Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  18:01:03Viernes, 23 de Octubre de 2020
Atrás

José Aniorte Rueda / Delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social

'La pandemia nos ha llevado a diseñar iniciativas que ponen a los mayores en el centro de nuestras actuaciones'

Aniorte explica, en esta entrevista para entremayores, la situación que atraviesan las residencias y centros de día para personas mayores de la capital, los protocolos de actuación establecidos para evitar nuevos contagios, y las iniciativas para paliar el problema de la soledad no deseada

Redacción EM 12-10-2020

COMPARTIR
Pregunta.- Madrid es una de las ciudades más afectadas por la crisis sanitaria de la Covid-19, y las personas mayores las principales perjudicadas. ¿Qué programas, iniciativas o recursos tienen preparados para que este colectivo afronte esta segunda ola?
Respuesta.- Desde el inicio de la pandemia, supimos que en el futuro se nos juzgaría por cómo tratáramos a las personas mayores, y que teníamos que reorganizar todos los servicios del Ayuntamiento de Madrid para adaptarlos a una situación inédita en la que muchas personas mayores iban a quedarse solas en sus casas y sentirse más vulnerables. Frente al cierre de los centros de ocio de mayores y de los centros de día, nuestras medidas más prioritarias fueron garantizar el funcionamiento seguro de los servicios de ayuda a domicilio, que se convirtieron en un pilar básico para muchas personas mayores que necesitaban tener a alguien a su lado para realizar tareas básicas, garantizar la comida a domicilio para las personas con mayor vulnerabilidad, o estar pendientes de su situación a través de la teleasistencia. Y además, en el caso de los usuarios de los centros de día, diseñamos un plan telemático con ejercicios y seguimiento médico para cada uno de ellos. La pandemia nos puso delante un enorme reto para reinventar nuestros recursos y ahora, además de afrontar la situación con mayor experiencia, hemos incorporado nuevas iniciativas para mantener a las personas mayores en el centro de nuestras actuaciones. Estamos ya ampliando el servicio de Teleasistencia, que fue fundamental durante la primera ola de la pandemia, para que llegue progresivamente a 90.000 nuevos hogares de personas mayores de 85 años. Además, estamos haciendo énfasis en la detección temprana de riesgos y de soledad no deseada, a partir de un nuevo modelo de centros de mayores, con equipos de detección de vulnerabilidades en los distritos y con nuevas iniciativas para combatir este problema. Las personas mayores son esenciales en nuestra sociedad, encarnan unos valores que hacen que vivamos en una ciudad más plural y más rica, y merecen que nos volquemos con ellos con toda nuestra atención. 

P.- En cuanto a las residencias y centros de día, ¿cuál es el porcentaje de usuarios afectados por la Covid-19 actualmente? ¿Contaban con la posibilidad de que se estableciese de nuevo un confinamiento? De ser así, ¿tenían prevista la gestión de los centros de personas mayores?
R.- El ayuntamiento cuenta con tres residencias que superaron bien la primera ola gracias a las medidas de protección y los protocolos. Desde entonces, no hemos bajado la guardia porque hemos aprendido que las medidas de prevención aplicadas de forma anticipada son las más eficaces. Ahora mismo, además de haber restringido las visitas, los usuarios de las residencias municipales están reorganizados por alas o por plantas según su nivel de inmunidad, a la vez que se garantiza el aislamiento de los que han obtenido un resultado positivo en las pruebas de Covid-19. Tanto en el caso de las residencias como en el de los centros de día, los mecanismos de coordinación con Salud Pública de la Comunidad de Madrid están funcionando muy bien, de manera que se realizan pruebas PCR a la mínima sospecha de contagio de usuarios o de trabajadores de los centros, y el sistema sanitario está mostrando capacidad de respuesta para tratar a los que presentan síntomas severos. Garantizar la protección de las personas mayores es nuestra prioridad máxima. 

P.- La soledad no deseada es un problema creciente en nuestra sociedad. ¿Cuál es el porcentaje de personas que lo sufren en Madrid? ¿Cómo se gestiona este problema desde el ayuntamiento?
R.- Desde que llegamos al Ayuntamiento de Madrid, nuestro objetivo ha sido enfocar todos los servicios dirigidos a personas mayores a la detección y lucha frente a la soledad no deseada. Calculamos que una de cada cuatro personas mayores en Madrid vive sola, y desde el área social nos tomamos este dato muy en serio. Además de estar ampliando el servicio de Teleasistencia para llegar a todos los hogares de personas mayores que no usan aún ningún recurso de atención municipal, en los Acuerdos de la Villa que aprobamos con el respaldo de todos los grupos municipales hemos incluido el impulso a un programa de soledad no deseada junto a Madrid Salud para sensibilizar a la sociedad y apostar por el envejecimiento activo y saludable. Además, con el programa ‘Grandes Vecinos’, ya estamos apostando por la detección de la soledad no deseada desde los barrios, impulsando redes de apoyo vecinal e implicando a los comercios para que nos avisen ante cualquier caso de vulnerabilidad o aislamiento. Este proyecto pone a las personas mayores en el corazón de los barrios para generar nuevas relaciones de ayuda mutua y lazos afectivos, a la vez que pone de relieve la experiencia y los valores que pueden aportar al resto de madrileños. Por primera vez, esta ciudad cuenta con una verdadera política contra la soledad no deseada. 

P.- ¿Cuál es el perfil de las personas que se benefician del programa de voluntariado ‘Grandes Vecinos'?
R.- Cualquier persona puede formar parte del proyecto ‘Grandes Vecinos’, porque lo que hace el ayuntamiento es canalizar la solidaridad de los madrileños para que los mayores ocupen el centro de nuestros barrios. Lo primero que se hace es un ‘mapeo’, que consiste en encontrar y contactar con los comercios, mercados, farmacias, etc., para que hagan el papel de ‘antenas’, detectando las situaciones de soledad o aislamiento. Estos comercios se convierten así en puntos donde pueden acudir los mayores y desde los cuales se puede dar un aviso si encuentran situaciones de vulnerabilidad. Y, por otra parte, se crean redes de apoyo vecinal, en las que los mayores no solo reciben, sino que también prestan ayuda participando en intercambios de favores, yendo juntos al cine, o quedando para tomar algo, entre otras actividades. Desde el Ayuntamiento de Madrid ayudamos a que la ciudad recupere todo lo que pueden aportar nuestros mayores. Es un enriquecimiento mutuo. No podemos permitirnos prescindir de ellos, igual que ellos no se merecen vivir en situación de soledad.

P.- ¿Podría explicar el papel de los voluntarios madrileños con las personas mayores durante la pandemia?
R.- La sociedad madrileña ha demostrado siempre una enorme solidaridad en los momentos complicados. También lo hemos visto durante los meses más duros de la crisis sanitaria. Desde el área social del Ayuntamiento de Madrid hemos canalizado diferentes iniciativas de voluntariado dirigidas a ayudar a las personas mayores, entre las que destacaría la campaña por la Buena Vecindad, organizada por Voluntarios por Madrid, para ayudar a las personas mayores de su entorno a realizar tareas básicas del día a día, y el teléfono de Minutos en Compañía, impulsada por el cuerpo de voluntariado municipal y la ONG Adopta un Abuelo. Esta iniciativa, que ofrecía la posibilidad a personas mayores que vivían solas en sus casas, de compartir sus inquietudes por teléfono con un voluntario, fue un éxito total que inspiró a otras iniciativas similares por el resto de España. Es un orgullo ver al cuerpo de voluntariado municipal volcarse en el acompañamiento de las personas mayores, que demuestra una gran responsabilidad en la creación de vínculos afectivos muy fuertes para combatir la soledad.  

P.- Con respecto a las familias cuidadoras, ¿qué tipo de apoyo o ayudas reciben? ¿Como ha afectado la crisis sanitaria a la situación de estas personas? ¿Y a los abuelos cuidadores?
R.- Esta crisis sanitaria y social ha tenido un impacto en todas las familias, pero muy especialmente entre las que conviven con personas dependientes que necesitan cuidados. Muchas veces estos cuidados se prestan en soledad y tienen para el cuidador un alto coste físico y mental, que se ha acentuado en estos últimos meses en los que nos hemos tenido que enfrentar a situaciones que les han supuesto un consumo mayor de su tiempo y energías. Desde el Ayuntamiento de Madrid estamos al lado de los cuidadores y sus familias, porque su bienestar repercute en el bienestar de la persona a quien cuida, a través del refuerzo del programa ‘Cuidar a quienes cuidan’ y, en concreto, de las acciones dirigidas al respiro familiar. Este programa reconoce su labor, sea cual sea su edad, y visibiliza sus inquietudes a la vez que les pone en contacto con otras personas en su misma situación para fomentar el apoyo mutuo. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal