Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:06:11Domingo, 25 de Agosto de 2019
Atrás

El entrenamiento deportivo ayuda a disminuir pérdidas cerebrales relacionadas con la edad

Se apunta a que la práctica de ejercicio a largo plazo puede atrasar el inicio de la pérdida fisiológica de la memoria y promover su mantenimiento a medida que se envejece

Redacción EM 13-03-2019

COMPARTIR

Mª Carmen Gómez Cabrera (CIBERFES) y Coral Sanfeliu (CIBERESP).

Un artículo co-dirigido por Coral Sanfeliu, investigadora del CIBERESP en el Institut d'Investigacions Biomèdiques de Barcelona (IIBB), y por Mª Carmen Gómez Cabrera, del CIBERFES y la Universitat de València/INCLIVA, muestra que el ejercicio físico puede mitigar algunas de las pérdidas cerebrales asociadas a la edad y el envejecimiento.

Para el estudio se ha reclutado a 86 varones, algunos de ellos deportistas veteranos, para participar en una serie de pruebas. En concreto, en este estudio han colaborado deportistas pertenecientes a los clubs de veteranos XV Matusalem Rugby Sant Cugat y King’s Pebrots, y también jugadores del Club de Rugby Barcelona.

Los científicos han evaluado si el entrenamiento deportivo a largo plazo (con una media de 35 años de práctica) puede retrasar el inicio de la pérdida fisiológica de memoria y promover su mantenimiento a medida que envejecemos.

También se analizaron biomarcadores. Según revela la investigación, el entrenamiento físico permite modular diversos factores participantes en la comunicación molecular, a través de factores liberados en la sangre, entre el musculoesquelético y el cerebro. Estos factores, tales como la enzima catepsina B (CTSB) y el factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), están relacionados con la supervivencia neuronal.

Sanfeliu ha indicado que “los estudios en deportistas veteranos que han practicado ejercicio durante la mayor parte de sus vidas proporcionan una nueva perspectiva para comprender el impacto del entrenamiento a largo plazo en aspectos como la neuroprotección”. A esto añade que, de hecho, en los jugadores de rugby se han encontrado mejoras significativas en las pruebas de recuerdo selectivo libre y facilitado cuando se compararon con sujetos de la misma edad, pero sedentarios. Estas pruebas, conocidas como FCSRT por sus siglas en inglés, sirven para medir el aprendizaje verbal y la memoria.

Estos resultados positivos se acompañaron de cambios significativos en los niveles periféricos de las moléculas FNDC y CTSB en el grupo entrenado, tanto en edades medias como jóvenes.

IMPACTO POSITIVO DEL EJERCICIO A LARGO PLAZO
Estos resultados avalan el impacto positivo del entrenamiento con ejercicios a largo plazo para retrasar el inicio de la pérdida fisiológica de la memoria y la modulación periférica neurotrófica y redox asociada, ayudando a mantener la memoria a la vez que envejecemos. Además, sugieren la efectividad del ejercicio como estrategia preventiva contra la pérdida de la memoria relacionada con la edad y la neurodegeneración, especialmente en patologías en las que esta pérdida es un distintivo como es el caso de la Enfermedad de Alzheimer.

La disminución de la capacidad de aprendizaje o de la memoria y la neurogénesis del hipocampo son algunas de las consecuencias normales del envejecimiento cerebral.  La prevención es un elemento clave para contrarrestar sus efectos.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal