Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  20:51:23Sábado, 15 de Agosto de 2020
Atrás

Sanitas incide en la importancia de un modelo residencial preparado para el futuro

Desde la entidad aseguran que, tras superar la curva de emergencia sanitaria provocado por la Covid-19, 'toca pensar en el nuevo escenario que se plantea para los centros y en cómo vamos a desarrollar a partir de ahora los cuidados'

Redacción 16-06-2020

COMPARTIR
La crisis sanitaria provocada por el coronavirus va a plantear múltiples retos y nuevas formas de afrontar el futuro en todos los ámbitos. Pero si hay alguno en el que esta repercusión va a ser especialmente notable es en el residencial. La situación vivida en los centros ha hecho que se replantee el modelo residencial y se trabaje en planes que permitan estar prevenidos ante situaciones similares con las herramientas, materiales y profesionales necesarios para ello.

Tras superar la curva de la emergencia sanitaria, toca pensar en el nuevo escenario que se plantea para las residencias y en cómo vamos a desarrollar a partir de ahora el modelo de cuidados en las residencias. “A pesar de que el sector ha trabajado de forma incansable, es vital preguntarse qué hemos aprendido y qué es necesario cambiar, reforzar o incluso reinventar, y también qué aspectos positivos, que los hay y muchos, conviene mantener”, señalan desde Sanitas. Desde la entidad añaden que deben “mantener una atención centrada en la persona, con unidades de convivencia modulares, en un entorno pensado para la comodidad de las personas mayores y teniendo en cuenta sus preferencias, pero está claro que el futuro más próximo pasa por reforzar las capacidades asistenciales y de cuidados con más recursos técnicos, de enfermería y médicos (presencial o digitalmente)”. 

La realidad es que las personas mayores que viven hoy en residencias en España tienen un alto nivel de dependencia y sus necesidades asistenciales ya eran altas antes de la Covid-19. La pandemia no ha hecho más que poner en evidencia una necesidad latente. En Sanitas, al formar parte de un grupo sanitario, han contado con las herramientas y los profesionales necesarios para hacer frente a la crisis, pero “debemos anticiparnos al futuro preparando a las residencias ante el escenario que va a establecerse una vez superada la pandemia”, advierten.
En este contexto, Sanitas Mayores ha desarrollado durante la pandemia medidas como la realización de pruebas PCR a empleados y residentes con síntomas compatibles con el virus, aunque fueran leves y con pruebas serológicas de anticuerpos para conocer su estado inmunitario ante este coronavirus y poder desescalar con seguridad. “Esto ha sido posible gracias a que ya contamos con médicos y personal asistencial en los centros, pero, de cara a desarrollar un nuevo modelo residencial preparado para el escenario postCovid-19, es necesario que las capacidades técnicas y asistenciales jueguen un papel importante”, indican.

 Estas necesidades van a tener que cubrirse de forma diferente y Sanitas quiere incorporar más capacidades médicas, de enfermería, de fisioterapia y de psicología en las residencias para personas mayores dependientes, “pero sin perder nada de todo lo bueno que ya se hace en socialización, actividades y vida cotidiana”. Desde la compañía creen que será necesario “un mayor soporte médico-asistencial y queremos que cuenten con la tranquilidad que podremos ofrecérselo de forma integrada y rápida en la residencia si lo precisan”.

ASPECTOS SOCIOSANITARIOS
Otro de los aspectos que hay que tener muy en cuenta es el sociosanitario. “La mejora del sector no debe hacerse sin descuidar el aspecto social, humano y terapéutico de los centros”, inciden. Para Sanitas el acompañamiento, la estimulación, el entretenimiento, la socialización y, en definitiva, el desarrollo personal con una atención centrada en las personas, tanto emocional como físicamente, debe seguir siendo la prioridad. 

Esta crisis también ha afectado a nivel emocional a las personas mayores. Por ello, Sanitas ha realizado videollamadas con los familiares para mitigar la angustia provocada por no poder verse y ha trabajado con la app Famileo. Una aplicación que ha permitido imprimir álbumes de fotos para que los residentes se sintiesen cerca de sus familias. Además, durante el confinamiento, muchos centros convirtieron gran parte de las actividades grupales en terapias individuales, con el objetivo de continuar ofreciendo los beneficios tanto mentales como físicos que proporcionan. 

En este sentido, las terapias no farmacológicas van a seguir siendo una parte muy importante del futuro del sector residencial. “Está demostrado que la aplicación de estas terapias, basadas en intervenciones psicosociales, pueden ser igual de efectivas, o incluso más, a la hora de mejorar según qué aspectos de la vida de los mayores”, argumentan.  

En la actualidad, existe un amplio catálogo de terapias no farmacológicas basadas en una gran variedad de actividades que implican, en mayor o menor medida, la propia participación de los pacientes en el proceso. Actividades como la musicoterapia, pasear a perros, la jardinería o la estimulación sensorial, entre muchas otras, pueden ser muy clave para el desarrollo tanto emocional y físico del paciente, y deben formar parte del ADN del nuevo modelo residencial. 

Asimismo, indican desde la entidad, “hemos de tener claro que el epicentro y los que hacen que este sector progrese y mejore día a día son los profesionales que trabajan en estos centros. Por ello, desde Sanitas Mayores apostamos por la formación de nuestra plantilla, la puesta en marcha de modelos innovadores y por terapias novedosas que sitúen a nuestro personal a la vanguardia de los cuidados residenciales”. Además de la formación y los medios, es necesario poner el foco en la manera de trabajar y en los procesos, para que estos sean más efectivos y seguros. Un ejemplo puede ser formar grupos de actividades más reducidos que garanticen la distancia social o hacer un mayor uso de los espacios al aire libre para las actividades diarias de las personas mayores.

La digitalización también favorece el desarrollo de este nuevo modelo residencial, yendo más allá de los centros y acercando unos cuidados profesionales al hogar. En Sanitas disponen de servicios que dan respuesta a las necesidades de las personas mayores que desean permanecer en su hogar, pero que necesitan acceder a servicios de atención y cuidado personalizado. ‘En Casa Contigo’ de Sanitas, por ejemplo, ofrece servicios dirigidos tanto a la persona que los requiere como a sus familiares, proponiendo un plan de cuidados individualizados en el hogar, es decir, traslada los cuidados profesionales que recibe la persona mayor en la residencia a su propio domicilio. 

Con todo esto, en Sanitas pretenden “continuar dotando a nuestros cuidadores de los medios, las herramientas, los conocimientos y el apoyo, tanto profesional como personal, necesarios para que puedan hacer frente a los futuros desafíos que nos queden por vivir”. La entidad se prepara para “una nueva etapa de mucho trabajo y análisis para seguir cuidando a las personas mayores que viven en una situación de dependencia. Como ellas y sus familias quieran. Donde ellas y sus familias quieran”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal