Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Sábado, 15 de Agosto de 2020
Atrás

Las secuelas producidas por la Covid-19 perduran tras recibir el alta hospitalaria

Los expertos que coinciden en que el daño producido por el coronavirus SARS-CoV-2 permanece tras haber superado la infección, en especial, cuando los pacientes que lo han sufrido son mayores

Redacción EM 16-06-2020

COMPARTIR
Según transcurren los días, el número de contagios por Covid-19 y las muertes asociadas a esta infección van disminuyendo, mientras que la cifra de pacientes curados es cada vez mayor. Por ello, a pesar de la situación de incertidumbre y excepcionalidad que todavía se está viviendo en España, parece que lo peor de esta crisis sanitaria ya forma parte del pasado.

En cambio, cada vez son más los expertos que coinciden en que el daño producido por el coronavirus SARS-CoV-2 se extiende más allá del alta hospitalaria, en especial, cuando las personas que lo han sufrido son mayores. 
“Conforme los pacientes se han ido curando y han podido ser dados de alta de los centros hospitalarios, hemos evidenciado que la enfermedad de la Covid-19 puede alterar diferentes órganos y sistemas”, señala Jaime Signes-Costa, coordinador del Grupo de Investigación de Enfermedades Respiratorias del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de Valencia. Según el experto las complicaciones más frecuentes son “las asociadas a la circulación de la sangre, en forma de fenómenos de hipercoagulabilidad, e incluso trombosis; y las complicaciones o secuelas en los pulmones que deja este virus”.

CICATRIZACIÓN ANÓMALA DE LOS PULMONES
En el caso del sistema respiratorio, el vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Germán Peces Barba, asegura que “todavía no se conoce con exactitud el alcance de estas secuelas y las consecuencias que puedan tener sobre la capacidad respiratoria”. 

La mayoría de las neumonías (bacterianas y víricas) se curan de forma completa y sin secuelas. Sin embargo, este tipo de virus (al igual que sucede con el SARS y el MERS) no se comporta así. En este sentido, lo que parece suceder tras pasar la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, según Signes Costa, es el desarrollo de “una ‘curación’ anómala del tejido pulmonar –lo que se conoce como fibrogénesis–, que se caracterizaría por la sustitución de los alveolos pulmonares por una especie de cicatrices que, a la larga, van a dificultar el intercambio de gases y la oxigenación”. En las personas, esto se traduce en una sensación de falta de aire que puede llevar a la necesidad de recurrir a una máquina de oxígeno en casa.

Todo esto tiene un impacto especialmente negativo en las personas de más edad, ya que a medida que se envejece, cualquier estímulo sobre los pulmones, ya sea en forma de humo, gas o infección, provoca una reacción anómala. A este respecto, el investigador de Incliva destaca que “la fibrogénesis, esta respuesta anormal que puede poner en marcha el coronavirus, se ha relacionado con la longitud de los telómeros (un extremo de los cromosomas) y, conforme nos hacemos mayores, estos se van acortando y nuestra capacidad de curarnos completamente va disminuyendo”.

Para el tratamiento de estas secuelas pulmonares, Peces Barba asegura que “se está planteando el uso de antifibróticos si las complicaciones llegasen a ser graves”.

Por su parte, Signes Costa asegura que “si conseguimos diagnosticar precozmente a los pacientes que van a desarrollar fibrosis pulmonar, es probable que podamos enlentecer, e incluso parar, la evolución de la enfermedad”.

AUMENTO DE LAS COMPLICACIONES CARDÍACAS
Por otra parte, también se están observando problemas cardíacos en personas que han superado la infección. Además, desde la Sociedad Española de Cardiología (SEC) los expertos advierten que, en los próximos meses, es muy probable que el número de estos casos vaya en aumento. 

Ángel Cequier, presidente de la SEC, explica que muchos pacientes hospitalizados desarrollaron lo que se conoce como elevación de los marcadores de daño miocárdico: “Hubo muchos análisis que detectaron que se había producido algún tipo de lesión del corazón, como si se tratase de una inflamación o de una herida. Estas elevaciones varían mucho de unas personas a otras y lo que estamos tratando de averiguar ahora es el impacto que tendrán en un futuro, es decir, si se trata de algo reversible o, por el contrario, podría llegar a provocar una insuficiencia cardíaca”.

“Asimismo –continúa el presidente de la SEC–, sabemos que durante la época de la Covid-19, hubo muchos pacientes con infarto de miocardio que llegaron tarde al hospital, e incluso algunos pasaron sus infartos en casa. Es muy probable que esto de lugar a complicaciones en las próximos meses, ya que estas personas no fueron atendidas con los instrumentos necesarios en el momento preciso”. 

Cequier recuerda, además, que “los pacientes de edad avanzada tienen menor capacidad de respuesta inmunológica y mayor probabilidad de desarrollar una afectación cardiovascular. De esta manera, el cardiólogo afirma que “seguramente los pacientes mayores que han sobrevivido a la Covid-19 sean el grupo más propenso a presentar complicaciones a medio y largo plazo asociadas a la infección”

En cuanto a los tratamientos disponibles para paliar estas complicaciones, el presidente de la SEC insiste en que “a pesar de que actualmente hay fármacos, terapias y cirugías que pueden resultar muy efectivas en problemas similares a los producidos por la Covid-19, lo que ahora tenemos que analizar es la similitud de las afectaciones con otras que ya conocíamos, para asegurarnos de que podemos recurrir a los mismos procedimientos”.

SECUELAS A NIVEL PSICOLÓGICO
Aunque todavía es pronto para determinar como afecta la Covid-19 a la salud mental, ya que este tipo de secuelas no se suelen presentar de manera inmediata, Julio Sanjuán, coordinador del Grupo de Investigación de Psiquiatría del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, diferencia, a partir de los datos disponibles hasta el momento, tres tipos de problemas psicológicos asociados a la infección o a la situación producida por la pandemia. Y es que, a pesar de que las personas que probablemente más hayan sufrido hayan sido las contagiadas, esta crisis sanitaria ha hecho mella en toda la población.

En primer lugar, Sanjuán hace referencia a la secuelas directas, es decir, las que se presentan en aquellas personas que han padecido formas graves de Covid-19, requiriendo su ingreso en la UCI. “El tipo de secuelas que se están viendo se parecen a las de un Trastorno de Estrés Postraumático. Como siempre, la repercusión a corto y medio plazo depende de la vulnerabilidad o resilencia del individuo concreto, el tiempo que pasó en la UCI y si quedaron o no secuelas físicas. El mecanismo es semejante al de cualquier trauma agudo, provocando, sobre todo, problemas de insomnio, ansiedad, depresión y dificultades de concentración”, explica el experto. 

Por otra parte, destacan las reacciones asociadas al proceso de duelo que desencadena la pérdida de algún familiar o amigo como consecuencia de la enfermedad. A estas afectaciones, ya de por sí dolorosas, hay que sumarles las derivadas de la imposibilidad de despedir al fallecido para evitar nuevos contagios.

En tercer lugar, el psiquiatra afirma que “en términos epidemiológicos, la repercusión más amplia que está produciendo la Covid-19 es consecuencia del confinamiento forzoso” y destaca que, según los datos que hacen referencia a la situación en China, “hasta un 40% de la población confinada ha sufrido secuelas psicológicas con problemas, sobre todo, de insomnio, ansiedad y depresión; y ha habido una mayor incidencia de primeros episodios de psicosis debido a delirios relacionados con la enfermedad”.

Sanjuán recuerda, además, que “las personas mayores son, en general, más propensas a padecer insomnio y depresión y a tener una mayor tasa de suicidios” y asegura que el hecho de que este grupo de población sea el más vulnerable a la Covid-19 “hace que estos problemas se vean todavía más incrementados en la población senior, con el agravante de la dificultad de recibir cuidados debido al aislamiento”.

Por último, para el aliviar estas secuelas, este experto indica que “para el tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático, sobre todo cuando se produce a nivel colectivo, han resultado particularmente útiles las terapias de grupo”. También destaca la utilización de “terapias individuales específicas encaminadas a disminuir la focalización de los recuerdos traumáticos, como los ejercicios de relajación o el mindfullness” .

REFORMULACIÓN DEL MODELO SANITARIO
El impacto de la Covid-19 ha hecho evidente la necesidad de replantear el modelo de atención sanitaria. 
“Nos hemos dado cuenta de que tenemos una sanidad mucho peor de la que pensábamos”, afirma Cequier, quien recuerda, además, que “España es el país con mayor numero de fallecidos en relación a la población”. 
Frente a esto, los expertos coinciden en la importancia de invertir lo suficiente en investigación, así como en un sistema de Atención Primaria de calidad.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal