Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:46:51Lunes, 16 de Septiembre de 2019
Atrás

Un análisis de sangre puede ser clave en la prevención de la enfermedad de Alzheimer

La revista Neurology publicó los resultados de esta prueba que resulta todavía más esperanzadora al combinarla con la edad y el factor de riesgo genético, alcanzando una precisión del 94%

Redacción EM 09-09-2019

COMPARTIR
Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington ha elaborado un estudio, publicado en la revista Neurology, que mide los niveles de la proteína beta amiloide en la sangre para descubrir la presencia de Alzheimer, antes de que aparezcan los primeros síntomas. Los grupos dañinos de proteínas comienzan a acumularse en el cerebro de una persona hasta dos décadas antes de que esta desarrolle la pérdida de memoria y confusión características de la enfermedad. Cuando los niveles de amiloide en sangre se combinan con la edad y el riesgo genético, los cambios cerebrales propios de las fases más tempranas de esta patología pueden identificarse con un 94% de precisión.

"A día de hoy, para la realización de ensayos clínicos, examinamos a las personas con escáneres cerebrales, algo muy costoso y que requiere de mucho tiempo. Además, la inscripción de los participantes lleva años", afirmó el autor principal del estudio, Randall J. Bateman, a lo que añadió que “con un análisis de sangre, podríamos examinar a miles de personas cada mes, lo que nos permitiría encontrar tratamientos de manera más rápida y eficiente. Esto supondría un enorme impacto en el costo de la enfermedad, así como en el sufrimiento humano que conlleva ".  

En el estudio presentado participaron 158 adultos mayores de 50 años. De estos, 40 eran cognitivamente normales, y cada uno proporcionó una muestra de sangre y se sometió a un escáner cerebral PET. Los investigadores clasificaron cada muestra de sangre y exploración PET como amiloide positivo o negativo, y encontraron que los resultado de los análisis de sangre de cada participante coincidían con su exploración PET en el 88% de los casos, lo cual es prometedor pero no lo suficientemente preciso para una prueba de diagnóstico clínico.

Para mejorar la precisión de la prueba, los investigadores incorporaron varios factores de riesgo importantes para el Alzheimer. La edad es el mayor factor de riesgo conocido, ya que después de los 65 años, la probabilidad de desarrollar la enfermedad se duplica cada cinco años. Por otra parte, una variante genética llamada Apoe4 aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer de tres a cinco veces. Por último, el sexo también juega un papel importante, ya que dos de cada tres pacientes con Alzheimer son mujeres. Cuando los investigadores incluyeron estos factores de riesgo en el análisis, descubrieron que la edad y el estado Apoe4 elevaron la precisión del análisis de sangre al 94%, mientras que el sexo no afectó significativamente a la prueba.

Existe un consenso cada vez mayor entre los neurólogos de que el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer debe comenzar lo antes posible y antes de que surjan síntomas cognitivos. Cuando las personas presentan los primeros síntomas, sus cerebros suelen estar tan dañados, que resulta muy difícil una curación al completo. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal