Martes, 28 de Septiembre de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Isabel Gey / Presidenta de la Federación Alzheimer Galicia (Fagal)

'Es el momento de desarrollar el Plan Autonómico de Demencias; esto ya no puede esperar'

M.S. / EM 07-07-2021

COMPARTIR
Pregunta.- Ha sido un año complicado para el sector que atiende a los mayores. ¿Han cambiado las prioridades de Fagal por la pandemia? Es decir, ¿podría decirse que las demandas de la federación –y por extensión sus asociaciones– se han transformado estos meses?
Respuesta.- Todas las asociaciones que forman la federación estuvieron proporcionando los servicios a pesar de las idas y venidas de las personas usuarias como consecuencia de las subidas y bajadas de la incidencia de la Covid. Incluso se llevo a cabo estimulación cognitiva en los domicilios para aquellas familias que por miedo no querían asistir. Como por protocolo de distancias no podíamos atender a todos, la posibilidad de seguir desarrollando los servicios presenciales y en casa facilito un mayor despliegue de medios y de atención. Y esto las familias lo agradecieron mucho. Se sintieron arropadas. 

P.- Llegó a la presidencia de Fagal hace unos meses, pero lleva muchos años vinculada a la atención de las personas con Alzheimer desde Agadea. Ahora, en esta nueva etapa profesional, ¿qué retos más inmediatos se plantea al frente de esta federación?
R.- Este es el momento de desarrollar el Plan Autonómico de Demencias, esto ya no puede esperar desde el momento que se está hablando de “una nueva posible medicación”.
Además, consideramos fundamental crear “Unidades de Demencia” en las distintas áreas sanitarias de Galicia capaces de, por ejemplo, reducir el tiempo de espera de citas para ajustes de medicación que ayuden a reducir los trastornos conductuales que sufren las personas con alzhéimer. Estos factores son los más estresantes para las familias y por los cuales, a veces, se producen institucionalizaciones muy tempranas. Y los casos que no llegan esto son periodos de mucho estrés para la familia y que desajustan los ritmos y las dinámicas de los servicios a los que acuden así como al resto de usuarios.
Nuestro objetivo es conseguir que las personas vivan el mayor tiempo posible en sus domicilios y con sus familias, porque sabemos que este es el mejor entorno posible para envejecer con dignidad.

P.- El hecho de que los centros de día, que ofrecen estimulación terapéutica, estuviesen cerrados, ¿cómo impactó en las personas con demencia? ¿Diría que la Covid-19 marcará una diferencia en la forma de atender a estas personas?
R.- El impacto fue muy grande, la mayor parte de nuestros usuarios no pudieron volver a los centros de día porque el deterioro fue tal que ese recurso ya no era el adecuado.
No creo que tengamos que cambiar la forma de atender a las personas con demencia. Sí considero que las tecnologías, por ejemplo, y la opción de una atención en domicilios ha venido para quedarse, pero creo que la pandemia aún ha puesto más en valor lo necesario que son estos recursos para ralentizar la enfermedad y para cuidar la salud mental de las personas cuidadoras. Ese tiempo de respiro del que siempre hablamos y que los centros de día son capaces de proporcionárselo a las personas cuidadoras. No podemos olvidarnos que esta pandemia también afecto a las personas sanas.

P.- El cambio en el modelo de atención a las demencias es uno de los temas que más se están debatiendo en estos momentos, y así lo debatieron en sus jornadas multidisciplinares. ¿Qué base debería sustentar ese modelo? 
R.- Nuestra apuesta es por los recursos especializados y de proximidad. El desarrollo de estrategias de atención en los entornos rurales con la puesta en marcha de unidades terapéuticas como ya estamos haciendo poco a poco, y con muchísimo esfuerzo, en las distintas asociaciones de la federación. Es importante recalcar que, a diferencia de otros servicios, nosotros ofrecemos recursos profesionalizados y especializados en la atención al alzhéimer y otras demencias neurodegenerativas.
El valor de que la federación esté conformada por 15 asociaciones, unas más grandes y otras más pequeñas, está en que ponemos todo de nuestra parte para llegar a los lugares más rurales y descentralizados, con lo que ello conlleva, para poder dar servicio a aquellas familias que no cuentan con recursos de proximidad.

P.- Al hablar de Alzheimer es imprescindible hacerlo del bienestar de la persona que lo padece, pero también del de sus seres cercanos. ¿Cuáles son las demandas de los familiares en estos momentos?
R.- El binomio persona enferma-cuidadora es básico en la concepción de la intervención. Es importante dar soporte a las familias cuidadoras en el ámbito de la formación, del respiro familiar y el apoyo a la compatibilización de su vida laboral con el cuidado.
Llevamos tiempo reivindicando también la compatibilidad del servicio de ayuda a domicilio con otros recursos como los centros de día. La realidad actual es que hay personas mayores cuidando de personas mayores con demencia. En estas situaciones necesitamos que, por ejemplo, sea compatible la ayuda a domicilio para la persona cuidadora y el servicio de centro de día para la persona con demencia.

P.- Los centros de día y los profesionales que trabajan en ellos, además de los propios senior, han atravesado un año duro. ¿Qué situación se está viviendo actualmente en los centros de atención al Alzheimer de Galicia? ¿Son lugares seguros?
R.- La verdad es que la incidencia ha sido mínima. Tenemos que agradecer el esfuerzo de las familias que en todo momento estaban en comunicación con los centros para ser estrictos con los protocolos y también al esfuerzo del equipo de profesionales expuestos a mayor carga de trabajo y mayor nivel de estrés.

P.- Al margen de la pandemia, existen otras cuestiones, como la concienciación social sobre esta enfermedad, que no debe abandonarse para, como usted ha reiterado en varias ocasiones, dejar de ser invisibles. ¿Considera que los gallegos estamos comprometidos con la lucha contra el Alzheimer?
R.- En este tema creo que tenemos mucho trabajo que llevar a cabo, además, como maestra que fui, creo que hay un campo muy importante donde a partir de actividades intergeneracionales se le puede dar vida a los mayores y valores a la población más joven.

P.- ¿Y por parte de las Administraciones? ¿Se sienten, desde Fagal, respaldados para desempeñar sus proyectos?
R.- Si algo sabemos es que hemos llegado hasta aquí con la colaboración de todos los agentes sociales implicados. Es cierto que 2020 ha sido un año duro y se han desviado muchos esfuerzos para luchar contra la Covid, pero ahora no debemos olvidar que seguimos envejeciendo y con ello, que el número de personas con demencia va en aumento. Se estima que en 2050 el número de casos se triplique, por eso, ahora más que nunca, hay que trabajar conjuntamente centrándonos en la prevención y detección precoz. De hecho nuestro Día Mundial del Alzheimer 2021 girará entorno a esta premisa: ‘Ahora, mañana será tarde’.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal