Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:05:53Sábado, 30 de Mayo de 2020
Atrás

COVID-19

Un invento del siglo XX podría contribuir a la mejora de esta crisis sanitaria

Un proyecto de respirador mecánico, creado en 1995, podría ser la solución al déficit de respiradores artificiales para personas afectadas por los problemas respiratorios provocados por la Covid-19

Redacción EM 13-04-2020

COMPARTIR
Liderados por Lucas Picazo, exdirector médico del Hospital Puerta del Mar de Cádiz y miembro de su Unidad de Cuidados Intensivos durante 41 años, un grupo de jóvenes, expertos en diferentes áreas, está trabajando con el objetivo de impulsar un proyecto de respirador mecánico que Picazo inventó en 1995. Ya jubilado, este experto no ha dudado en involucrarse para hacer realidad su invención y conseguir repartir el máximo número de estos equipos por toda España, contribuyendo así a reducir el déficit de respiradores artificiales para personas afectadas gravemente por los problemas respiratorios provocados por la Covid-19.

Según Picazo, “el respirador se adapta muy bien a las necesidades concretas de una persona infectada por el SARS-Cov-2 y que ha desarrollado la Covid-19, que provoca una bronquiolitis inflamatoria y colapso de amplias zonas pulmonares bilaterales con hipoxemia. Este sistema provoca la apertura de dichas zonas mediante freno espiratorio y PEEP, una técnica mecánica que a menudo se utiliza al ventilar a un paciente inconsciente, permitiendo que tenga más posibilidades de superar la enfermedad. Además, es un sistema sencillo de fabricar, muy eficiente y distinto a los ya existentes”.

La ventilación con jet continuo extratraqueal (VentiJet) es una técnica de ventilación mecánica controlada por tiempo y caracterizada por un flujo de gas continúo aplicado a la entrada del tubo endotraqueal. Se trata de un sistema de ventilación que podría ser útil en la actual pandemia, debido a su sencillez y sus bajos costes, comparados con ventiladores convencionales.

UN EQUIPO Y UN DESARROLLO PECULIAR
Lucía Picazo, hija del impulsor de este proyecto, y su compañero Francisco Parrilla, ambos de la UCI del Hospital del Mar en Barcelona, han sido los responsables médicos a pie de campo que han gestionado todas las pruebas necesarias para que VentiJet sea, a día de hoy, una realidad. Además, Álex Quintanilla, jugador de fútbol de la Unión Deportiva Ibiza (UD Ibiza), ingeniero industrial y especialista en fluidos, ha liderado todo el diseño y desarrollo técnico del propio sistema. Junto a ellos, diferentes jóvenes expertos en distintas disciplinas, procedentes de Bilbao, Galicia e Ibiza han colaborado en este ambicioso proyecto. 

El proyecto arrancó  hace 2 semanas y ya están en disposición de empezar a distribuirlo a los hospitales que lo necesiten. Su financiación parte de las donaciones de diferentes empresas privadas, gobiernos autonómicos y una campaña de crowdfunding para que todo el mundo que quiera, pueda aportar su granito de arena para luchar contra esta pandemia.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal