Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:42:31Miércoles, 17 de Julio de 2019
Atrás

Un fármaco contra la hipertensión podría ser eficaz contra el Alzheimer

Según un estudio holandés, la nilvadipina consigue aumentar el flujo sanguíneo al cerebro, mejorando las funciones de memoria y aprendizaje

Redacción EM 28-06-2019

COMPARTIR
Según una nueva investigación que buscaba encontrar nuevos tratamientos para atrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, se descubrió que un fármaco para la presión arterial (la nilvadipina) aumentaba el flujo sanguíneo a la memoria y centro de aprendizaje del cerebro sin que afectase a otras partes del cerebro.

Estos resultados indican que la conocida disminución en el flujo sanguíneo cerebral en pacientes con Alzheimer se puede revertir en ciertas regiones. Sin embargo, los autores señalan que una interrogante importante es si este aumento observado en el flujo sanguíneo del cerebro se traduce en beneficios clínicos. Algunas investigaciones anteriores ya habían puesto de manifiesto que el flujo sanguíneo al cerebro disminuye en la fase inicial de la enfermedad de Alzheimer. 

Los investigadores buscaban descubrir si la nilvadipina podría ayudar a tratar la enfermedad de Alzheimer comparando el uso de nilvadipina y de placebo entre personas con Alzheimer de leve a moderado. Asignaron, aleatoriamente, 44 participantes para tomar nilvadipina o placebo durante seis meses. Tanto los investigadores como los participantes desconocían quién recibía el fármaco o el placebo, que se repartieron equitativamente entre los dos grupos. Al inicio del estudio y tras seis meses, los investigadores midieron el flujo sanguíneo en regiones específicas del cerebro con una técnica exclusiva de resonancia magnética (RM).

Los resultados pusieron de manifiesto que el flujo sanguíneo al hipocampo (la memoria y centro de aprendizaje del cerebro) aumentó en un 20% entre el grupo de nilvadipina en comparación con el de placebo. El flujo sanguíneo a otras regiones cerebrales no experimentó ningún cambio en ninguno de los dos grupos.

“Este tratamiento de la hipertensión arterial resulta prometedor, ya que no parece disminuir el flujo sanguíneo al cerebro, lo que podría ser más perjudicial que beneficioso”, manifestó el autor principal del estudio, el doctor Jurgen Claassen, profesor titular del Centro Médico Universitario de Radboud en Nijmegen, Países Bajos. “Aunque no existe un tratamiento médico que no implique riesgos, conseguir un tratamiento para la hipertensión arterial podría ser importante para mantener la salud cerebral en pacientes con la enfermedad de Alzheimer”.

Los investigadores advierten que un límite del estudio fue que el tamaño de las muestras fue insuficiente y el tiempo de seguimiento demasiado breve para estudiar de forma confiable los efectos de este aumento del flujo sanguíneo cerebral en las mediciones cognitivas y estructurales del cerebro.

“En el futuro, debemos averiguar si la mejora del flujo sanguíneo, especialmente en el hipocampo, se puede utilizar como tratamiento de apoyo para retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, sobre todo en sus fases más tempranas”, afirmó el doctor Claassen.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal