Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Sábado, 15 de Agosto de 2020
Atrás

Sanitas y la digitalización, uno de los aliados del sector residencial para el futuro

El grupo sanitario contó con las herramientas y los profesionales necesarios para afrontar la crisis de la Covid-19, pero ahora quiere anticiparse al futuro y seguir preparando a sus centros ante cualquier escenario posible

Redacción 16-07-2020

COMPARTIR
La crisis sanitaria generada por la Covid-19 ha afectado al sector más vulnerable de la población, que son las personas mayores con pluripatologías y con alguna dependencia. Esta situación excepcional ha provocado también que los servicios de salud y los de atención al colectivo senior hayan multiplicado su trabajo y esfuerzo durante todos estos meses. 

Si bien es cierto, en Sanitas, aseguran, “al formar parte de un grupo sanitario, hemos contado con las herramientas y profesionales necesarios para hacer frente a la crisis, esto no nos deja exentos de anticiparnos al futuro y, sobre todo, de continuar preparando a nuestros centros residenciales ante cualquier escenario futuro, incluyendo la posibilidad de rebrotes”. 

Pero ¿cómo mejorar la atención médica de los residentes y aumentar la seguridad clínica? “Aquí la tecnología juega un papel fundamental”, señalan desde la entidad.

En Sanitas inciden en que “hemos incrementado la oferta médica que ya prestábamos a nuestras personas residentes –con servicio médico y de enfermería–, ahora también a través de la videoconsulta”. Es decir, sin coste adicional. Las personas mayores que viven en los centros residenciales de la compañía van a tener adicionalmente acceso a un médico de urgencias, disponible 24 horas y los 365 días del año. 

Asimismo, las personas usuarias van a poder contar con un profesional para una consulta o segunda opinión con 15 especialidades médicas de los siguientes servicios: Geriatría, Dermatología, Neurología, Reumatología, Psicología, Psiquiatría, Cardiología, Traumatología, Medicina Interna, Otorrinolaringología, Urología, Alergología e Inmunología, 0ftalmología y Digestivo.

MÚLTIPLES VENTAJAS
La implantación de esta medida supone innumerables ventajas, entre las que destaca la reducción de desplazamientos de los mayores a los centros hospitalarios –excepto en los casos que sea imprescindible–, así como la posibilidad de recibir una consulta de especialistas que complementen el trabajo asistencial que los equipos médicos propios de las residencias ya realizan.

De esta manera, se va a generar una mayor cooperación entre expertos, ya que los médicos de las residencias, a través de visitas programadas por videoconsulta, podrán consultar y compartir los diagnósticos y las pautas de las personas residentes con todas y cada una de estas especialidades. 

Asimismo, en cuanto a digitalización, durante todo el estado de alarma, las familias se han comunicado con las personas residentes a través de videollamadas, además, la comunicación entre el personal de la residencia y los familiares ha resultado fluida gracias a la app de Familias de Sanitas Mayores, “donde cuentan con toda la información del residente de forma actualizada”, indican desde Sanitas. 

Por otro lado, añaden, “hemos hecho uso de la app Famileo para que la distancia física fuese menos dura emocionalmente. Gracias a esta aplicación, los familiares han podido enviar fotografías y creado álbumes para sus familiares en las residencias”.

Desde Sanitas explican que, conscientes de la dificultad de algunas medidas que se han llevado a cabo, como el aislamiento, y de las consecuencias a nivel emocional para muchos de los clientes, “estas herramientas se han convertido en un aliado para garantizar la salud tanto física como emocional de las personas mayores y, por supuesto, su uso se va a consolidar al alza en el futuro”. 

BIENESTAR EMOCIONAL
“Como hemos mencionado, también es imprescindible cubrir las necesidades emocionales de las personas mayores”, remarcan en la entidad. Por lo que todos estos cambios y refuerzos del modelo residencial del futuro necesitan ir de la mano del bienestar emocional y del aspecto social. 

Durante el confinamiento, muchos centros convirtieron gran parte de las actividades grupales en terapias individuales, con el principal objetivo de continuar ofreciendo los beneficios tanto mentales como físicos que proporcionan. Además, subrayan desde Sanitas, “las terapias no farmacológicas van a ser una parte del ADN y de la estructura del sector residencial del futuro”. 

En la compañía tiene claro que, tras lo vivido, “es el momento de reflexionar y dotar tanto al personal como a las personas mayores de las herramientas, conocimientos y apoyo necesarios que permitan que puedan hacer frente a los desafíos que estén por venir y, en este contexto de continuo desarrollo tecnológico, es preciso hacer uso de la tecnología avanzada para seguir cuidando de manera transversal”. Para Sanitas, “todos y cada uno de los aspectos que conforman la vida digna de las personas mayores son importantes y vamos a trabajar para ello”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal