Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:03:55Lunes, 17 de Junio de 2019
Atrás

Diego Juez / Presidente de la Federación Castellano Leonesa de Atención a la Dependencia (Acalerte)

'La región se enfrenta a retos como la despoblación, y los centros privados tenemos que innovar constantemente'

Horacio R. Maseda 11-04-2019

COMPARTIR
Pregunta.- Desde Acalerte han mostrado, en numerosas ocasiones, su preocupación por la modificación en la normativa estatal sobre la prestación farmacéutica en residencias que obliga a los centros residenciales de más de 100 plazas a disponer de una farmacia hospitalaria. Desde su punto de vista, ¿cuáles son los inconvenientes de esta nueva normativa?  

Respuesta.- En Castilla y León estamos apostando por un modelo que pone en el centro a la persona, que trata de que las personas vivan como en sus propias casas. Un modelo que se ha impulsado, además, desde la Junta de Castilla y León, que tiene una gran acogida entre los profesionales y, sobre todo, entre los usuarios, y que es un sistema de éxito.  

Un modelo que muestra a un centro residencial no como un hospital, sino como la casa de una persona con más de 65 años que requiere de una atención específica –apoyos para realizar las actividades básicas de la vida diaria– y que ha llevado a los profesionales a realizar obras en los centros de gran calado que han revertido en el propio bienestar de los usuarios.

Por eso, no entendemos que ahora se exija dar un paso atrás en todo ese proceso sin tener en cuenta el modelo aplicado, obligando al usuario a tener que pagar dos veces por disponer de un farmacéutico y que, además, se realiza sin valorar las carencias de profesionales farmacéuticos con título FIR (paralelo al MIR en medicina) disponibles y con tan solo un plazo de 12 meses de tiempo para que los profesionales del sector puedan adaptar sus centros.

P.- Precisamente, hace poco más de un mes se reunieron con el Ministerio de Sanidad para tratar este tema en profundidad. ¿Quieren mantener su relación actual con las farmacias de la zona o han propuesto alguna alternativa intermedia?  

R.- Nuestro deseo es seguir trabajando con las farmacias de cada zona. Nuestras residencias son, en muchos casos, las únicas empresas abiertas en algunos municipios. Actualmente, se realizan las compras de los medicamentos y productos farmacéuticos en la farmacia de cada localidad, por lo que la medida revertiría directamente en los pequeños negocios, que no podrían seguir suministrando estos productos debido a que los licenciados con un servicio público de estas características no disponen del título que se demanda en este decreto (el FIR) y del que tan solo se han convocado 267 plazas para toda España.

A nosotros se nos consulta para realizar estas medidas, presentamos las alegaciones y ahora lo que sentimos es que no se tienen en cuenta. Pero aún queda camino, y esperemos que al final se pueda revertir la situación que afectaría directamente a los negocios locales y a los propios centros.

P.- En otro orden, a finales de noviembre del año pasado, el Tribunal Supremo declaró nulo el Decreto 14/2017 de autorización y funcionamiento de los centros de carácter social para la atención a las personas mayores de Castilla y León. ¿Qué opinan al respecto? 

R.- Desde Acalerte, como le decía al principio, apostamos y apostaremos por el modelo ‘En mi casa’ porque es el que dignifica a las personas mayores usuarias y a los profesionales. Esperemos que la situación se revierta. El hecho de que esté en ‘pausa’ no nos beneficia, al contrario, pero ni a nosotros ni a los profesionales. Espero que los aspectos que deban ser modificados puedan resolverse lo antes posible para que el ‘limbo’ en el que estamos no pase factura al sector y, sobre todo, sirva de ‘coladero’ para que los malos gestores retrocedan a modelos que no respetan a las personas, a su dignidad y a sus derechos. 

P.- Desde Satse insisten en que, para su elaboración, no se contó con el sector público y que "se hizo un decreto a la carta para las asociaciones empresariales". ¿Cree que se ha podido desplazar la opinión de las entidades locales? 

R.- No estoy de acuerdo con esa valoración. El modelo ‘En mi casa’ se ha pilotado en centros públicos tanto de corporaciones provinciales como de la propia Gerencia de Servicios Sociales, y se ha visto que es un éxito.  Las entidades locales han estado implicadas en el proceso de la misma manera que nosotros. Creo que con eso respondo a su pregunta.

Lo que me gustaría es que todos los que hablan del modelo fuesen a las residencias. Primero a una que no lo aplica y, después, a otra que dispone de las unidades de convivencia. Que pregunte a las personas usuarias y a los trabajadores.

P.- Entonces, ¿es el modelo ACP de las unidades de convivencia el sistema adecuado, también, para el futuro a largo plazo?  

R.- En mi opinión, sí. Iremos adaptándonos, eso está claro. Ahora ya hay centros que incorporan el wifi gratuito, que disponen de ordenadores y tabletas, que incorporan domótica e incluso los robots para el desarrollo de terapias, y ya es normal ver animales por las instalaciones. 

Pero, obviamente, todos queremos estar en nuestra casa el mayor tiempo posible, y los modelos irán tendiendo a lograrlo, y cuando queramos ir a vivir a una residencia, a vivir, lo haremos. Y formaremos nuevas familias y nuevos modelos de hogar, pero querremos seguir teniendo la sensación de pertenencia a nuestro espacio, con nuestra intimidad, rodeados por nuestros muebles, nuestras fotos… Nuestra vida no se para, continúa en la residencia.

P.- El Dictamen del Observatorio Estatal vuelve a otorgar a Castilla y León un sobresaliente en la gestión de la Ley de Dependencia. ¿Cómo valoran ustedes la gestión del SAAD que se ha hecho hasta ahora en la comunidad? ¿Qué aspectos cree que son necesarios mejorar?  

R.- En Castilla y León tenemos la suerte de contar con uno de los mejores Sistemas de Atención a la Dependencia en España, como dicen todos los barómetros, y sabemos que la situación en otras comunidades es insostenible.  El trabajo con la Junta de Castilla y León es importante, lo ha sido en la aplicación del nuevo modelo ‘En mi casa’ y en muchos aspectos que llevan a que el sistema esté como actualmente se encuentra, siendo uno de los mejores del país.

Lo que solicitamos al estado es aumentar la partida presupuestaria de dependencia. Desde las Administraciones territoriales se están realizando verdaderos esfuerzos para mejorar la calidad asistencial de los mayores. Sin lugar a duda, nuestra región se enfrenta a grandes retos como la despoblación y las bajas pensiones que hace que desde los centros privados tengamos que innovar constantemente para mejorar la atención. Nosotros creemos en la libertad de las personas para elegir el centro que deseen y, por ello, apostamos por mejorar la prestación vinculada al servicio, ya que fomenta la competencia y mejora la atención a los mayores. Los bajos precios que se aplican en el sector hace que la situación de algunos centros sea muy difícil porque, si bien los precios no se han incrementado en exceso, el coste de la vida sí lo hace y los costes de estos aumentos de la calidad de vida los asume la propia residencia, lo que provoca que en muchos casos se llegue a situaciones muy difíciles de mantener.

P.- ¿Qué objetivos se marca Acalerte para este 2019?  

R.- Estamos celebrando los 25 años del movimiento asociativo. 25 años de mucho trabajo que ha llevado hasta la situación actual donde los retos de futuro están en lograr que se siga luchando por dignificar el sector. 
Nosotros trabajamos por y para las personas y todos los profesionales que trabajan en los centros, desde la cocinera hasta el director,. Nos tomamos el trabajo como algo más que como una responsabilidad: con valores de coherencia y respeto.

Desde el sector queremos que socialmente se reconozca la labor de todos y cada uno de los trabajadores, para lograr dotar de dignidad a su profesión y se valore el trabajo que realizan.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal