Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  12:25:22Viernes, 3 de Julio de 2020
Atrás

COVID-19

La crisis sanitaria ha contribuido al aumento de síntomas depresivos en los mayores

La situación producida por la pandemia de la Covid-19 ha influido de manera negativa en el estado de ánimo de los senior

Redacción EM 29-05-2020

COMPARTIR
La situación producida por la Covid-19 se asocia a un empeoramiento del estado de ánimo de las personas mayores, y una mayor vulnerabilidad a sufrir episodios depresivos en un futuro próximo. Estas son algunas de las conclusiones que los psicogeriatras pusieron de manifiesto en el webinar de Lundbeck Academy, recientemente celebrado, sobre la situación de los senior con depresión tras el confinamiento establecido para frenar la propagación del la infección. Este encuentro virtual contó con la participación de unos 400 profesionales sanitarios.

El aislamiento, el abandono de relaciones y de actividades, el miedo al contagio y a una enfermedad grave, incluso el sentimiento de discriminación para el acceso a determinadas técnicas médicas, ha favorecido el aumento de síntomas depresivos en la población mayor. La ausencia de visitas de familiares en las residencias, el temor y la angustia también ha contribuido a estos síntomas, asociados además a la ansiedad acompañante”, explicó Javier Olivera Pueyo, psiquiatra del Hospital San Jorge de Huesca y secretario de la Sociedad Española de Psicogeriatría (SEPG), durante su intervención.

Sin embargo, todavía es pronto para saber si los casos de depresión post-Covid aumentarán en este colectivo. “Lo que sí sabemos es que ha habido muchos duelos, y esto puede precipitar depresiones a futuro. También hay que tener en cuenta los efectos de la hospitalización en estas personas e incluso el efecto de la situación en las residencias, donde la vulnerabilidad ha sido muy acusada”, matizó Luis Agüera Ortiz, jefe de Sección de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y Profesor Asociado del Departamento de Psiquiatría en la Universidad Complutense. Según la mayoría de los estudios, la prevalencia de depresión mayor es del 5% y de alrededor del 20% para formas menores de depresión en la población de más edad.

Por otro lado, el aislamiento se ha asociado a un empeoramiento cognitivo en los pacientes mayores con depresión. Según Olivera Pueyo, “hemos observado síntomas de deterioro cognitivo en pacientes que previamente no los habían manifestado. Se han objetivado más síntomas de ansiedad y angustia, asociados al temor a la enfermedad y la gravedad de la misma. En este sentido también han aparecido más síntomas hipocondríacos. Incluso depresiones delirantes con temas hipocondríacos en relación al coronavirus. Los pacientes mayores también han presentado más trastornos del sueño, probablemente asociados al empeoramiento depresivo, a la ansiedad y a la ausencia de actividades y rutinas previas”.

MANEJO DE LA DEPRESIÓN GERIÁTRICA EN TIEMPOS DE COVID-19
El abordaje de la Covid-19 ha modificado el manejo de la depresión, al igual que ha sucedido con otras enfermedades. En el caso concreto del paciente mayor con depresión, “ha cambiado, fundamentalmente, la atención sanitaria. El hecho de estar en confinamiento ha supuesto que muchas personas mayores no hayan tenido las consultas habituales con sus médicos, incluso en las residencias. Hemos tenido que realizar muchas consultas telefónicas y así hemos podido establecer una asistencia médica con el objetivo de evitar descompensaciones”, puso de manifiesto Agüera Ortiz.

Otro tema importante al que han tenido que hacer frente los profesionales especializados en depresión geriátrica es “el ajuste de los tratamientos antidepresivos en pacientes ancianos ingresados con Covid-19, ya que los medicamentos para esta enfermedad infecciosa presentan algunas interacciones con parte de los antidepresivos. Esto nos ha supuesto, sin duda alguna, personalizar la atención y el tratamiento. Hemos tenido que tener en cuenta muchos factores, no sólo la situación de salud física de nuestros pacientes, sino la situación personal de cada uno de ellos”, continuó el jefe de Sección de Geriatría del Hospital Universitario 12 de Octubre.

Por último, se insistió en la importancia de que los profesionales sanitarios de la salud mental sean proactivos a la hora de mantener el contacto con los pacientes mayores. “En estos dos meses hemos aprendido que se puede tener una buena atención vía telefónica. Este contacto frecuente tiene un impacto muy positivo en la prevención. Hemos comprobado que la atención cara a cara con el paciente no es tan imprescindible. Lo importante es mantener el contacto porque su ausencia sí es muy desfavorable para la persona”, concluyó el experto.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal