Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:23:00Jueves, 21 de Marzo de 2019
Atrás

Las terapias con células madre, una nueva esperanza para tratar el Parkinson

O al menos, para aliviar los síntomas motores, según explican dos investigadoras que ya están probando esta terapia reparadora en pacientes con este trastorno

Redacción EM 15-02-2019

COMPARTIR
En la actualidad, el tratamiento contra el Parkinson más común se basa en mejorar la actividad nitro-estriatal en el cerebro a través de terapias con la dopamina. Sin embargo, este tratamiento tiene muchas limitaciones e incluso efectos secundarios a largo plazo. En cambio, el reemplazo celular está desempeñando un papel cada vez más importante en el alivio de los síntomas motores del Parkinson. Los expertos han descrito cómo las tecnologías de células madre que se están desarrollando últimamente se pueden llegar a utilizar como método de tratamiento para la enfermedad. 

"Necesitamos desesperadamente una mejora en la ayuda a las personas con Parkinson, que está aumentando su incidencia en todo el mundo. Todavía no existe cura, y los medicamentos solamente corrigen parcialmente la coordinación y los problemas de movimiento", han expresado las doctoras Claire Henchcliffe, del departamento de Neurología del Medical College Weill Cornell, y Malin Parmar, del Centro de Neurociencia Wallenberg y del Centro de Células Madre de la Universidad de Lund, en Suecia. "Si funciona, el uso de células madre como fuente de producción de dopamina transplantable podría revolucionar la atención al paciente con Parkinson. Una sola cirugía de transplante prometería la reducción o incluso eliminación de la necesidad de medicamentos a base de dopamina", explicaron.

Anteriormente, la mayoría de estudios sobre transplante en casos de Parkinson utilizaban células madre que extraían de embriones que habían sido abortados. Si bien estos transplantes pudieron sobrevivir e incluso funcionar durante muchos años, existían riesgos éticos, pues las células fetales tienen un suministro muy limitado, además de ser muy variables y complicadas de controlar. De hecho, algunos pacientes desarrollaron efectos secundarios de estos injertos, como discinesias (movimientos incontrolables).

Los recientes avances han mostrado que la calidad, la consistencia, la actividad y la seguridad pueden garantizarse, ya que es posible cultivar cantidades ilimitadas de células nerviosas que producen dopamina, creadas en el laboratorio para su posterior transplante.

"Estamos en un momento muy importante para la terapia de células madre", ha afirmado la doctora Parmar. "Las células de primera generación están siendo ahora probadas, y los nuevos avances en biología de células madre e ingeniería genética prometen incluso mejores células y terapias en el futuro". No obstante, señala que "hay un largo camino que recorrer para demostrar el buen funcionamiento de las terapias reparadoras basadas en células madre, pero los avances de los últimos años nos permiten especular que el reemplazo de células puede desempeñar un papel crucial en el alivio de, al menos, los síntomas motores".


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal