Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:01:13Viernes, 30 de Octubre de 2020
Atrás

Bizkaia aboga por un 'equilibrio ético' entre la vida en las residencias y el control del virus

Redacción 24-09-2020

COMPARTIR
El diputado de Acción Social, Sergio Murillo, subrayó que hay que buscar un “equilibrio ético entre la vida que tiene que suceder en los centros residenciales y el control de la introducción del virus”, porque no son ajenos a cuanto ocurre en la comunidad. “Estamos trabajando para minimizar y controlar el impacto del virus, pero las residencias no pueden ser centros blindados, allí debe seguir la vida”, indicó Murillo. 

En este sentido, el diputado afirmó que queda mucho trabajo por hacer, con un esfuerzo sostenido en el tiempo que se extenderá, con seguridad, más allá de 2020. 

La Diputación Foral de Bizkaia viene activando, desde junio, coincidiendo con el fin de la fase tres de la desescalada, un plan conjunto de vigilancia, prevención y control de la Covid-19 en centros residenciales acordado con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco para detectar, responder de manera inmediata y controlar los posibles nuevos brotes del Covid-19 en los centros de servicios sociosanitarios del territorio.

CUATRO GRANDES BLOQUES
El diputado foral de Acción Social compareció, a petición propia ante las Juntas Generales, para detallar las medidas desplegadas desde junio con este plan que consta de cuatro grandes bloques: vigilancia, prevención, control y apoyo en la atención.

En cuanto a la vigilancia, se han establecido cauces de comunicación entre el Departamento de Salud y en la Diputación foral de Bizkaia. De esta manera, se encargan de que la información de sospechas por síntomas, contactos o positivos que se detectan en los rastreos que hace Osakidetza, adviertan al sistema de servicios sociales, y viceversa, de forma que cualquier conexión entre los brotes o contagios puedan activar los planes de contingencia de los centros.

En relación a la prevención, desde el final de la fase tres de la desescalada, los cinco equipos de respuesta rápida de la diputación han realizado más de 15.000 PCR, que posteriormente han analizado los laboratorios de Osakidetza. En este sentido, se están desplegando dispositivos especiales por comarcas para hacer pruebas PCR al personal de todas las residencias y centros de día. En Amorebieta-Etxano, Zalla y Markina se han hecho cribados preventivos para las comarcas de Durangaldea, Arratia, Encartaciones y Lea-Artibai. Asímismo, se han realizado en zonas donde ha habido importantes brotes como Gernika y Mungia.

Además, en coordinación con el Departamento de Salud del Gobierno vasco, se formaron a 20 técnicos en Prevención y Control de la Infección, que tendrán asignados un número reducido de centros, con visitas periódicas para la implementación de medidas de prevención y control.

Relacionado con el control de la pandemia, los profesionales de Inspección de Servicios Sociales de la diputación y técnicos de Salud Pública del Gobierno Vasco realizaron hasta la fecha más de 220 inspecciones que, además de la labor fiscalizadora, tienen una función de control.

Asimismo, los cinco equipos de respuesta rápida realizan PCR en 24 horas desde la detección a los centros que tienen algún caso de profesional o persona usuaria con positivo. Se realizan pruebas diagnósticas a los contactos estrechos, sean éstos personas usuarias, profesionales o visitas, en su caso. Esta rapidez y nivel de pruebas permite que los centros puedan realizar una mejor sectorización, aislando de forma efectiva a las personas con positivo y evitando el contagio.

Por último, las Unidades Residenciales Sociosanitarias Especializadas en Covid-19 acogen a los casos positivo y de mayor complejidad clínica que no necesitan acudir al hospital, o incluso tras alta hospitalaria. Cumplen una función intermedia entre las residencias y los hospitales, sin sustituir a ninguno de los dos. Además, acogen a los casos positivo que no pueden aislarse con garantías en sus centros residenciales de origen.

Para su puesta en marcha, el plan cuenta en estos momentos con 130 profesionales dedicados a luchar contra el virus en los centros sociosanitarios de Bizkaia, 80 de ellos en la unidad sociosanitaria especializada de Birjinetxe, y 50 más entre técnicos de Prevención y Control de la Infección y personal que realiza inspecciones, respuesta rápida y PCR.

CICLOS DE FORMACIÓN
Durante el mes de junio, el departamento de Acción Social organizó en colaboración con el Departamento de Salud, el ciclo de formación ‘Estrategias y técnicas de prevención y actuación ante el Covid-19 en centros sociosanitarios’, con un total de 2.327 personas inscritas, que abordó el uso de los EPI y la organización de los centros para prevenir la introducción y expansión de la Covid-19. 

En septiembre se desarrolló otro ciclo formativo –en el que se inscribieron 2.000 personas– que abordó la elaboración de informes epidemiológicos, las buenas prácticas en la expansión del virus y las técnicas para trabajar las capacidades funcionales de las personas usuarias en este contexto. Todo ello con el objetivo de proveer de técnicas, herramientas y conocimiento en medidas de seguridad a los profesionales de la red residencial, con los que protegerlos, junto con las personas usuarias de estos centros residenciales.

SE ABRE EL 'PASEO TERAPÉUTICO'
La nueva Orden Foral de la Diputación de Bizkaia regula, conjuntamente, las salidas y las visitas de familiares en centros residenciales de mayores y personas con discapacidad. La institución considera que se trata de “elementos esenciales en la salud física y emocional de las personas residentes” y que se llevarán a cabo dentro de las limitaciones necesarias para evitar la expansión de la Covid-19.

De esta manera, la institución abre los paseos en los centros y mantiene el actual régimen de visitas. Desde la institución abogan por las visitas por una cuestión de bienestar emocional, así como por los paseos terapéuticos, que contribuyen a minimizar la repercusión del confinamiento en las personas ingresadas en residencias. 
“Las salidas de las personas residentes serán, prioritariamente, paseos terapéuticos, en espacios abiertos del entorno de la residencia, acompañados por personas familiares o allegadas”, señalan desde la diputación. Deberán extremarse todas las medidas de higiene, protección individual y pautas de distancias, medidas que deberán ser supervisadas por el personal del centro.

En relación con las visitas, estas se seguirán realizando, pero limitadas a una persona por residente, extremando las medidas de prevención e higiene, con horarios programados y con una duración máxima de una hora al día. Se posibilitarán, al menos, visitas dos veces por semana por persona residente, y preferiblemente la realizará la misma persona. Estas visitas presenciales deberán completarse con otros sistemas alternativos y telemáticos como las videollamadas o videoconferencias.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal