Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:23:00Jueves, 21 de Marzo de 2019
Atrás

Los mayores con enfermedades crónicas son menos activos que los sanos

Aunque la cronicidad no impida la realización de ejercicio, el George Institute for Global Health ha contrastado que los mayores menos sedentarios son también los más sanos

Redacción EM 26-02-2019

COMPARTIR
Un estudio del George Institute for Global Health ha comprobado que las personas mayores de 64 años con enfermedades crónicas practican menos ejercicio que sus compañeros sanos, razón por la que pierden salud paulatinamente.

La investigación contó con la participación de casi 100.000 personas, en las que se midió la duración e intensidad de los niveles de actividad física durante siete días, y comparó a los que tenían cronicidades con aquellos que carecían de ellas. De este análisis se concluyó que las personas con enfermedades crónicas, aunque su afección no les limite a la hora de hacer ejercicio, pasan menos tiempo activos.

Los participantes sanos pasaron cerca de una hora semanal más realizando actividad moderada –jardinería, caminar a paso ligero–, y 3 minutos (11%) más en actividad intensa, como correr. Sorprendió que aquellos con trastornos de salud mental tenían los niveles de actividad más bajos, llegando a pasar casi tres horas menos por semana haciendo ejercicio que el promedio de 11,8 horas de sus compañeros sanos.

Cerca de 15 millones de británicos padecen enfermedades crónicas. La mayoría, sufren de trastornos cardiovasculares (ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares), respiratorios (asma) y afecciones de salud mental (como la depresión). "Las enfermedades crónicas son una carga sanitaria emergente. Sabemos que aumentar la actividad física es importante, tanto para el tratamiento de las enfermedades crónicas como para prevenir el desarrollo de nuevas cronicidades en el individuo, por lo que estos hallazgos son motivo de preocupación", ha indicado Terry Dwyer, profesor de Epidemiología en el George Institute for Global Health.

Si bien es cierto que muchos trastornos respiratorios o de salud mental pueden limitar la capacidad de hacer ejercicio (debido a suministro insuficiente de oxígeno, por ejemplo), no todas ellas afectan necesariamente a la capacidad de mantenerse activo (como afecciones en la piel o algunos problemas gastrointestinales).
  
La OMS recomienda que los adultos sean moderadamente activos durante, al menos, 150 minutos por semana, para mantener un estilo de vida saludable y ayudar a detener la aparición de diagnósticos progresivos y potencialmente múltiples de enfermedades crónicas.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal