Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:23:35Martes, 19 de Junio de 2018
Atrás

‘A gusto en mi casa’, un proyecto para que los mayores del medio rural vivan en su hogar

Redacción 13-06-2018

COMPARTIR
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, presentó, el mes pasado, un nuevo proyecto de innovación social que se pone en marcha en Castilla y León denominado ‘A gusto en mi casa’. Desde la Junta aseguran que con esta iniciativa “ponen en marcha un verdadero laboratorio social con el que quiere experimentar y obtener las evidencias de que es posible crear un sistema eficiente de atención a los mayores dependientes, con discapacidad o pacientes crónicos a través de los apoyos y servicios sociosanitarios que necesiten y en sus propios hogares”. 

De la misma manera, señalan desde la Junta, “supone un importante punto de inflexión, pues la decisión respecto a la provisión de servicios se desplaza desde la aplicación de un baremo que iguala a las personas, hacia el reconocimiento de la individualidad y singularidad de cada situación”.

La realidad sociodemográfica de Castilla y León se caracteriza por un acusado envejecimiento de la población, que está muy dispersa en el territorio y que, sobre todo, vive en el medio rural. Por eso, “este proyecto está pensado por y para el medio rural y con la mejor atención posible a las personas que viven en él”, indican desde la Consejería de Familia.

García señaló que ‘A gusto en mi casa’ es una de las experiencias innovadoras recogidas en la ‘Estrategia de prevención de la dependencia para las personas mayores y de promoción del envejecimiento activo 2017-2021’. Para su puesta en marcha, se ha seleccionado una zona representativa de la realidad sociodemográfica de la región correspondiente a la provincia de Ávila.

Por este motivo, la consejera de Familia firmó un convenio de colaboración con la Diputación de Ávila y los ayuntamientos de Las Navas del Marqués, Navalperal de Pinares, Peguerinos y Hoyo de la Guija, El Hoyo de Pinares y El Tiemblo, lugares en los que se va a desarrollar el proyecto. También será necesaria la coordinación entre Familia y Sanidad, así como entre los centros de salud de Atención Primaria, las entidades Pronisa/Asprodes y Cruz Roja, la Universidad de Valladolid y distintas asociaciones a modo de red de apoyo vecinal.

El proyecto se va a desarrollar durante 30 meses, con lo que se extenderá hasta diciembre de 2020. Durante este periodo, se irán incorporando progresivamente en torno a 15 personas cada mes. En el pilotaje participan 100 personas, preferentemente de 65 y más años, con dependencia, discapacidad o enfermedad crónica que viven en su vivienda habitual, para favorecer la permanencia en su domicilio.

PREVENIR Y ACTUAR
La consejera explicó que la finalidad de este proyecto es prevenir y actuar ante hogares en riesgo de forma proactiva, desde los sistemas de protección públicos, con procesos sociosanitarios integrados, dotando a las personas que vivan en esos hogares de los elementos necesarios para que sean hogares seguros desde la perspectiva de la calidad de vida. 

Por ese motivo, la primera actuación será valorar el nivel de riesgo del hogar dentro de una escala con distintos niveles de riesgo para, a continuación, planificar las actuaciones necesarias para convertirlo en hogar seguro. Es importante el hecho de que, no serán tanto las personas las que soliciten esos apoyos, sino que serán los profesionales de referencia de estas personas los que actuarán de forma proactiva, adelantándose a sus posibles necesidades y dándoles los apoyos que necesiten.

Entre esos servicios, se encontrarán posibles adaptaciones de vivienda; ayudas técnicas para la promoción de la autonomía; incorporación de nuevas tecnologías como sensores, controles o avisadores y paquetes flexibles de servicios a la carta adaptados a las necesidades y deseos de las personas. Entre estos servicios estarán los de proximidad, apoyo a familias, centros de día y centros multiservicios, ayudas económicas o subvenciones, productos de apoyo, servicios sanitarios y teleasistencia avanzada. 

LAS FASES
El pilotaje se realizará en varias fases. En primer lugar, se informará a la persona a través del Ceas sobre la posibilidad de participar en este proyecto. A continuación, se firmará con la persona un acuerdo de adhesión y se comunicará al centro de salud la participación de esta persona, para posteriormente realizar una valoración inicial tanto del hogar como social y del entorno; el gestor del caso hará una propuesta de adaptación del hogar y un plan provisional de apoyos que, en una siguiente fase, se aplicarán. En los dos meses siguientes, se elaborará un proyecto de vida para esa persona y el profesional de referencia realizará la historia de vida, que especifican de cada persona con los apoyos o el plan de cuidados sanitarios. 

El proyecto va a contar con una financiación específica de cuatro millones de euros y la evaluación y seguimiento del mismo la llevará a cabo la Universidad de Valladolid, ya que la Junta de Castilla y León quiere obtener información rigurosa y suficiente, ofrecida por los propios usuarios, que permita una valoración de las fortalezas y debilidades de este proyecto con la intención de hacerlo extensible al resto de la comunidad. También son destacables los beneficios que tendrá para el empleo, ya que se estima que se pueden crear unos 40 puestos de trabajo directos en la zona de intervención del proyecto.

En el proyecto se incorporarán innovaciones tecnológicas que se están desarrollando a través del proyecto europeo ‘Wellco’, en el que participa la Junta con países como Dinamarca, Italia, Eslovenia y Países Bajos y que con el que se crea un asistente virtual que ofrezca orientaciones y recomendaciones a las personas en relación a la elaboración de su propio proyecto de vida, su autonomía, independencia y mejora de su salud.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal