Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  12:34:39Viernes, 13 de Diciembre de 2019
Atrás

El ácido cítrico mejora la calidad de vida de las personas con insuficiencia renal

Investigadores de la Fundación Jiménez Díaz, la UAM y el Hospital Universitario 12 de Octubre descubren que el citrato en el baño de diálisis previene la formación de calcificaciones vasculares

Redacción EM 08-10-2019

COMPARTIR
Un grupo de investigadores de la Fundación Jiménez Díaz, la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Hospital Universitario 12 de Octubre abre una nueva puerta para mejorar la calidad de vida de los pacientes en hemodiálisis, ya que han encontrado que la sustitución del acetato por citrato en el baño de diálisis previene la formación de calcificaciones vasculares. 

Cada año, en España, alrededor de 43.000 personas se someten a tratamiento de diálisis para eliminar las toxinas que la falta de función renal les impide expulsar. Este tratamiento ofrece una posibilidad de mejora de la calidad de vida, aun cuando existe el riesgo de calcificaciones vasculares. Pero ahora, este riesgo se puede mermar, ya que, como afirma el director de la investigación, Ricardo Villa-Bellosta, “el citrato, al igual que el bicarbonato, es un buen regulador del pH y tiene, además, la propiedad de capturar al calcio y por tanto evitar la formación de calcificaciones en el sistema vascular”.
 
EL TRATAMIENTO DE DIÁLISIS
Para llevar a cabo las funciones que las células desempeñan en el organismo, estas necesitan alimentarse. Pero de la misma manera que las células se alimentan, también producen y liberan a la sangre sus desechos, los cuales son filtrados y eliminados a través de la orina gracias al riñón. Pero cuando el riñón deja de funcionar estos desechos (toxinas) no pueden ser eliminados, lo que produce un envenenamiento del organismo que origina el envejecimiento acelerado. La principal consecuencia de la acumulación de estos desechos es la reducción del pH sanguíneo, lo que se conoce como acidosis. Para contrarrestar la acidosis, durante la sesión de diálisis se utiliza bicarbonato, una sustancia que incrementa y mantiene el pH sanguíneo en valores normales.

Para evitar la formación de precipitados de calcio y magnesio en el líquido de diálisis, se ha utilizado hasta el momento acetato, sustancia que mantiene el pH del fluido de diálisis dentro del rango óptimo. “La sustitución del acetato por citrato es una alternativa terapéutica, sin costes añadidos y de fácil aplicación para combatir la formación de las calcificaciones vasculares”, destaca el director Villa-Bellosta.

“La enfermedad renal crónica es una de las causas de muerte que está creciendo más rápidamente en nuestro país. En un futuro no muy lejano, formará parte del grupo de enfermedades asociadas al envejecimiento que nuestra sociedad, cada vez más envejecida, deberá hacer frente por su impacto socio-económico”, concluye el investigador.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal