Miércoles, 21 de Abril de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Los expertos reclaman mejoras en la confluencia entre los servicios sociales y los de salud

Redacción 26-03-2021

COMPARTIR
Los expertos reclamaron mejoras en la confluencia entre los servicios sociales y los de salud, durante la cuadragésimo octava Semana de Humanidades de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao (ACMB), cuyo eje fue, en esta ocasión, ‘La labor del personal sociosanitario frente a la pandemia’. La diputada foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de Bizkaia, Teresa Laespada, inauguró, el evento y le acompañó el presidente de esta entidad, Ricardo Franco Vicario. Las conferencias, que se desarrollaron durante tres días (23, 24 y 25 de este mes), y se pudieron seguir a través de Internet. 

La diputada Laespada destacó el papel de los servicios públicos en el sostenimiento de la vida y la salud de tantas personas, “una tarea desarrollada fundamentalmente por mujeres”. En este sentido, reclamó “más política social, más política pública, más gobernanza global sostenible, equitativa y justa”. A su entender, necesitamos “más política que cuida a los miembros de su sociedad” porque “en estos días de desconcierto, de brechas, la política debe recuperar el liderazgo”.

Por su parte, Franco Vicario, en su bienvenida, señaló que “desde hace ya unos años, el perfil del adulto mayor residente ha variado, aumentando su edad y, con ello, las comorbilidades que presentan en muchos casos, haciendo que estos centros de atención sociosanitaria —que no son hospitales—, atiendan con mayor frecuencia a personas con un grado muy alto de fragilidad. Mi labor como médico internista me permite conocer con exactitud la realidad de estas personas mayores frágiles, con múltiples comorbilidades y no es nada fácil garantizar su bienestar y su salud”.

CONFERENCIAS
La primera de las conferencias la impartió Fernando Fantova, exviceconsejero de Asuntos Sociales del Gobierno Vasco, quien abordó la ponencia ‘¿Vamos hacia una atención más integrada para un mayor bienestar’. Según dijo, “mi punto de vista sobre lo que ha sucedido particularmente en las residencias de personas mayores está muy relacionado con una falta de claridad en la zona de conexión entre los servicios sociales y los servicios de salud”.

Tal y como señaló el experto, “hemos tenido una llamada de atención, porque llevamos 35 años hablando de la atención integrada, social y sanitaria, y de la coordinación e integración de servicios sociales y servicios de salud, y no acabamos de acertar”.

El consultor social consideró que una explicación se puede hallar en que “mientras los servicios de salud se han universalizado y han definido un perímetro de actividades y responsabilidades con toda la población, los servicios sociales no han tenido este mismo desarrollo. Asimismo, los servicios sociales han ido recogiendo, de alguna forma, diversas necesidades diferentes y con cometidos que no siempre son fáciles de definir”.

A continuación, Fabiola Moreno, trabajadora social sanitaria, habló sobre ‘Covid-19 y humanización’. Con relación al trabajo social sanitario, la experta subrayó que “actúa de forma directa, autónoma e independiente, en armonía con el resto de los equipos asistenciales, tanto hospitalarios como de atención primaria y en constante relación con los servicios sociales municipales y forales porque las decisiones o las prescripciones no siempre precisan de ellos; de hecho, la mayor parte nuestras intervenciones tienen mucho más que ver con el acompañamiento en la toma de decisiones y en la utilización y optimización de sus propios recursos o en  la intervención terapéutica, esa en la que todos los profesionales sanitarios nos empeñamos y que, en nuestro caso, resulta fundamental”.

Moreno incidió en que “en esta realidad social se va vislumbrando la necesidad de delimitar las formas de relación sociosanitaria: el espacio, el ámbito, el margen en el que la demanda de atención sanitaria y social coinciden para resolver necesidades mixtas que aparecen al mismo tiempo y que actúan a modo de vasos comunicantes en un momento dado; desaparecen o permanecen dependiendo del proceso y de la evolución”. 

La trabajadora social reivindicó “respuestas flexibles, bien coordinadas y ágiles en su concreción. Respuestas eficaces que se anticipen a los acontecimientos y en las que actúe el principio de prudencia y de protección: siempre beneficiar aunque haya que rectificar. No perjudicar para no tener que lamentar”.

Por último, Emma Sobremonte, profesora del departamento de Trabajo Social y Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Deusto, pronunció la conferencia ‘El futuro postcovid-19: aprendiendo del presente’. Según manifestó, “desde la universidad tenemos la responsabilidad de formar a las futuras generaciones para la toma de conciencia del mensaje que nos trae la pandemia a la humanidad y para que estén preparados para el afrontamiento multidimensional de sus consecuencias”. 

Según dijo, “el virus ha cuestionado sin tapujos nuestro modelo de sociedad, nuestros sistemas de protección y nuestros valores. Nos ha confrontado con la deshumanización y la desigualdad social estructural, pero al mismo tiempo ha puesto en valor sin previo aviso, que el bien más valioso que poseemos es el capital humano y social. Los extraordinarios esfuerzos de los profesionales sanitarios y sociales, las iniciativas valientes y creativas de solidaridad ciudadana y la resiliencia de las personas ante la situación son sus principales manifestaciones”. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal