Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  17:45:59Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Atrás

Invertir en el bienestar de los cuidadores es rentable

La inversión en el ámbito de la promoción de la salud de los trabajadores en ILUNION Sociosanitario: resultados de éxito

Redacción EM 07-11-2018

COMPARTIR
El sector sociosanitario es un ámbito en el que los profesionales están expuestos a una gran demanda física y emocional a la hora de realizar los cuidados a los usuarios, situaciones que  pueden generar una merma de salud en los profesionales. De hecho, en este sector encontramos datos de absentismo altos, muy por encima de la media nacional. El absentismo medio del sector es de un 5,75% de jornadas perdidas por causas de salud, encontrando índices superiores, de diez accidentes de trabajo con baja por cada 100 trabajadores en los análisis publicados por algunos operadores de gran tamaño del sector.

No todas las empresas se encuentran comprometidas del mismo modo en lo que se refiere a la inversión a realizar en el ámbito de la seguridad y salud laboral, limitándose en muchos casos a  cumplir únicamente con los mínimos exigidos por el convenio de aplicación. En ILUNION Sociosanitario esta problemática está identificada y la compañía está comprometida con el cuidado tanto de las personas usuarias como de nuestros profesionales. La política de gestión integrada de ILUNION Sociosanitario tiene como uno de sus principios básicos velar por la seguridad y salud de sus usuarios y trabajadores, y este no solo es un principio escrito, si no que todos los agentes de la organización tienen muy claro que un trabajador que esté y se sienta seguro, mejor cuidado, más sano y más motivado, va a ser capaz de ofrecer mejores cuidados, generándose un círculo virtuoso de cuidados y beneficios mutuos.

Para desarrollar de forma plena este principio hemos trabajado en implantar un Programa de Promoción de la Salud y Autocuidado del Trabajador, basado en el Modelo de Empresa Saludable propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lo que persigue el Modelo de Empresa Saludable es mejorar la salud de los trabajadores haciendo más saludable el entorno laboral, y los hábitos de los empleados dentro y fuera del entorno de trabajo. El modelo se basa en la mejora continua actuando sobre cuatro factores fundamentales: el ambiente físico del trabajo, el ambiente psicosocial, los recursos de salud que se ponen a disposición y la participación de la organización en la comunidad.

PRÁCTICAS IMPLANTADAS
Desde este modelo de referencia hemos trabajado en definir un conjunto de acciones a desarrollar en el marco del Programa de Promoción de la Salud y Autocuidado del Trabajador. Son un conjunto de prácticas que se han ido implantando en estos últimos años en los centros y servicios que gestionamos. 
• Promoción de la actividad física de los trabajadores y reducción sedentarismo: charlas de sensibilización, competición de pasos, rutas en bici, rutas de senderismo, y participación en carreras populares.
• Promoción de la alimentación saludable: charlas y campañas de sensibilización y desayunos saludables.
• Prevención o detección precoz de enfermedades: charlas de sensibilización sobre síntomas y detección precoz, promoción de uso de servicios médicos y promoción de realización de reconocimientos médicos periódicos.
• Promoción del cuidado emocional: charlas de bienestar psicoemocional, programas de ayuda psicológica, formación sobre cómo afrontar situaciones de impacto emocional, programas para mejorar la empatía…
• Prevención de lesiones derivadas del trabajo: desarrollo de tablas de calentamientos y estiramientos previo a la incorporación al puesto en figuras tan clave como auxiliares, escuelas de espalda, formación en uso de ayudas técnicas menores y grúas, acompañamiento y apoyo técnico preventivo en auxiliares de ayuda a domicilio, estandarización de tareas de trabajo para reducir el error, etcétera.
• Detección, evaluación y control de riesgos que puedan generar daños a los trabajadores: evaluaciones ergonómicas, grupos de trabajo en seguridad y salud, rediseño de puestos de trabajo, mejora ergonómica de puestos y entornos de trabajo, incorporación de nuevas ayudas técnicas que reduzcan los riesgos durante la manipulación y estandarización de tareas de trabajo para reducir la exposición al peligro.
• Capacitación de profesionales para que trabajen con seguridad y con autocuidado de su salud: formación sobre metodologías seguras de trabajo, métodos para valoración de comportamiento preventivo y fomentar comportamientos seguros, y formación de acogida en seguridad y salud en el momento de incorporación y posterior validación de competencia.
• Gestión de los daños sufridos y reincorporaciones al trabajo: investigación y gestión de los daños producidos en el trabajo para evitar que los accidentes se repitan, información sobre accidentes, causas y medidas para que no se vuelvan a producir a compañeros, entrevistas de retorno al trabajo tras ausencia prolongada para reubicar al trabajador en tareas que pueda realizar sin daño, etcétera.
• Gestión de la discapacidad, embarazo o edad: adaptación de puestos a las capacidades de los trabajadores que los van a ubicar o cambio de puesto de trabajo adecuados a las capacidades del trabajador o trabajadora. 
• Implantación de medidas dirigidas a la mejora de la conciliación: flexibilidad de cambios de turno, flexibilidad horaria, ayudas económicas dirigidas a subvencionar el coste de guardería, etcétera.  

RESULTADOS Y RETORNO
Durante estos años hemos podido comprobar que la implantación de las distintas prácticas ha generado un retorno y beneficio tanto para los trabajadores como para la propia organización; entre los resultados tangibles destacan:
• Mejora de la salud, el bienestar y la seguridad de los trabajadores, lo que evidenciamos  claramente cuando en el análisis continuado del absentismo encontramos una reducción en las cifras, el último análisis de 0,45 puntos, frente al incremento de los datos de estos mismos datos en el sector, en torno al 0,5% anual. 
• Reducción de accidentabilidad. Se ha producido una reducción del índice de incidencia en 4,5 puntos pasando de 3,5 accidentes por cada 100 trabajadores –datos 2018– frente a los datos que registrábamos en el año 2011, cuando previo a la implantación de las medidas registrábamos ocho accidentes al año por cada 100 trabajadores.
• Mejora del clima basada en la reducción de la frecuencia de quejas, amonestaciones y conflictos registradas de trabajadores. 
• Incremento del porcentaje de personas con discapacidad que forma parte de la plantilla, encontrando al cierre del año 2017 que un 30% de la plantilla eran personas con algún tipo de discapacidad. El incremento de la contratación de personas con discapacidad ha sido posible gracias a la introducción de medidas que nos permiten lograr entornos de trabajo más seguros, saludables y accesibles que permiten que más personas con algún tipo de discapacidad puedan ocupar los puestos de trabajo de la organización.

Sin duda, podemos afirmar que también existen otro conjunto de resultados que podríamos calificar como intangibles, pero que resultan de gran impacto. Así, hemos encontrado que la puesta en marcha de las distintas acciones favorecen también aspectos como la mejora de la motivación de los profesionales y el sentimiento de pertenencia de estos para con la organización, facilitando la atracción y retención del talento; asimismo acciones como las desarrolladas permiten mejorar la imagen de la organización lo que se configura como una ventaja competitiva frente a otras empresas. 

Estamos convencidos de que toda la inversión realizada para cuidar a nuestros profesionales tiene un gran retorno, pudiendo afirmar que promocionar la salud en las empresas es rentable, y rentable no solo en los términos tangibles o en el ahorro de costes en lo referido a la prevención del absentismo, accidentes, etcétera, sino desde la convicción de la evidencia de que una mayor salud en nuestros profesionales, física y emociona. Sin duda, permite unos cuidados de mayor calidad, una mejora en el cuidado de las personas usuarias a las que atendemos.

Precisamente, este año 2018 ha destacado por haber sido un año especialmente fructífero en lo que se refiere al reconocimiento de nuestros esfuerzos y labor desarrolladas estos últimos años en el ámbito de la promoción de la salud en ILUNION Sociosanitario, así el pasado mes de julio obteníamos el certificado de Empresa Saludable por parte de la certificadora Aenor siendo la primera empresa del sector en obtener este certificado. Además, en el primer semestre del año ILUNION Sociosanitario recibió el primer Premio a las Buenas prácticas en prevención de riesgos ergonómicos que concede la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid; y el pasado mes de septiembre recogíamos el primer Premio de SuperCuidadores 2018 en la categoría de empresa del sector sociosanitario por el Programa para la mejora de la salud y el autocuidado de los profesionales.  

Estos reconocimientos sin duda refuerzan la apuesta de nuestro modelo de gestión y nos permiten seguir trabajando intensamente, y con gran ilusión, en acciones dirigidas al cuidado de la salud de nuestros profesionales.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal