Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Jueves, 13 de Agosto de 2020
Atrás

Las relaciones interpersonales, clave para afrontar el final de la vida

Esta es una de las principales conclusiones extraídas de HexCom-Red, un estudio que busca identificar las necesidades y las fortalezas del paciente y su entorno cuidador

Redacción EM 01-07-2020

COMPARTIR
Recientemente, un equipo de profesionales de la medicina, enfermería, psicología y trabajo social de todos los niveles asistenciales crearon y validaron el HexCom-Red, un modelo de atención en enfermedad avanzada y al final de la vida que se basa en las necesidades y las fortalezas del paciente y su entorno cuidador. Este modelo incorpora las necesidades físicas, psicoemocionales, espirituales, sociofamiliares, éticas y con relación a la muerte en un breve instrumento de seis áreas. Con este proyecto, los investigadores han constatado que el principal recurso empleado para hacer frente a esta etapa de la vida se basa en las relaciones interpersonales.

MÁS DE 800 PACIENTES Y 43 EQUIPOS PADES
Para desarrollar el HexCom-Red se llevó a cabo un estudio en el que participaron 43 equipos de Programas de Atención Domiciliaria y Equipos de Apoyo (Pades) de toda Cataluña y 832 pacientes, de los cuales el 61% padecía cáncer. La edad media de los pacientes rondaba los 78 años, con un 52% de hombres y un 48% de mujeres. El papel de cuidador lo asumieron, en un 40,4% de los casos las parejas, y en otro 41,9% de los hijos e hijas. En promedio, los pacientes recibieron cuidados a domicilio durante 33 días, en los que tuvieron cinco visitas de profesionales sanitarios.

Se preguntó a los profesionales de donde creían ellos que los pacientes y sus familiares sacaban las fuerzas para sostenerse en una situación tan dura. La respuesta es que las relaciones de afecto y el tono del cuidar tienen un peso mucho mayor que los recursos intrapersonales (por ejemplo, el carácter fuerte), transpersonales (como la religiosidad) o prácticos (como la capacidad de organizarse).

Asimismo, los datos recogidos ponen de manifiesto que el mayor nivel de complejidad se encontró en los pacientes oncológicos, los pacientes con fallo de órgano y los neurológicos; y el menor, en los pacientes con demencia avanzada, o los geriátricos con fragilidad avanzada. Las principales áreas de complejidad fueron la clínica y la sociofamiliar, y con relación al lugar de muerte.

Este estudio ofrece más conocimiento sobre el trabajo de los equipos de apoyo al final de la vida, sobre la importancia del apoyo social, así como sobre la planificación del lugar de la muerte en la atención domiciliaria. Además, también describe las diferencias entre las necesidades de cada grupo de pacientes.

El proyecto, que ha sido impulsado por el Pades-Granollers, Pades-Reus y la Unidad de Apoyo a la Investigación Metropolitana Norte del Instituto Catalán de la Salud y de la IDIAPJGol.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal