Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:04:03Viernes, 22 de Enero de 2021
Atrás

Residencias Clece, comprometidas con la salud, seguridad y bienestar de los residentes

Los servicios residenciales de los centros de la compañía se han tenido que adaptar a las circunstancias de la pandemia con cambios en las rutinas de sus empleados y el reforzamiento de sus protocolos de control, seguridad y limpieza

Redacción 18-12-2020

COMPARTIR

Los terapeutas ocupacionales de Clece comparten ahora con los animadores la tarea de animar, 'que se ha convertido en una prioridad'.

“Nos encontramos ante un momento delicado para toda la sociedad. Las circunstancias han cambiado de forma significativa y no nos ha quedado más remedio que adaptarnos”, aseguran desde Clece. De todos es sabido que uno de los sectores más afectados por esta nueva situación ha sido el de las residencias de mayores. Aquí también han tenido que adaptarse, evolucionar, llevando a cabo cambios en la forma de atender a los usuarios, en los horarios y rutinas, en la atención emocional, etcétera. Como reconoce Laura Cantero, jefa de Servicio de Residencias de Clece en Valladolid, “nos estamos reinventando para que todos estos cambios afecten lo menos posible a los mayores que están en nuestras residencias”. 

Dentro de las residencias, la rutina ha cambiado para trabajadores, usuarios e incluso ha provocado modificaciones en la forma de realizar los tratamientos habituales. Desde que comienza el día, los cambios son ya patentes: los trabajadores acceden a la residencia a intervalos diferentes para no coincidir con quien no está en su grupo burbuja e incluso a veces acceden por puertas distintas. Dependiendo de las posibilidades que proporcionen las instalaciones, los grupos burbuja se organizan de diferentes formas: por salas, por plantas... En cualquier caso, cada grupo tiene asignado su equipo de trabajadores que atiende única y exclusivamente a los usuarios de esa planta. Lo mismo ocurre con otro tipo de elementos como, por ejemplo, las grúas que se emplean para ayudar a mover a los usuarios más dependientes, que son utilizadas siempre para el mismo grupo burbuja.
Las actividades habituales de los usuarios y la organización de los profesionales que les atienden también se han visto afectadas. 

Como cuenta Cantero, “antes de la llegada de la pandemia se reunía a los usuarios en salas grandes donde se trabajaba toda la mañana. Ahora organizamos grupos pequeños (esto es, los grupos burbuja que están formados siempre por las mismas personas) que realizan actividades conjuntas, pero durante menos tiempo que antes, para que todos puedan participar”. Luego completan el resto del tiempo realizando tareas individuales en sus habitaciones: caligrafía, puzles, para evitar riesgos de contagio. 

Normalmente, el terapeuta ocupacional tiene la labor de rehabilitar, proporcionar ayuda técnica. Ahora, como afirma la jefa de servicio, “además comparten con los animadores la tarea de animar, que se ha convertido en una prioridad, pensando en el bienestar de los usuarios”.  

También se ha modificado la labor de los psicólogos para reforzar el seguimiento de su estado emocional. Se ha convertido en rutina que todos estos profesionales acompañen a los usuarios para hacer videollamadas a sus familias con el objeto de mantener el contacto familiar aunque sea a través de medios virtuales. Para ello, Clece ha aumentado las contrataciones de estos perfiles para favorecer el bienestar de los usuarios puesto que socializar les beneficia enormemente. Por eso, las visitas se llevan a cabo bajo estrictos protocolos de seguridad: solicitud de cita previa, uso de mascarillas, mantenimiento de la distancia de seguridad, pantallas de separación, etcétera, y los tiempos de visita se han reducido para que todos los usuarios puedan recibir visitas sin aglomeraciones con otras familias. Además, en las residencias gestionadas por Clece, a los visitantes se les ofrece la posibilidad de hacerles un test rápido antes de acceder al recinto. 

PROTOCOLOS DE SEGURIDAD
El control y la seguridad son cruciales para detectar la Covid-19 a tiempo y evitar contagios en la medida de lo posible. Clece observa rigurosamente los protocolos de seguridad exigidos por las autoridades sanitarias e, incluso, va más allá con otra serie de medidas adicionales. De entrada, como cuenta Cantero, “nos hacen pruebas PCR cada quince días a usuarios y trabajadores”. Esto es posible gracias a que la compañía ha adquirido máquinas para poder llevar a cabo estas pruebas. 

Para prevenir contingencias, todas las residencias mantienen un stock de material para garantizar el suministro durante un tiempo determinado. Se realizan simulacros de contagios periódicamente y se han habilitado zonas de aislamiento por si se produjera algún brote. En previsión de evitar un posible desabastecimiento en el mercado de mascarillas, se ha adquirido una máquina para fabricar mascarillas de tipo  FFP2, ya que Clece surte a todo el personal con los elementos de protección adecuados a su labor (mascarillas, guantes, buzos, etcétera). 

Un factor fundamental a la hora de combatir el coronavirus es la limpieza. Por este motivo, en las residencias de Clece se han adoptado técnicas de limpieza hospitalaria para lograr el mayor grado de higienización y desinfección posible. Aparte de cañones de ozono, Clece posee robots Xenex que haciendo uso de la luz ultravioleta, en tan solo dos minutos eliminan la Covid-19 en un 99,99%. También se han instalado “aduanas descontaminantes” en las salidas y entradas de escaleras, plantas, ascensores, salones…, alfombras impregnadas de solución desinfectante y alfombras de secado en los accesos.

Como muestra de la efectividad de todas las medidas implantadas, recientemente Aenor ha concedido el certificado de protocolos frente a la Covid-19 a las 61 residencias que Clece gestiona de forma integral en todo el territorio español. 

Desde la entidad señalan que, especialmente en este sector, “es crucial contar con profesionales que realicen su trabajo de forma responsable, respetando escrupulosamente las medidas aplicadas”, y Clece cuenta en sus residencias con trabajadores que tienen “verdadera vocación de servicio, que además de cumplir con su trabajo se afanan en cuidar con el mayor mimo a los usuarios, con gran entrega y profesionalidad”.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal