Lunes, 18 de Octubre de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

'Necesitaríamos duplicar el número de geriatras para cubrir, al menos, las necesidades más básicas de los mayores'

Redacción EM 15-09-2021

COMPARTIR
-¿Qué necesidades médicas tienen los mayores que viven en Castilla y León? ¿Cree que se cubren de forma satisfactoria?
El grupo de personas mayores no es un colectivo homogéneo. Los principales problemas sanitarios para las personas mayores de 65 años son las fracturas de cadera, las afecciones oftalmológicas, la atención en las enfermedades neurodegenerativas –especialmente las demencias–, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Todas ellas tienen una alta prevalencia en los ancianos. Afortunadamente, en todas ellas se están haciendo grandes progresos y cada vez disponemos de mejores tratamientos para hacerles frente.

En cuanto a las demencias, podemos decir que, en general, la enfermedad de Alzheimer y otros tipos serán un serio problema de salud en los próximos años, dado que tienen una alta prevalencia entre los mayores y aún no disponemos de tratamientos efectivos.

En cuanto a la enfermedad coronaria, es una de las afecciones más prevalentes en los mayores y que constituye uno de los principales problemas de salud con los que hemos de lidiar en los próximos años.

En España, en el año 2050, los mayores de 65 años representarán más del 30% del total de la población. Los octogenarios superarán los cuatro millones. La influencia del este grupo de población va a aumentar de forma muy importante y habrá que atender sus necesidades sanitarias de la mejor manera posible. Se está realizado un enorme esfuerzo y los estudios pertinentes para reforzar la atención sanitaria a los mayores de 65 años.

-¿Qué necesitan los médicos castellanos y leoneses para proveer una atención óptima a los mayores de la región?
El envejecimiento requiere ser abordado desde un punto transversal por todo el sistema sanitario, apoyándose en la Atención Primaria y en los servicios hospitalarios.

Para abordar este reto, los médicos necesitamos un fuerte impulso a la especialidad de Geriatría. Los mayores constituyen el 40% de la demanda hospitalaria del Sistema Nacional de Salud. Aunque la calidad asistencial es muy buena, un fuerte impulso a las unidades de Geriatría serviría para mejorar la gestión de los recursos y agilizar la atención a los mayores.

En Castilla y León, potenciar la Geriatría sería una forma de abordar las necesidades sanitarias provocadas por el envejecimiento de la población, con el objetivo de disminuir el número de ingresos de los mayores, reducir el consumo de fármacos y, lo que es más importante, mejorar la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes.

Además, la atención integral de la Geriatría a través de los diferentes niveles asistenciales, según los expertos, será una forma de hacer más sostenible el sistema sanitario en Castilla y León.

El Servicio de Geriatría es cada vez más necesario como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, que conlleva, a su vez, un incremento de las dolencias que requieren una atención especializada.

-¿Hay suficientes geriatras para los mayores de Castilla y León? ¿En qué situación se encuentra la especialidad?
A nivel nacional, la especialidad en Geriatría está oficialmente reconocida en España desde 1978, formando parte de las especialidades ofertadas por el sistema de médico interno residente (MIR) desde entonces.

El número de unidades docentes y el de especialistas en formación ha ido aumentando de manera progresiva, pero actualmente en comunidades como Castilla y León, donde el índice de población mayor de 65 años, con un 25,63%, supera la media del conjunto de España, el número de especialistas en Geriatría es claramente insuficiente.

Actualmente, aunque existen geriatras en todos los hospitales de la comunidad, un total de 25 en el sistema público según los últimos datos del Ministerio de Sanidad actualizados a enero de 2019, el número resulta insuficiente. El sistema sanitario público, en estos momentos, necesitaría multiplicar por dos el número de geriatras para cubrir, al menos, las necesidades actuales más básicas.

Según datos del Ministerio de Sanidad, en España solo hay 26,8 geriatras por cada 100.000 habitantes mayores de 75 años. Conocer más y mejor las necesidades de las personas mayores era ya uno de los retos de países como España, que están llamados a estar entre los más envejecidos del mundo en la próxima década.

Desde la Sociedad Española de Medicina Geriátrica, se estima que sería necesaria una tasa de 35 geriatras por cada 100.000 personas mayores de 75 años, muy superior a la actual y estiman que el déficit en el Sistema Nacional de Salud podría ser del 60%.

El déficit de médicos en determinadas especialidades es un problema que llevamos reivindicando desde el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León desde hace más de una década.

También es necesaria una mayor dotación de los médicos de Atención Primaria y de profesionales en residencias de mayores. Pese a los esfuerzos realizados, sigue habiendo pocos profesionales.
El modelo sanitario se enfrenta también al reto del relevo generacional. Según el Estudio de Demografía Médica presentado en 2019 por el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, el 46% de los profesionales en activo en la comunidad posee 55 años o más.

En Castilla y León, serán casi 5.000 médicos los que se podrán jubilar en los próximos diez años. Las plantillas más envejecidas se encuentran en las especialidades de Medicina de Familia, Traumatología y Cirugía General. La reposición de profesionales por el recambio generacional en especialidades como Medicina Familiar y Comunitaria, Geriatría y Cirugía General será insuficiente en los próximos diez años.

-¿Son los consultorios rurales una solución real o un parche a un problema que todavía tiene un largo recorrido?
Los planes de reorganización de la Consejería de Sanidad en los centros de salud y consultorios en el medio rural, que se pusieron a prueba antes de la crisis sanitaria, tampoco solucionan el déficit de médicos y especialistas necesarios para atender a las personas mayores en la comunidad, además de generar un gran debate político y social.

El nuevo sistema de citas a demanda en Atención Primaria exige adaptarse a las nuevas tecnologías, a las que los usuarios de mayor edad no están acostumbrados; e introduce, entre otras novedades, la selección entre atención presencial o telefónica.

Desde el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León queremos incidir en que la relación médico-paciente debe ser presencial. En este sentido, la Organización Médica Colegial ha puesto en marcha una campaña para que el acto médico y la relación médico-paciente sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

La situación es especialmente preocupante en Atención Primaria, donde la tasa de reposición de facultativos es inferior a uno; con lo que cada vez es más difícil completar las plantillas y mantenerlas en funcionamiento para sustituir incluso las bajas temporales, lo que se agrava en caso de las zonas rurales. A esta situación hay que añadir las previsiones de jubilación de médicos en los próximos años.

Sobre todo, se nota la falta de plantilla en las zonas de difícil cobertura sanitaria. Soria, Gredos en Ávila, El Bierzo en León; Sanabria en Zamora;  así como la zona norte de Palencia y Burgos son algunos de los territorios donde se produce una sobrecarga de bajas que provoca que cada vez haya menos facultativos para atender a una población muy dispersa desde el punto de vista geográfico.
También hay que tener en cuenta que las condiciones socioeconómicas de algunas de esas plazas en las zonas rurales no son las mejores, comparadas con las de las ciudades. Hay que desplazarse a varios consultorios en un mismo día que, en algunas ocasiones, no disponen de todos los recursos necesarios. El médico que ejerce en el entorno rural también ve reducidas sus posibilidades de desarrollo profesional en comparación con sus homólogos en la ciudad. Esto se nota también a la hora de no querer asumir esas plazas. Quizás hay que plantearse dotarlas de beneficios específicos para hacerlas más atractivas.

Lo que sí es evidente, vistos estos datos y cómo se va desgastando la plantilla de Atención Primaria, con cada vez más jubilaciones que no se reponen, es que la Sanidad de Castilla y León necesita una reorganización seria, que debe ser consensuada con las organizaciones profesionales para conseguir un gran pacto social por la sanidad. Es urgente y nos jugamos el futuro del sistema sanitario y la salud de todos los ciudadanos que viven en Castilla y León.

-Actualmente existen varios modelos de cuidados a las personas de la tercera edad, como la atención en residencias, centros de día y en los propios domicilios. Incluso en los últimos años está surgiendo el cohousing o vivienda colaborativa. ¿En su opinión, cuál sería el modelo más adecuado?
Cada persona, por cuestiones de edad o de patologías, requiere una atención personalizada. La atención centrada en las necesidades de cada persona y su entorno familiar es el modelo a seguir. Por eso es necesario que tanto instituciones y organizaciones profesionales tengan en cuenta las diferencias existentes entre las diversas formas de afrontar el envejecimiento que confluyen en nuestro país y desarrollen prestaciones y servicios acordes a las necesidades y preferencias actuales.

El envejecimiento de la población española y el incremento de la esperanza de vida es considerado un éxito de nuestro sistema sanitario y de las formas de vida que desarrollamos, pero no podemos obviar que esta situación genera una gran diversidad de necesidades tanto en el Sistema Nacional de Salud como para el entorno familiar del colectivo de personas de la tercera edad.

Actualmente, en Castilla y León, se debate el proyecto de Ley reguladora del modelo de atención residencial para cuidados de larga duración. El modelo que se pretende implantar se basa en el modelo de atención integral y centrado en la persona (ACP) dirigido a superar el de atención tradicional, de corte fundamentalmente sanitario.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal