Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  09:49:46Miércoles, 22 de Mayo de 2019
Atrás

Una vejez activa protege al cerebro de la demencia

En un estudio estadounidense con más de 450 participantes, aquellos que hacían ejercicio físico tenían cerebros más sanos que aquellos más sedentarios

Redacción EM 08-02-2019

COMPARTIR

Una mujer realiza tareas domésticas.

Universidad de Rush

Los mayores que hacen más ejercicio físico –ya sea deporte o tareas domésticas– pueden mantener su memoria y habilidades cognitivas intactas durante más tiempo, incluso si padecen lesiones cerebrales o biomarcadores vinculados a la demencia, según un estudio de la Universidad de Rush.

El equipo investigador midió los niveles de actividad física en más de 450 adultos mayores, en un promedio de dos años antes de su muerte. Después, examinaron los tejidos cerebrales de estas mismas personas y hallaron que un estilo de vida activo puede generar un efecto protector en el cerebro. Así lo explicó el doctor Aron S. Buchman, autor principal del artículo y profesor del Departamento de Ciencias Neurológicas de Rush.

Además, se llegó a la conclusión de que el ejercicio puede proporcionar una reserva cognitiva para ayudar a mantener las habilidades de pensamiento y memoria cuando hay signos de Alzheimer en el cerebro

A los 454 participantes se les sometió a pruebas físicas y cognitivas cada año durante 20 años. De ellos, 191 tenían demencia, y 263, no. Todos ellos acordaron donar sus cerebros tras su muerte para examinarlos. Más o menos dos años antes de morir, los investigadores dieron a cada participante un monitor de actividad llamado acelerómetro, un dispositivo que se coloca en la muñeca y que controla la actividad física durante todo el día, y que es capaz de detectar desde pequeños movimientos (como caminar por casa) hasta actividades más vigorosas, como rutinas de ejercicios.

En la semana que duró la recogida de datos, los participantes generaron un promedio de 160.000 puntos de datos por día. Las personas sin demencia llegaron a marcar 180.000 cada día, mientras que aquellos que sí la tenían marcaban alrededor de 130.000.

"Hacer ejercicio es una forma económica de mejorar la salud, y nuestro estudio muestra que puede tener un efecto protector en el cerebro", ha puntualizado Buchman, "pero es importante tener en cuenta que nuestro estudio no muestra una relación de causa y efecto". Esto se debe a que es posible que, a medida que las personas van perdiendo capacidades cognitivas, también reducen su ejercicio físico.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal