Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:12:07Viernes, 19 de Julio de 2019
Atrás

Acalerte estima que, si se invirtiese el 2% del PIB, la dependencia de Castilla y León estaría a la cabeza de Europa

Redacción 15-05-2019

COMPARTIR
Según el informe de la Federación Empresarial de Atención a las Personas de Castilla y León (Acalerte), presentado ayer en el Museo Patio Herreriano, en Valladolid, Castilla y León es la comunidad líder en atención y gestión de la Ley de la Dependencia. Unos datos que mejorarían si la inversión del Estado y las regiones fuese mayor. Según Acalerte, el informe ‘El Caos de la Dependencia en España’ pone de relieve la rapidez en la valoración y resolución de las solicitudes en la región y manifiesta el elevado nivel de gestión de las plazas públicas, concertadas y privadas con la adaptación a los nuevos modelos, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades. 

De hecho, el documento explica "por qué, actualmente, hay 19 interpretaciones sobre quién y cómo es dependiente, así como 19 interpretaciones sobre qué servicios o prestaciones hay que ofrecerles, todo fruto de una sola ley", explican desde Acalerte.

Según el informe, en Castilla y León la única subida del concierto público en los últimos diez años se produjo este año, con un aumento del 1,2 correspondiente a la valoración del IPC. Según la entidad, el gran problema de la comunidad en aplicación de la dependencia está en la financiación: “Creemos firmemente que podemos estar en la cabeza de los servicios sociales en Europa si conseguimos mejor financiación, entendemos que debemos mejorarla no solo para dependencia, sino también para las personas mayores”.

EQUIPARAR LA FINANCIACIÓN A LA GESTIÓN
Para el presidente de Acalerte, Diego Juez, “si se equiparase la financiación a la gestión nos pondríamos por encima del resto de países de Europa". Juez estima que "si tanto el Estado como las comunidades dedicasen el 2% del PIB a la dependencia, las personas realmente tendrían cubiertos sus derechos adquiridos en el denominado Cuarto pilar del Estado del Bienestar”. 

Acalerte explicó que existen diferencias de hasta el 40% en los precios a lo largo del territorio nacional. El precio medio de una plaza española se sitúa sobre los 1.777 euros y la media en Castilla y León apenas llega a los 1.350 euros o 1.450 euros. Unas cuantías, aseguran desde Acalerte, que se alejan de los 2.050 euros en Navarra. “Con estos precios se hacen milagros gracias a la capacidad de trabajo de nuestras gentes”, concluyó Juez.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal