Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:01:13Viernes, 30 de Octubre de 2020
Atrás

La Covid-19 hace más imprescindible que nunca el cuidado de las personas con Alzheimer

A los efectos propios de la demencia se les suman las consecuencias de la infección y las medidas adoptadas para controlar su expansión

Redacción EM 21-09-2020

COMPARTIR
Este año, la conmemoración del Día Mundial del Alzheimer, celebrado cada 21 de septiembre, adquiere un cariz especial por la vulnerabilidad que viven las personas con algún tipo de demencia y sus cuidadores, en el contexto de la pandemia generada por el SARS-CoV-2. Y es que a los efectos característicos de esta enfermedad neurodegenerativa, se les han sumado las consecuencias de la Covid-19 y las medidas adoptadas para controlar la expansión de la infección.

Las personas con demencia han visto cómo los servicios profesionales que recibían para tratar de retrasar el avance del deterioro asociado al proceso neurodegenerativo se han interrumpido o reducido drásticamente, se han alterado sus rutinas, se han reducido o suspendido todas las actividades relacionales y de ocio, han dejado de recibir visitas de sus familiares, ha aumentado el aislamiento social de estas personas y sus cuidadores, etc. Sus familiares y cuidadores informales también se han visto afectados en la medida de que no han podido contar con los apoyos profesionales de los que disponían antes de la aparición del coronavirus teniendo que, en muchas de las ocasiones, encargarse del cuidado de su familiar con demencia en exclusiva, sin los servicios de respiro o apoyos emocionales profesionales; o si eran usuarios de algún centro residencial, no han podido verlos en mucho tiempo. Ello ha generado y continúa generando estrés, angustia y agotamiento, como no se habían producido nunca en familiares y personas cuidadoras por situaciones de sobrecarga.
 
El impacto de esta enfermedad en personas con demencia ha sido especialmente grave al verse afectadas más profundamente por el aislamiento social o las informaciones que reciben y no pueden asumir. Estos ciudadanos viven estas situaciones que generan ansiedad y confusión, puede darse que no entiendan las medidas de protección necesarias prescritas por las autoridades sanitarias y todo ello repercute también de manera importante en las personas que están a su cargo y que, habitualmente, son su pareja o un familiar.

Los efectos que el confinamiento y las medidas adoptadas para contener la propagación del virus han podido causar en la salud y en la calidad de vida de las personas con demencia y sus familiares todavía se desconocen. De hecho, se están realizando varios estudios que quieren analizar con detalle este aspecto. Estos resultados servirán para analizar las consecuencias a largo plazo de las medidas adoptadas y reflexionar sobre la idoneidad de las mismas en estas personas en situación de vulnerabilidad.

En este sentido, desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) recuerdan el carácter interdependiente y complejo de las necesidades integrales (de salud, cognitivas, emocionales, espirituales, sociales, de ocio, etc.) de las personas, que precisa de un abordaje holístico de las mismas, siendo imposible abordar únicamente una de ellas olvidándose de las demás. Solo de esta manera se conseguirá optimizar los niveles de bienestar y calidad de vida de las personas en situaciones de máxima excepcionalidad sanitaria como la que estamos viviendo.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal