Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:06:11Domingo, 25 de Agosto de 2019
Atrás

El 37% de los mayores de 70 que están hospitalizados sufren desnutrición

Bajo el lema “Ampliando horizontes”, la decimoprimera edición del Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico se celebró en Mérida los días 7 y 8 de marzo

Redacción EM 11-03-2019

COMPARTIR
La aparición de la desnutrición relacionada con la enfermedad es un problema común en todos los niveles de la atención sanitaria que, en muchas ocasiones, requiere de un abordaje transversal y en equipo. Aunque puede afectar a todos los grupos de edad, los colectivos de mayor riesgo son los ancianos, las personas con problemas crónicos de salud, los pacientes oncológicos y, en concreto, los pacientes ingresados en hospitales.
 
La causa de la aparición de la desnutrición en pacientes adultos es multifactorial y suele estar íntimamente relacionada con la enfermedad. “La respuesta inflamatoria que genera toda patología, ya sea aguda o crónica, puede provocar varios eventos (como la alteración de la digestión o absorción de nutrientes o el aumento de requerimientos nutricionales) que arrastran al deterioro o empeoramiento de la situación nutricional del paciente”, indicó la doctora Juana Carretero, vicepresidenta segunda de la Sociedad Española de Medicina Interna (Semi) y presidenta del Comité Científico del Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico, organizado por la Sociedad Española de Medicina Interna (Semi) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).
 
Así se ha puesto de manifiesto durante la celebración de la mesa “Una mirada multidisciplinar sobre el impacto de la desnutrición en el paciente crónico” en el marco de este evento, que reunió en Mérida, durante los días 7 y 8 de marzo, a pacientes, profesionales médicos de distintas ramas, enfermeros, farmacéuticos, trabajadores sociales y gestores sanitarios.
 
Identificar la desnutrición en el ambiente hospitalario resulta fundamental para evitar o minimizar los problemas que pueden sufrir los pacientes. De hecho, si no se detecta de forma precoz, puede empeorar el curso del paciente, ya que puede aumentar un 30% el riesgo de infecciones; además de agravar la cicatrización de las heridas, contribuir a la pérdida de masa muscular del paciente o aumentar el riesgo de dependencia tras el ingreso.
 
Sufrir todas estas complicaciones a causa de la desnutrición durante la estancia hospitalaria puede aumentar hasta un 50% el tiempo de la hospitalización, lo cual implica que los costes derivados de la estancia alcancen hasta los 6.000 euros por paciente; empeorando, además, la calidad de vida del paciente tras abandonar el hospital. 

El estudio Predyc@s concluye que el 24% de los pacientes hospitalizados está desnutrido, aumentando este porcentaje hasta el 37% en los mayores de 70 años. Esta situación se manifiesta de forma significativa en el área de Medicina Interna, ya que un 70% de los pacientes ingresados en este servicio presentan multimorbilidad y, de ellos, uno de cada dos está en riesgo de desnutrición. “Según un estudio sobre la repercusión clínica y económica de la desnutrición en Medicina Interna, uno de cada cuatro pacientes ingresados estaba desnutrido en el momento del ingreso y un 18% de pacientes empeoran su situación nutricional durante el mismo”, afirma la doctora Juana Carretero.
 
Desde la Atención Primaria, el control sobre riesgo de desnutrición habitual se incluye en el seguimiento que se hace de las patologías crónicas y grandes síndromes geriátricos tanto desde la consulta del médico de familia, como también desde enfermería de Atención Primaria. Este seguimiento se hace en base a la atención en continuidad y la toma de registros de talla y de peso, complementados con un registro nutricional y de los datos que arroja la realización de test sencillos, como el MNA (Mini Nutritional Assesment Test). Estos datos se completan con parámetros recogidos en la analítica y con la valoración del grado de dependencia del paciente.
 
Por ello, desde la SEMI se está llevando a cabo una línea estratégica en este sentido. Muestra de ello es el curso enfocado al diagnóstico y abordaje de la desnutrición que la Sociedad tiene en su plataforma formativa y que se dirige de forma transversal a todos los grupos de trabajo de la SEMI. También en esta línea, desde la SEMI se está elaborando una “Guía de nutrición en las patologías más prevalentes en Medicina Interna”, sobre insuficiencia cardiaca, diabetes, enfermedad renal crónica, EPOC o ictus; condiciones crónicas que contribuyen al estado nutricional del paciente.
 
Además, la doctora Juana Carretero insiste en que “es muy importante en nuestros pacientes hacer un correcto abordaje de la disfagia (dificultad para tragar que presentan los pacientes) e igualmente importante es alimentar al paciente con disfagia. Para ello, la doctora Mayka Jofé está elaborando un recetario específico en el que están colaborado diez chefs con Estrellas Michelín; y seguiremos trabajando en este camino”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal