsado distintas estrategias transversales como la de envejecimiento activo o el plan de atención a la infancia. Asimismo, se han creado diversos grupos de trabajo técnico para desarrollo de la atención integrada socio-sanitaria.

Entre los instrumentos estratégicos implementados cabe destacar el Plan de Formación Coordinado, que durante los años 2017 y 2018 ha posibilitado que se realizasen 868 actividades formativas directamente relacionadas con las estrategias del plan. El 76,5% de todas las actividades formativas organizadas en el departamento de salud han estado alineadas con las estrategias del Plan de Salud 2014-2020. Además, se han definido líneas específicas de investigación dentro de las estrategias, como por ejemplo la violencia de género y las urgencias tiempo-dependientes.

OBJETIVOS PARA 2020
Finalmente, el informe del ecuador del plan indica las líneas de trabajo que se están impulsando con la intención de que se desarrollen antes de finalizar el plan en 2020.

Por una parte, se prioriza el despliegue del Proyecto de Atención Integrada Social y Sanitaria, ya iniciado en el área de salud de Tafalla, con el objetivo de que la población reciba una atención integrada lo más cerca posible a su domicilio, y las personas con necesidades complejas de atención permanezcan en su domicilio el mayor tiempo posible.

En segundo lugar, se impulsa la implantación de un plan global de cuidados paliativos que incluya a los hospitales y que incorpore la atención paliativa a pacientes con enfermedad crónica avanzada. Dentro de la misma estrategia, se ha creado el Observatorio de Muerte Digna y se insta a desarrollar un plan de atención al dolor que se incorpore tanto a los pacientes en cuidados paliativos como aquellos con enfermedad crónica o aguda.

El análisis recomienda seguir desplegando la estrategia de cronicidad, es decir, mejorar la atención a las personas, tanto adultas como niñas y niños, con enfermedades crónicas complejas para que sean atendidas por todos los profesionales sanitarios de forma coordinada y tengan que acudir menos veces a consultas y a urgencias.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal